lunes, 12 de abril de 2010

El Doade

Como algunos de vosotros sabéis veraneo en un pueblo de la costa gallega cerca de Vigo. Se trata de Cangas (de Morrazo) justo enfrente de Vigo con respecto a la ría. Cangas tiene más de 25 mil habitantes y buena parte de la península del Morrazo pertenece al municipio gallego. Se compone de varias parroquias o subzonas y una de ellas es la preciosa Hio (O’Hio para algunos que presumen de estar en el estado americano y en plena península ibérica).

Las islas Cíes siempre han pertenecido a Cangas por proximidad aunque desde hace unos años la capital de las Rías Baixas se ha adueñado de ellas por imperativo. Muy cerca de las Cíes, en el punto más cercano a las islas, se encuentra Cabo Home. Cabo Home es de obligada visita ya que desde allí nos podemos hacer una idea de lo inmenso que es el Atlántico y la barrera natural que suponen las Cíes, protegiendo a buena parte de la costa de los continuos temporales.



Cabo Home se encuentra en la parroquia de Hio así como el famoso Cruceiro al lado de la iglesia. A apenas diez minutos caminando se encuentra el Doade, hotel y restaurante de paso obligado para aquellos que quieren visitar la zona y disfrutar de la gastronomía propia gallega.

No he pernoctado en el hotel ya que dispongo de cama y familia política pero sí que he acudido, siempre acompañado, al restaurante en numerosas ocasiones. Más allá de las numerosas personalidades que suelen acudir a comer lo realmente destacable es su cocina. Recuerdo en anteriores visitas una lubina para 4 personas con sus patatas caseras de ensueño. Lógicamente el marisco es siempre protagonista, marisco de primera. Empanadas varias, arroces, un mero alucinante y una renovada y acondicionada bodega con primeras espadas.


En esta semana santa o semana de vacaciones de primavera, llamadla como queráis, he acudido fielmente a este templo de la cocina primaria. Hemos podido degustar una empanada de centolla que quitaba el hipo. Al punto la masa, como debe ser. A continuación le ha seguido una bandeja de zamburiñas frescas a la plancha: verdadero manjar de dioses. Las zamburiñas, parecidas a las vieiras en formato mini, resultaban en su justo punto de cocción, crujientes al hincarles el diente y con un sabor delicioso al pasar por la plancha.


El verdadero motivo de volver al Doade estas fechas es el arroz con bogavante. Casi el plato estrella del restaurante, en varias ocasiones lo habíamos visto circular ante nuestros ojos y para otros comensales. En esta ocasión nos agenciamos un arroz con bogavante para cuatro personas. Quilo y medio de bogavante y un arroz algo seco para mi gusto aunque para ser justos no quedó más que unos cuantos granos en la cazuela de barro.


Para acompañar y tan nuevo en carta que aún no había sido incorporado al cuaderno de vinos, pudimos disfrutar de Goliardo Albariño Barrica: tremendamente varietal, fruta fresca blanca, herbáceo y con un leve toque del paso por madera. En boca se nota la estructura proporcionada por el roble aunque no en el sentido invasivo de éste, más bien por la textura oleica muy similar al efecto de las lías. Un final largo y frutoso hacen de este vino un muy buen ejemplo del binomio albariño-madera. A seguir en el futuro.

Nada más salvo recomendaros una visita al Doade cuando estéis por la zona. Vistas, tranquilidad y un producto de primera lo hacen de obligado paso.
Hotel Restaurante Doade, Igrexario, 2. Cangas, Pontevedra.

15 comentarios:

Smiorgan dijo...

Señor Carlos, que me entere yo de que este verano pasa usted por Cangas do Morrazo y no da señales de vida para aunque sea tomar unos vinos. Mi venganza será terrible.
Esa empanada de centolla suena de auténtico vicio, y mira que la de vieiras es mi debilidad (te recomiendo la del restaurante Posta do Sol en Cambados). Y las zamburiñas a la plancha son un vicio.
Saludos.

VadeBacus dijo...

Ja ja ja, bueno hombre cuando hay familia por medio es más dificil, pero siempre se pùede encontrar tiempo, sin duda.

ay madre las zamburiñas, frescas y crujientes, qué sabor!!! :)
Saludos
Carlos G

SIBARITASTUR dijo...

Madre mía que pinta tienen esas zamburiñas. Nos puedes dar una idea del coste de la pitanza?.
Que añada era ese Goliardo?

CarlosGonzalez dijo...

