lunes, 28 de junio de 2010

Nos vamos de rieslings: 2008 & 2009

Se me hace tremendamente complicado narrar lo acontecido hace apenas unas semanas. Creo que los astros se alinearon y crearon las condiciones ideales para poder dar un impresionante repaso a lo mejorcito que se cuece en España si hablamos de riesling: por un lado la presentación en Montbrió del Camp (Tarragona) de la añada 2008 por Vinialia y, por otro cauce bien diferente, la exposición -y posterior cata- de los vinos de 2009 de Weinhaus Barzen.

El primer evento es algo así cómo una bacanal vínica. En pocas ocasiones se puede charlar, probar y discutir con los mismísimos productores sobre sus vinos y los de sus ‘contrincantes’, situados a escasos metros unos de otros.
No me alargaré explicando los más de 100 vinos catados, prefiero recortar y decir que la añada 2008, generalizando un poco, es bastante agresiva cuando hablamos de acidez. Cómo es normal los grandes nombres, las vacas sagradas alemanas, no suelen tener problema para darle a sus vinos lo que necesitan pero, aún con todo, se nota cierta estridencia en los vinos de 2008 que los perfila más hacia el gusto de los entendidos en el tema que no al de los neófitos que decidan ‘entrarles’ por primera vez.
Son vinos, a mi forma de verlos, que auguran un poder de guarda relativa (bajo riesgo de perder su ya liviana anchura) y que donde mejor se encuentran es en los primeros niveles azucarados del Prädikat (Kabinett y Spätlese) por esa mayor compensación acidez/dulzura.
Tampoco conviene engañarse ni ser más papistas que el Papa, el hecho de nacer después de una añada tan radicalmente expresiva cómo 2007 ha penalizado a los presentados por simple y odiosa comparación.

Apunto a continuación los dos mejores vinos de cada categoría, siempre de 2008, que mis papilas seleccionaron (eso sí, siguiendo el criterio de la mejor RCP):

En el primer nivel, el de los básicos, me gustó mucho la estructura del Rüdesheim de Georg Breuer (Rheingau), así cómo el siempre adictivo Maximin Grünhaüser Riesling, un vino que, servido con la extenuante delicadeza de una de las hijas del gran Von Schubert´sche, sabe a gloria divina.
Subiendo un tanto el nivel de calidad llegamos a los pagos con nombre pero que no llegan a la categoría superior. En este apartado hay un claro vencedor para mí: Dönnnhoff Tonschiefer, un ejemplo de linealidad año tras año (y eso que hace poco que está en el mercado) que aporta grandes dosis de placer a un precio la mar de contenido. Destacable también Böhlig de Bürklin-Wolf por la marcada ganancia de calidad al respecto de sus hermanos más básicos.
Llegados al máximo exponente en cuanto a secos, la categoría GG (Grosses Gëwachs), vuelvo a rendirme ante la gran personalidad del pago estrella del dios de Nahe, Hermannshöhle transmite esa cara bondadosa que es la muestra de cómo ha de ser un vino (relativamente) seco alemán. Cómo segundo candidato al trono, con permiso del Uhlen “R” 2007 que por añada no debería competir en la misma liga, quiero darle los laureles al Kirchenstück, pero de Bassermann-Jordan. Excelente la calidad de este productor en una cosecha donde se agradece cualquier aporte graso, así cómo una mejor RCP.



Pasamos a los vinos tocados por un ligero residual. Los Kabinett suelen ser vinos tremendamente afrutados, que provocan serios problemas de adicción a quien los consume. Cómo decía anteriormente esta cosecha 2008 es muy resultona tanto en Kabinett cómo en Spätlese por ganar un mayor equilibrio a la acidez con ese toque extra de azúcar.
Destaco sobre otros el genial y mineral (puro fósforo) Abtsberg de Maximin Grünhaus y, por supuesto, Trittenheimer Riesling Kabinett de unos de mis productores favoritos en cuanto a vinos dulces, Grans-Fassian. Dos ejemplos de un concepto que, sobretodo a nivel femenino, aúnan en aceptación y nos dan una línea de vinos inmensamente integrada con serias opciones de éxito, todo ello sin olvidar lo maravillosamente que evolucionan en botella.
Con el doble de residual nos situamos aproximadamente en la categoría Spätlese, aquí hay mucho donde cogerse pero no me dejaré tentar por mi acelerada cabeza y dictaré sentencia, una vez más, con dos únicos ejemplos. El primer puesto se lo lleva Morstein Spätlese de Weingutt Wittmann, impresionante complejidad que sorprende a estas alturas de su vida, ni pensar quiero cómo estará cuando pase un lustro… El segundo puesto es para un soberbio, año tras año, Juffer Sonnenhur del señor Hagg, Fritz Haag. Sobran las palabras para definir este vino, es tan redondo, tan etéreo y a la vez tan evidente que no se puede olvidar, una referencia segura en Mosel.


