lunes, 7 de junio de 2010

Primavera en Mallorca


Si hay algo que retorna el ánimo es alguna que otra escapada para desestresar ese ritmo frenético de vida al que nos sometemos en nuestro quehacer mundano. Y me refiero a esas escapadas en las que se activa todo el núcleo familiar, no en las salidas de tono a título individual de las que participamos muy a menudo.

Este último 'finde' teníamos una cita en Mallorca. Una eucarística reunión congregó a familiares y amigos entorno a la comunión de uno de los vástagos de un isleño balear descendiente de aquellos nativos que intentaron sin éxito poner freno a las aspiraciones de conquista de Jaume I de la Corona catalano-aragonesa.

Curioso por otra parte el sobrenombre como se conoce a la rama familiar de este amigo nuestro descendiente de mozárabes.: 'els despenjacristos' -los descuelga cristos- por la altura por encima de la media de los ancestros de la rama materna de nuestros anfitriones mallorquines.

Curiosidades aparte decir que la pequeña fiesta fue todo un éxito, no sólo por el emplazamiento elegido, con unas maravillosas vistas entre la costa de Calvià y las montañas de la Serra de Tramuntana, sino por la oportunidad del encuentro y una apretada agenda turística de una zona que poco o nada conocía.


A la excesiva urbanización de Andraitx, que quita encanto a una costa torturada con pinos que se bañan en aguas cristalinas de color turquesa, siguieron poblaciones encantadoras, ahora libres del frenesí turístico, como Valldemossa, que retuvo al famoso y virtuoso compositor y pianista Fréderic Chopín todo un invierno en la Cartoixa -Cartuja- que ahora luce su nombre.

Por cierto que las mimosas poblaban de amarillo, como manchas dispersas, todo el valle anunciando la pronta llegada del largo verano balear. Otros lugares y paisaje también fueron desfilando ante nuestros entusiastas ojos. Un recorrido a través de esa altiva muralla entre el cielo y el mar que forma esa serranía con nombre de viento, 'tramuntana', nos acercaba a Deià, enclavado al pie de un acantilado para recalar en uno de los lugares más entrañables paisajísticamente hablando.

Un alto en 'Na Sa Foradada' nos sirvió para templar cuerpo y espíritu mientras contemplábamos desde esa magnífica atalaya como se fundía el verde de la cobertura vegetal con el azul de un cielo claro y transparente en las verdes y oscuras aguas que bañan un acantilado que parece haber sido agujereado exprofeso con el propósito de servir de atracción turística.

Un arroz caldoso junto a unos entrantes con sabor a mar hicieron los honores junto a un 4 kilos 2007 del que solamente tenía vagas referencias a través de la reciente Muestra de la 'Música i el Vi' celebrada en Barcelona y de la que nos hicimos eco en esta mismas páginas.

Francesc Grimalt, enólogo de Anima Negra, y su socio Sergio Caballero , más conocido por cuidar la imagen del festival de música SONAR, fundan 4 Kilos Vinícola en Felanitx. 4 kilos porque esa cantidad en millones de pesetas fue la que emplearon como inversión inicial.

Deseos aparte de querer hacer un vino diferente , nacido en una tierra llamada 'Call Vermell' por la coloración rojiza del óxido férrico, una de las cualidades que lo hace distinto es la aportación de la variedad autóctona de la Callet con una presencia junto a la Fogoneu de un 40% en relación con el 50% restante de la Cabernet y un 10% de la Merlot. Además cada año es diferente el porcentaje de coupage dependiendo de las bondades de la producción y su fortaleza.

No hay duda que tiene una personalidad muy acusada, entendiendo que desde el primer momento se percibe distinto, un poco en la linea del Anima Negra, pero con matices más marcados. El terroir lo es todo, sabor a hoja de higuera y mineralidad muy acusada soprenden desde el primer instante. Pero a la vez sabe fresco , cualidad nada desdeñable si tenemos en cuenta los 14,5º de graduación alcohólica.

Copa y botella se van vaciando mientras la mirada se pierde pensativa en la lejanía del horizonte, enfocada a la Península que nos ha de recibir esta misma noche.
Con la promesa de un pronto regreso dejamos S'Illa de la Calma. Siempre nos quedará el recuerdo de una Primavera en Mallorca.

8 comentarios:

CarlosGonzalez dijo...

Hola Carles, después de saber que en tu entrada de hoy comentarías el 4Kilos me fuí directo a la tienda a hacerme con una. Es un vino "caro", cercano a los 30 euros y de una D.O. sin el prestigio que tienen otras. Por otro lado es un gran vino, coincido con tus apreciaciones. El mío es 2008 y en boca está sorprendentemente sedoso aunque con un amargor varietal muy presente. En nariz es como lo defines y con una gran mineralidad. Un buen descubrimiento, un vino a seguir.
Saludos

Carlos Palahí dijo...

Gracias Carlos.
este es un vino que sigue la estela del Anima Negra pero en conjunto se presenta más varietal y con una presencia muy marcada del mineral y de la tierra.
Sorprende por la frescura a pesar de sus 14 grados y medio.
Y sí, es caro.
A ciegas no lo identificaría aunque creo que tienes una opinión al respecto:-)
Slts.

SIBARITASTUR dijo...

Carlos, tengo por aquí una botella del 07, me recomiendas guardarlo un poco mas o lo ves listo?.
A mi el 06 me gustó muchísimo y para lo que me dió no dolieron los 30 €.
El 08 no lo hubiera abierto aún ya que esta casi recien embotellado.

Carlos Palahí dijo...

El 07 ya se puede beber a plena satisfacción. Si se guardan algunos años tampoco pasa nada pero ahora sabe fresco con un toque de terroir muy personal.
El 08 cuando lo probé estaba todavía muy verde. Ese sí lo guardaría una temporada.

Saludos.

CarlosGonzalez dijo...

El 08 está cojonudo ahora y tal evz le falte algo de botella, pero es que al igual que conlos priorats, me gustan jóvenes y varietales. Este 4kilos lo es.
Saludos

Carlos Palahí dijo...

Sí, a mi también.
Me gustan jóvenes y frescas........
las añadas de Priorat i las de Pla de Llevant.

Slts.

Pep T.M dijo...

Un tremendo vino y no un menos despreciable arròs caldos, como os cuidáis ;-)

Una abraçada!


Salut.

Carlos Palahí dijo...

¿Por qué será que no soy el único que al parecer se cuida?, verdad Pep.

Una aferrada y viento en popa.

C.P.