Sibaritas, dicen los lugareños que es algo caro, pero además de lo comentado nos cascamos un Lagavullin en copaza de 16 años magnifico.
El total ascendio a 50 pavos p.p.
Carlos

SIBARITASTUR dijo...

Gracias Carlos, y al añada de ese Goliardo?

VadeBacus dijo...

2007 creo recordar...

Smiorgan dijo...

Halaaaa, encima homenaje completo con Lagavulin, si es que sois unos viciosos.
Lo dicho, Carlos, si este verano coincidimos en Galicia, no te libras de que echemos unas comidas y unos vinos.
Saludos.

VadeBacus dijo...

Smiorgan, queriamos meternos un Macallan 18 pero en ese momento no disponían de ninguna botella así que tuvimos que conformarnos con ese Lagavullin, jojojojo.
Nada, cuando se acerque esa segunda quincena de julio primera de agosto si se tercia allí estaré.
Saludos
Carlos

Nuria Gonzalez dijo...

Hola Smiorgan, yo también voy a estar este verano en Galicia: concretamente en HIO/ALDAN y necesito bibliografía de restaurantes y chiringos guays. Si conoces sitios que valgan la pena en dichos sitios o en Santiago, A Coruña, Finisterre, Pontevedra, bla, bla, bla, te agradecería que me lo hicieras saber.
Un saludo, Núria.

Smiorgan dijo...

Hola, profa ;)
A ver, las cosas creo que han cambiado bastante desde que yo vivía en Santiago, a ahora que me escapo a ver a mis padres cuando puedo.
Sitios que a mi me gusten, a ver...
En Santiago hay un mesón en la zona vieja especializado en setas que se llama A Gamela donde nos juntamos con frecuencia, y que está bastante bien. Prueba sus setas Río Bravo, de vicio. También en Santiago te recomendaría pasarte por la vinoteca O Beiro, donde Manolo tiene una bodega buenísima y 4 o 5 cosas de comer de primerísima calidad. He oido que hay sitios nuevos muy buenos, pero no puedo darte información de primera mano.
En Pontevedra, concretamente en Poio, es ineludible Casa Solla, producto de primera y cocina fantástica.
En Cambados, conozco el Puesta do Sol, del que ya me has leído hablar. Eso sí, como digas que algo no está bueno, sale la cocinera (una abueliña graciosisima) y te pedirá explicaciones.
Cerca de Vilagarcía, en concreto en Dena, hay un antiguo molino convertido en restaurante muy chulo, donde hacen unas parrilladas de pescado fantásticas. Se llama O Muiño da Chanca.
En Oleiros, cerca de A Coruña, conozco El Refugio, donde hay un marisco muy bueno, y una carne que merece la pena.
En Finisterre, en plan restaurante de mantel de papel, está el Tira do Cordel. Vistas fantásticas y un marisco excepcional, al menos cuando iba yo por ahí. Con una cocina mas elaborada, una materia prima buenísima y una atención de lujo, está O Fragón, también en Finisterre.
Ahora mismo no me vienen más a la cabeza, y seguro que alguno no es como yo lo conocí, pero creo que en casi todos ellos comerás a gusto.
Saludos.

SIBARITASTUR dijo...

Nuria, a parte de lo que te comenta S., mirate los siguinetes blogs: mileurista gourmet, las trastienda de...., y el Diletante, ahi encontraras numerosas crónicas de restaurantes gallegos

Smiorgan dijo...

Sibarita, eso ya son las ligas mayores. Eso es la guía Zagat mientras yo soy un boca a boca pueblerino :)
Saludos.

Mariano dijo...

Buen festín, si señor.

Sorpresa por el arroz, ya que en Galicia (me duele admitirlo) no es uno de los fuertes de la cocina (para arroces caldosos recomiendo bajar un poco más hacia Portugal)...

Y efectivamente, la añada del Goliardo tenía que ser la 2007, pues es la primera y la única que se ha hecho y hay en el mercado.

Saludox!

VadeBacus dijo...

Hola Mariano, ya te digo que a mi no acabó de convencerme aunque lo fuerte del plato fue el kilo y medio de bogavante.
Un saludo
Carlos G

Nuria Gonzalez dijo...

¡¡¡Hola Smiorgan y Sibaritastur!!! Gracias: tomo nota de todas vuestras propuestas (a parte de lo que me ha comentado mi hermano del Doade) Ummmmm: que llegue el verano! se me hace la boca agua sólo de pensar...

Gracias de nuevo. Un saludo,

Núria.