Entramos de lleno en la zona altamente peligrosa para los diabéticos, los Auslese, con muchas veces más de 100gr/l de azúcar residual han de ser examinados con mucha visión de futuro pues, en este momento de su vida, apenas iniciada su trayectoria evolutiva, se muestran demasiado densos, algo pesados y con serías necesidades de equilibrarse.
En esta ocasión me sorprendió enormemente el genérico Forster Riesling Auslese de Bürklin-Wolf, tremenda acidez que hacía palidecer a los casi 150gr/l de azúcar que tiene ¡impresionante! También bajo todo pronóstico, lo cual no deja de alegrarme muchísimo por advertir serias mejoras respecto a años anteriores, para el segundo puesto de esta dulce escala me quedo con St. Nikolaus Auslese de Peter Jakob Kühn. La personalidad de esta bodega me llegó a emocionar, un mineral diferente a lo establecido me giró el pensamiento y acabé casi postrado a sus pies: parece ser que su biodinamismo empieza a dar frutos decentes.

Por último, y mezclando diversas categorías de extrema calidad (Auslese-GK, BA, TBA y Eiswein) vuelvo a pasar la criba de grano fino (bien sabe Dios que si fuese por mí cabeza dejaría pasar a ciento y su madre) y dejo únicamente una pareja de ganadores entre los máximos exponentes de la diva.
Indiscutiblemente el Eiswein 2008 de Dönnhoff se merece para mí un capítulo aparte en todo este apretado discurso pero, para que no me tachen de condicionado, mejor le otorgo el pódium de la exagerada calidad (y precio) al magnánimo, telúrico y sugestivo vino del pago de los hermanos: Herremberg Eiswein de Maximin Grünhaus, delicadeza y personalidad mezclada al 200%, imposible resetear el paladar tras su ingesta.
El mismo nivel de satisfacción me ofreció, esta vez desde Rheingau y en forma de vino botritizado, Lenchen BA del resurgido Kühn. Su impresionante acidez (nada menos que 13,4 gr/l de tartárico) derrocaban a los 227gr de residual que la uva cedió cuando estaba en su máximo esplendor.

Hasta ahí el resumen de lo que la cosecha 2008 nos tiene preparado. Ahora dejadme reseñar, aunque sea a vuelapluma, y poneros un poco más largos los dientes, otras grandezas catadas: Egon Müller Scharzhofberger Spätlese 1990 (no me dijo mucho el Auslese 2003 de la marca…), J.J. Prüm Sonnenhur Auslese-GK 1998, Grans-Fassian Eiswein 1995 o, simplemente, Fritz Haag Auslese-GK de 2006… ok, vale, ya paro.

Llegados a este punto, algo sobresaturados de tanta grandeza, y con una borrachera mental (apenas comparable con la obtenida el día en cuestión) de tanta dosis de Riesling, dejo el resumen de los nuevos vinos de 2009 de Weinhaus Barzen para dentro de 14 días: no se vayan todavía, ¡aún habrá más!

10 comentarios:

Albertobilbao dijo...

A qué te refieres con "liviana anchura"

Oscar Gallifa dijo...

Hola Alberto,

Dígase liviana anchura a la sensación de poco peso en boca.
Creo que la añada en sí es más ácida que sabrosa (salvo honrosas excepciones), prima más el pinchazo fresco de una acidez subida de tono que la propia compensación de estructrura que hace falta para tal aguijonazo.

Hace poco, hablándolo con otro personaje que apenas entiende de diva, llegamos a la conclusión de que la añada 2008 podría, en nuestra humilde opinión, compararse con una mezcla de la 2004 y la 2001... esa otra persona está segura de que los vinos evolucionarán mejor de lo que yo creo y puede que así sea, con la riesling poca broma :-)

Cómo siempre, juro seguirle la pista y dar noticias sobre ello!

Saludos

OG

Pep T.M dijo...

Ya veo que no perdéis el tiempo, menudo festival de Riesling, madre mia, menudo repaso a la añada 2008!!
Por cierto, ese Auslese de Peter Jakob Kühn tiene que estar de escándalo verdad? Por los comentarios que dices me puedo hacer a la idea, es el que tenía pensado poner para mi cumpleaños...Aunque la verdad es que el Fritz Haag cumplió con creces.

Salut!

Oscar Gallifa dijo...

Ei Pep!

Pues ya ves, nos vamos cuidando cómo mejor podemos. :-))

Ya digo en el post que ese productor (Kühn), junto con Bassermann-Jordan de Palatinado, fueron mi revelación de la añada 2008. En anteriores ediciones no acabaron de convencerme (ojo, cuando se tiene frente por frente a los más grandes cuesta de hacerse una idea de hasta donde puede llegar todo en valores absolutos...) pero fíjate tú que con esta añada, un tanto 'especial', parece que la cosa natural tiene algo a decir.

