lunes, 23 de marzo de 2009

Calçotada en La Tena



Es todo un acontecimiento. La calçotada anual que preparan Dominic y Paco en su finca La Tena se celebró este pasado día 14 de Marzo en Porrera, celebrando la amistad y la pasión por el mudo del vino de todos los que allí estuvimos.
Los calçots son una especie de cebollas cultivadas de forma que al amontonar tierra sobre los brotes iniciales de la cebolla, se consigue un aspecto alargado y fino, de unos 20 cm.


El secreto de su disfrute radica en asarlos en una buena parrilla y en su famosa salsa, realizada casi de manera secreta y con pequeñas variaciones en sus ingredientes.
Para los que no los hayáis probado antes puede parecer algo extraño, aunque es fácil convertirse en un devorador de calçots y prueba de ello fueron los más de 1500 calçots encargados por Dominic y Paco para su tradicional calçotada.
Dos de los Vadebacus pudimos asistir a tal encuentro. Llegamos con las respectivas familias, temprano, y nos decidimos a subir a la Tena, la gran finca piramidal que irradia un profundo magnetismo a todo aquel que la visita. El sol en Porrera pegaba de lo lindo: manga corta, gorras para la cabeza y crema solar para los pequeños (y algún adulto con pista de aterrizaje en la azotea).




Es una maravilla ir subiendo la finca siguiendo las curvas del recorrido, realmente empinado, y mirar hacia abajo. La pizarra desmoronada te obliga a plantearte cómo es posible que aquellas viejas cepas sobrevivan en un terreno tan árido, rocoso. Es allí donde te explicas el porqué de los buenos vinos que hacen en Clos Dominic, y eres capaz de entender muchos de los matices que encuentras en sus vinos.
Mientras recogíamos espárragos en la cima de la Tena, olíamos a tomillo y a miel de flores, todo con un fondo mineral de piedra caliente.
El humo de la parrilla ascendía hacía la cima y decidimos deshacer el camino a medida que el resto de invitados iba llegando a la base piramidal.



Buenos vinos de la casa y otros añadidos por todos los que allí estuvimos, una salsa este año algo más dulce y viciosa, un calor abrasador y charlas interminables por lo agradables durante la sobremesa. Delicioso y festivo. Emotivo. Es inevitable esbozar una sonrisa recordando un día como ese de marzo, la primavera ya está aquí.

4 comentarios:

Adictos a la Lujuria dijo...

Hola Carlos.

Que difícil y largo es explicar que son los calçots como se comen, la salsa ingredientes.... y que fácil se comen, salivo solo de pensarlo.

Pasamos un buen rato bajo el agradable aunque dañino sol casi primaveral.

Un saludo y nos vemos en la próxima.

CarlosGonzalez dijo...

Qué ricos, verdad?...
No me hables del sol que si no fuera por mi mujer me hubiera quemado la azotea.
Nos vemos pronto, espero.
Saludos

Anónimo dijo...

Este ha sido mi tercer año en la Tena, aún recuerdo lo p...que las pasé aquel primer año, en que disimuladamente sin mucho ruido conseguí engullir las cebolletas incluidas cenizas, pieles y demas residuos. Gracias Vadebacus, Oscar y Carlos, ahora soy capaz de engullirlos a una velocidad impensable en aquella mi primera calçotada recien venido del foro, con el curso acelerado el pasado año, y hoy ya, parezco todo un experto con un desparpajo inimaginable en aquella ocasión...

¡¡¡Que gran paisaje desde lo alto de La Tena.¡¡¡

Santiago.

CarlosGonzalez dijo...

Jajajajajaja Santiago!!!... No nacemos enseñados, no? jajaja...
Oye, mi mujer lo pasó genial hablando con María José, y menuda tertulia nos echamos con el canario jajajaja. En fin, buenos momentos, esperando la próxima.
Saludos!!!