lunes, 5 de abril de 2010

La Llotja del Mar


Recientemente y con motivo de la denostada Feria Alimentaria de Barcelona se han ido celebrando paralelamente toda una serie de eventos que han congregado a las primeras espadas del mundo del vino en torno a los mejores productores vitivinícolas por lo menos los nacionales con alguna representación internacional, la francesa la más numerosa. Como suele ocurrir en este tipo de acontecimientos no están todos los que son pero sí son todos los que están.

El acto promovido por Vila Viniteca es bianual y llevaba por título el sugerente nombre de "La música del vi, 6è moviment" y se llevó a cabo en el majestuoso y emblemático edificio de ‘La Llotja del Mar’ en la Ciudad Condal. El Palacio, de origen medieval, ha tenido diferentes utilizaciones dependiendo las épocas: pasando por la contratación marítima, la Bolsa de Barcelona y en la actualidad la Cámara de Comercio. Ahora sus salones cobraban vida gracias a los 124 representantes de las diferentes regiones vitivinícolas de nuestro país y alguna pincelada comunitaria, casi toda francesa. De hecho todos estos vinos, y algunos vinazos, son representados por Vila Viniteca que ha cubierto largamente sus 75 años de vida.

La algarabía de multitud de narices, y nunca mejor dicho, sorbiendo avariciosamente el aroma de la copa en un intento por captar la nota de cata antes de ingerir con expresivo gesto y ruidoso estruendo el preciado líquido es todo un arte de observación y nos llevaría un extenso artículo aparte. Valga reiterar que allí donde exponían sus creaciones nombres míticos como Salon, Bollinger, Alvaro Palacios o Dominio de Pingus la aglomeración de apéndices nasales era más que evidente y hasta molesta. Por encima de mi hombro aparecían narices finas, chatas, ostentosas, aguileñas, alargadas, ‘a un hombre pegado’, mundanas y hasta divinas.

Los Vadebacus metimos las narices allí donde más nos llamó la atención. Eso si, del Salon ni hablar pues sólo abrían una botella cada hora y era tal la cola que se formaba que el reparto de una gota no valía la espera. Así que nuestras pituitarias se cebaron en otros especímenes del numerosísimo catálogo del que paso a enumerar con la erudita esperanza de que a más de uno le sirva como punto de partida este acopio de información condensada.

Antes me permito reproducir un mail del amigo Oscar, preludio de unas notas tomadas en el fragor de la batalla…firmadas al más puro estilo 'Callejeros':

Por suerte (que no desgracia), el aquí escribiente y el ‘perio’ más famoso del lugar pudimos asistir…Paso a anotar lo más característico y fundamental que pudimos probar ( no apuntaré todo pues creo que probamos bastante más de 100 vinos)



D.O.Bierzo
Descendientes de J.Palacios
Corullón 2007. Nos decepcionó un poco habida cuenta que hemos probado añadas anteriores mucho más completas y satisfactorias. Resulta anodino, anónimo, sin personalidad.
Moncerbal 2007. ¡'Bufffff'! –cito textual- verde como la madre que lo… está todavía por hacer y resulta agresivo en boca.
Las Lamas 2007. Este come aparte. Impresionante de verdad aún siendo verde. Demuestra todo un potencial que de aquí a unos pocos años será plenamente satisfactorio.


D.O.Catalunya
Clos D’Agon
Clos Valmanya 2007. 'Ricoooo', madera y fruta al unísono. Falta un ensamblaje pero apunta maneras. Un vino tocado por la tramontana.

D.O.Cava
Recaredo
Turó d’en Mota 2000. Huele a Cava, burbuja de Champagne y una boca con mezcla entre los dos. No mata pero is different. El precio también es excesivo para lo que es.

D.O.Jerez-Xèrès-Sherry
Equipo Navazos
Manzanilla Pasada (por fin llegó). Auténtico lujo en la copa, una passsada. Salino y a la vez floral con un toque amargo.
Cream. Jo,jo,jo,jo,jo,jo –textual- me tuve que sentar, lo siento. Cada gota es un compendio ilustrado de sabores y sensaciones. Se advierte la solera nada más olerla.

D.O.Priorat
Alvaro Palacios
Gratallops 2007. Sabroso bajo toda sospecha, muy frutal y pulcro. Este pasó la prueba del algodón: no engaña.
Clos Erasmus
Laurel 2008. Se nota muchísimo el clásico barniz pero a la vez está bueno y muy fressssco.
Erasmus 2008. Esta es una muestra aún de la barrica. Se nota mucha más finura, algo mantecado y en conjunto muy estructurado. Ojito a la añada 2008 en todo el Priorato.

D.O.Rias Baixas
Lusco Do Miño
Pazo Piñeiro 2006. Una añada al límte de acidez pero aguantando el tipo por su elaboración y 'good vintage'.
Zárate
Zárate Básico. Salinidad elevada pero fresco y jovial.
El Palomar. Sin presencia de madera. Mucho más complejo y más graso que el anterior. Faltaría el marisco –que le vamos a hacer-.