Sinceramente, tanto los vinos de un productor cómo del otro me parecen grandes compras en esta cosecha, sobretodo porque ambos mantiene unos precios bastante comedidos.

Sobre el Fritz Haag que os ventilasteis que decir, la añada 2006 en ese productor de Mosel es tiro acertado. También pasó por nuestras papilas en Tarragona y te aseguro que, muy de acuerdo contigo, vale su peso en oro.

Nos vemos pronto!

OG

Carlos Palahí dijo...

Pecando un poco de ligereza pongo aquí mi resumen de la Presentación.

Impresiones generales: La añada 08 -coincido con Oscar- es agresiva en cuanto a acidez por la maduración muy tardía.

Egon Muller magnífico, Lowenstein demasiado dulce, Donhof bien pero caro; Breuer en su linea pero sin destacar en exceso; los básicos de Schonleber, Fassian, Fritz Haag, Reinhold Haart, Kesselstatt , Grunhaus, Cristmann y Burklin decepcionaron ( me refiero a la añada 08). Mención especial para Jos Prum que sabe a mineral a tope ( gusto a azufre pero natural).
Los Eiswine en general demasiado dulces -excepto en el Frans Fassian y en el Kesseltat , correctivo que se puede aplicar a algunos BA y TBA allí probados.

Mis mejores vinos:

.Burklin Wolf Forster Auslese 08
. "" Pechtein R89
.Bassermanmm-Jordan Kirchenstuck GG 08
.Wittmann Morstein Spatlese 08
.Georg B reuer Berg Schossberg GC 08
.Donnhoff Hermanshole GG 08
. "" Hermanhole Spatlese 08
. "" Hermanshole Spalese 08
.Grans fassian GoldTropfchen Spatlese 05
. "" Eiswein 95
.Fritz Haag Juffer Sonnen 08 Auslese
. "" Jufer Sonnen 06 Auslese GK
. "" Jufer Sonnen 05 BA
.Lowenstein Uhlen 07 GC
.Jos Prum Sonnenuhr Auslese GK 98
.Egon Muller come aparte:
.Kabinet 08
.Scharzonberger spatlese 90
. "" auslese 03

Consecuentemente es una añada la 08 más para seguidores de la Diva que para el gran público.

Saludos.
C.P.

Oscar Gallifa dijo...

Hola amigo,

Veo que te has puesto las pilas (o más bien te las pusiste)y nos aleccionas con tus aportaciones al respecto, no hay cómo ser dado en la escritura para hacer disfrutar al resto.

Coincidimos en lo básico, eso me gusta, aunque particularmente guarde una mejor impresión que tú, leido lo leido, sobre los básicos y los Eisweins de 2008 (sobretodo con el Dönnhoff y el M. Grünhaus Herremberg)...


Hasta pronto!

OG

Smiorgan dijo...

Qué bien suena todo, Oscar!
Ya he podido experimentar lo que es la crujiente acidez de la Riesling.
Seguís dando envidia, lo sepáis.
Saludos.

SIBARITASTUR dijo...

Menudo lujazo, quien lo pillara. Comentaros que una decepcición importante la sufrí hace poco con un Peter Jakop Kühn Oestricher Lenchen Riesling Eiswein 2004, sin acidez, vulgar y carísimo, unos 95 € de 37cl

Oscar Gallifa dijo...

Smiorgan,

Ahí andamos, no dejando pasar una. Estos eventos no tienen desperdicio, todo lo que ofrecen hay que pillarlo al vuelo y no dejarse nada! ni una gota! :-)

Ya has probado a la Diva...?? date por perdido, a partir de ahora ningún blanco te parecerá tan armónico cómo antes... :-P
Enhorabuena, has hecho lo correcto.

Saludos

OG

Oscar Gallifa dijo...

Sib,

Ya digo en el post que ese productor, a Kühn me refiero, hasta esta edición apenas me había dicho nada... es más, en ediciones anteriores recuerdo que algunos de sus vinos me llegaban a casi molestar por sus amargores, desequilibrios y una forma de ser que no entendía (al lado de los otros no encajaban ni en pintura!).
Ahora bien, esta vez puedo decir que me parecieron sumamente interesante y competitivos en su segmento, comparables perfectamente a los monstruos de su zona.

Una pena gastarse 95€ y que la cosa salga cómo te salió... pero bueno, a todo hay quien gana: recuerdo la ocasión donde nos dejamos más de 500€ con el super Priorat y casi nos morimos al probarlo. Vamos, que aprendemos a tortas.

Un abrazo guaje.

OG