D.O.Ribeira Sacra
Dominio de Bibei
Lalama 2006. Curioso vino, diferente pero bien. Variedades de Mencía,Garnacha,Brancellao y Mouratón.
Lacima 2006. Ya se le puede poner el apelativo de vinazo. Es mucho mejor que el anterior, más harmónico. Este sólo tiene presencia de Mencía. Por cierto el 2006 fue un año muy seco en la zona.

D.O.Ribeiro
Sanclodio
Sanclodio 2008 (Blanco). Las tres Gracias: bueno,bonito y barato. Aceptable. Están todas: Treixadura, Godeillo,Loureira,Torrontés y Albariño.

D.O.Ribera del Duero
Aalto
Aalto 2007. 'Bufff', me costó…-se puede decir más ‘alto’ pero no más claro- .Se nota algo pasado de madera, que no de tostado.
Aalto PS 2006. Muy bueno, riquísimo. Magnífica la integración entre madera y fruta. Para beber o guardar, ustedes deciden.
Alonso del Yerro
Alonso del Yerro 2007. Otra vez la madera.
María 2008. Muy bueno (MB) 'Guauuuuu'-textual. Dos vinos y cuán diferentes…
Dominio de Pingus
Flor de Pingus 2007. ¡Bárbaro, que bueno! Magistral, un RIBERA.
Pingus 2008. Sin palabras. Al principio parecía uno más de los riberas probados hasta el momento pero al segundo trago –porque hubo hasta tres, ¡palabra!- ERA PINGUS. Y en palabras de Oscar: "las lágrimas brotaron en mí como un niño consentido..."

Hacienda Monasterio
Crianza 2007. Magnífica RCP, ¡olé!
Reserva 2005. Clásico Ribera, ¡de los mios!
Reserva especial 2005. De los grandes, pocos rivales y de lo mejor en la D.O. ¡Excepcional!
Pago de Carraovejas
Pago de Carraovejas 2007 Crianza. Suena a chino: 'ni fu ni fa' después de tanto gigante.

D.O Rioja
Finca Allende
Aurus 2005. No está nada mal. Vuelta al ruedo y oreja. Muy elegante con algo lácteo y cuero viejo.

D.O.Rueda
Belondrade&Lurton
Belondrade&Lurton 2007. Verdejo en estado puro, pero no acaba de convencerme.

D.O.Toro
Pintia
Pintia 2007. Justo después del Pingus parecía ´Don Simón Reserva Especial´…quemado y demasado rústico. Lástima porque hemos disfrutado de añadas míticas.

V.T.Castilla y León
Cámbrico
Cámbrico Rufete 2007. Diferente, una bocanada de originalidad. Muy penetrante.
Mauro
Mauro Básico 2007. Como siempre, un buen vino de buena uva.
Terreus 2007. –Perdón por lo soez de la expresión- 'Jooooooderrrr'… ¡que vinazo! Otro gigante apisonadora de otros de la competencia. Combina potencia y elegancia.
Quinta Sardonia
Quinta Sardonia 2008,2007 y 2006 por este orden. Todos tánicos pero muy potentes, ricos y casi sin evolución entre ellos. El ‘06 brutal ahora.

Alsace
Zind-Humbrecht
Zind-Humbrecht Riesling Clos Saint Urban 2007. Sin dudarlo el mejor blanco del día. Expresivo a raudales con un terroir más que evidente y variedad a la vez.
Pinot Gris Thann Clos Saint Urban 2007. La Pinot Gris, una variedad de relleno, en el papel de protagonista. Para meditar.
Trimbach
Básicos. Demasiada mezcla de variedades. No se reconoce.
Clos Sainte Hune. El mejor donde la Riesling vuelve a ser la reina. Un salto cualitativo obvio.

Bordeaux
Bordeaux Vins Sélection
Château Bellevue 2005. Un Saint Emilion GC bestial, madurote y perfecto.
Château Angelus 2006. Mi mejor tinto extranjero. El final de boca –atención- recordaba al Petrus y la entrada era pura sinfonía muy armónica. Verde aún pero de 10 puntos. Este es un Saint Emilion en estado puro.
Lagrange 2006. Excelente factura y diferente registro de la ‘apellation’ Saint Julien (Médoc).
Les Forts de Latour 2005. Redondo, envolvente y matador al final. De lujo y para beber el contenido del decantador que tomamos prestado en ausencia de su legítimo dueño.


Côtes du Rhône
Domaine de Fontbonau
Tintos 2008 y 2007. Garnacha casi al 100%. Muy rico y también muy rústico.
Blanco 2008. Diferente con Roussane y Marsanne. ‘Chachi’ y graso sin tener madera.
Domaine de Marcoux
Blanco 2008. Muy parecido al anterior, graso y sin madera en su elaboración. Una nota de alegría.
Ermitage 2007. Nos explicaron que son once parcelas diferentes y 100% Syrah. Espectacular.

Champagne
Bollinger
Cuvée Speciale. Magnífico, como siempre. No lo vamos a descubrir ahora.
Grande Année 2000. ‘Jojojojo’ con sello Bollinger. Más comedido que otras añadas. ¡Guau!
GA Rosé. El mejor sin duda. Levaduras justas y una expresión de frutillos rojos más que interesante. Boca de ensueño, 'acidezzzz'.

Douro-Porto
Niepoort
Colheita ’98. La expresión no es mía: "caca"
LBV 2005. Esto ya es otra cosa: rico, ancho y fruta mayúscula, nada de alcohol pese a tener 20º.

Piemonte
Ceretto AZ Vitivinicol. Moscato d’Asti muy rico, espumante y con mucha fruta madura (pera).

Tokaji
Château Dereszla seco. Curioso pero a años luz de otros blancos secos.
6 Puttonios. Sabroso, ácido, meloso. Para beber y beber.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado...con alguna copa de más.

10 comentarios:

Smiorgan dijo...

Pedazo de cata, eh amiguitos? Veis como estáis enfermos...Además en la LLotja, precioso edificio.
Buenos representantes gallegos veo por ahí. He de hacerme con alguna botella de Lacima, porque si es tan claramente superior a su hermano pequeño Lalama, debe estar muy bueno.
No se por qué creo que ese San Clodio no me va a decir mucho, pero igual se le da una oportunidad.
El Aalto me pareció un vinazo (probé el 2006) pero necesita paciencia y botella. No he probado el PS.
Pena ese Pintia, porque a mí el 2003 (sí, 2003) me encantó.
En fin, como siempre, envidia de la buena.
Saludos.

Oscar Gallifa dijo...

Somos insaciables Smiorgan..:-)

Cómo soy parte implicada en el hecho (y Carles anda perdido todavía en alguna montaña del Pirineo), puedo asegurarte que hay ciertos vinos que sí valen lo que cuestan.... entre ellos ese Aalto (el PS, no tanto el normal para mi), el Angelus o el Saint Urban alsaciano.
Lo de La Bota de Cream es de matrícula de honor distinguida: te eclipsa la mente, te deja noqueado.

El San Clodio es lo que es, tampoco esperes grandes dosis de complejidad pero se deja beber bien y es agradable: un paso adelante en los típicos Ribeiros.

Un abrazo para Alicante!

OG

PD: ya quisiero yo Pintia 2003 para cada día! pocos 2003 se comportan como ese...

SIBARITASTUR dijo...

Menudo festival, menudo lujo, quien lo hubiera pillado.

Carlos Palahí dijo...

Bienvenido Sibaritas.
Creo recordar que por esas fechas estuviste una semana entera en Barcelona copa en mano.
Un abrazo.

Adictos a la Lujuria dijo...

Carlos este resumen me hace rememorar uno de los mejores momentos vividos durante la semana más vitivinícola de los últimos dos años, lastima que habrá que esperar otros dos. Repasar que me pareció todo en un comentario es complicado pero veo que haces reseña Turó d’en Mota 2000, que desilusión a los cinco minutas el carbónico había desaparecido, impresionante lo de Hacienda Monasterio...........

Saludos

Carlos Palahí dijo...

Gracias por el cumplido Adictos. Cierto es que nos saludamos en el transcurso del Acontecimiento que fue espléndido, como el Brandy :-)
Allí cruzamos algunas primeras impresiones y sensaciones.
El Turó d'en Mota al lado de Bollinger se evapora, aunque no en el precio.
También estoy de acuerdo. Hacienda Monasterio es magnífico.
Slts.
C.P.

SIBARITASTUR dijo...

Carlos, tenía una copa pegada con loctite, no había manera de sacarla,jajajajajajaja.
Ya que hablais de Hacienda Monasterio, tuve la oportunidad de catar en Monvinic el básico 2006, viendo lo que da ese ha crecido mi interes por la bodega, lástima sus precios.

Carlos Palahí dijo...

Leeeñe, Sibaritas, cuando leo Hacienda se me pone el cuerpo de un no se qué, que me pongo malo:-)

Por otra parte ya sabes que con Hacienda (Monasterio) siempre hay que soltar la cartera.

¡Ah! También leí que un litro de 'Loctite' era más caro incluso que una botella de Petrús.

Slts.
C.P.

SIBARITASTUR dijo...

Carlos, te imaginas una cata de pegamentos?, con lo que vale el litro, jejejejejejeje.
De los H. Monasterio (ya ves que tengo en cuenta su sensibilidad) no había probado nada. El básico me gustó y su precio es mas o menos razonable pero los siguientes..., se escapan

VadeBacus dijo...

Si Jorge, he de admitir que el precio de los H. Monasterio no es baladí... eso sí, es de los vinos que vale lo que cuesta ¡que ya es mucho!.
Personalmente voy a hacer el "sacrificio" moral y económico de adquirir alguna botella de ese Reserva Espaecial 2005, es caballo ganador: gran añada, gran bodega, gran currículum... pocas veces te encuentras vinos así.


Un abrazo.

OG