lunes, 19 de abril de 2010

Barzen Alte Reben a fondo

Todos tenemos algún vino que nos ha marcado un antes y un después. Nada tiene que ver que ese vino sea más caro o más barato, aquí sólo cuenta el momento vivido con él pues, como todos sabemos, hay veces que la situación, el momento en particular, es más agradecido que cualquier otro requisito que podamos preparar.
En mi currículum hay varios momentos divinos (nunca mejor dicho) que siempre recordaré, pero sólo en uno de ellos me toca hoy profundizar al máximo, con Barzen Alte Reben y la gloriosa cata vertical que le dedicamos hace apenas unos días.

Supongo que el hecho de llevar unos años conociendo un vino, notando sus lógicos cambios añada tras añada, lleva a querer hondar más en su conocimiento, a querer concentrar los datos más afines en nuestra ya apretada memoria.
Así, sin querer profundizar en el momento pues ya han sido varias las veces que se ha comentado por aquí, me parece que el súmmum que encamina a tener esa experiencia es el pisar, tocar, oler, sentir y, sobretodo, masticar las propias uvas que más tarde servirán para reflejar ese tan ansiado líquido.
Llegados a ese punto sólo queda penetrar en la historia del vino y nada mejor para ello que una cata vertical con todas sus añadas (2004-5-6-7-8) y diferentes elaboraciones (seco, afrutado y dulce) los años que lo ha permitido.
Puestos a la labor con Alexander Barzen, el padre de la criatura, le pido que me haga llegar de su puño y letra una pequeña descripción de lo que cada añada dio de sí en su viñedo más mimado. Aprovecho para anotar -al final de cada descripción- la cata de cada uno de los vinos diseccionados:

Entramos en materia. Con un rendimiento máximo de 2400 l/ha (0,32 l. por cepa) es importante decir que la parte enológica aplicada en bodega no difiere demasiado del resto de vinos de la propiedad. Cómo todos sabemos, la variedad riesling da lo mejor de sí cuando apenas tiene interferencias (crianzas en madera, técnicas modernistas…), así que se opta, desde su inicio en 2004, por unas hechuras clásicas en la zona para con los vinos “secos” de calidad.
Tras la fermentación del mosto, éste permanece no menos de 8-10 meses en el depósito (combinado de acero inoxidable y viejos fuders de madera) en contacto con sus lías finas, realizándose algún que otro battonage esporádico para favorecer el aporte, darle algo más de volumen al vino. Cuando el enólogo cree oportuno su embotellado, se le realiza un ligero filtrado, nada más, la botella será su hábitat hasta que sea consumido.



CARACTERÍSTICAS DE AÑADAS;

2004:
Primer año de elaboración del vino. El anterior propietario buscaba todo lo contrario a una gran calidad por lo que resultó muy interesante, para Alexander Barzen, averiguar hasta donde podía llegar con el viñedo… por ello creó dos tipos de vino, Trocken (seco) y Feinherb (seco/afrutado).
Según palabras del propio enólogo, entusiasmado con los resultados, el vino seco muestra mejor el potencial de las Cepas Viejas y el Feinherb la profundidad, la evolución.

Trocken: alc. 11,7 / ac. 6,4 / az. r. 5,8
Feinherb: alc. 11,5 / ac. +- 6,6 / az. r. 16

[El Trocken está en un punto muy bonito de evolución, los hidrocarburos aparecen en forma de gas y plásticos, fruta amarilla ácida y cítricos acompañándolos. La boca más elegante que potente, con el toque Alte Reben en forma de anchura.
La versión Feinherb está algo más joven, también lleva una buena dosis de terciarios pero con una boca más redonda por la mayor cantidad de residual, perfecto]

2005:
Muy distinta a la anterior, con muchas horas de sol lo que corresponde por lógica a un aumento de maduración y, por tanto, la correspondiente repercusión en su grado alcohólico.
El equilibrio entre acidez y azúcar residual es soberbio, mejor incluso, por los valores analíticos obtenidos, que en 2004.
En esta cosecha se muestran claramente las virtudes del pago, Alexander ya sabe hasta dónde puede llegar y busca su objetivo.

Alc. 13,5 / ac. 7,4 / az. r. 8,1

[Redondo, con todo muy bien puesto tanto en nariz como en boca. La fruta está más madura que en el anterior pero presenta una pasmosa homogeneidad que hace plantear cuanto tiempo le queda todavía de vida: mínimo 5-6 años. El preferido del día para algunos]

2006:
Una añada marcada por un verano poco espectacular, con temperaturas dentro de lo que se puede entender cómo correctas… en cambio, en otoño, las temperaturas fueron algo elevadas sin tener sol. Al final, justo antes de la época de vendimia, hubo muchas lluvias que, juntamente con ese aumento de temperaturas (incluso por las noches), hizo que muchas uvas empezaran a podrirse y el grado de acidez bajara notoriamente.
Esas circunstancias provocaron una vendimia sumamente rápida para entrar la uva en perfectas condiciones a la bodega.
Tema aparte la virtud de las cepas viejas en ese aspecto. Al tener las bayas más pequeñas no les afecta tanto las lluvias, incluso al hongo de la botrytis también le cuesta más propagarse por la permeabilidad de la piel, mucho más estanca y resistente.
Año de poca botrytis.

Alc. 12,9 / ac. 6,9 / az. r. 6,1

[Bastante hermético, destaca un toque de pegamento Imedio en nariz y, a la contra de su parquedad aromática, una boca que resultó de las mejores de la cata (muy redonda, sin estridencias, al punto de anchura). Personalmente apuesto por una época de cerramiento, seguiremos su pista y daremos más datos]

2007:
Añada de ensueño, la que siempre quisieran tener todos los enólogos. Primavera de ensueño, un verano seco con mucho sol pero no caluroso en exceso, y un otoño de oro dieron la posibilidad de cosechar las uvas muy tarde, en un perfecto momento de maduración.
El grado de alcohol no se dispara por la sequedad del verano y partes del otoño (cuando hay sequía, la planta para la fotosíntesis, deja de generar azúcar pero aumenta su concentración por la evaporación) y la uva gana en complejidad mineral.
Vista la bonanza climática se decide hacer dos vinos, igual que en la primera cosecha: Trocken y Feinherb.

Trocken: alc. 12,1 / ac. 6,2 / az. r. 7,0
Feinherb: alc. 11,8 / ac. 6,3 / az. r. 18,1

[Efectivamente es de ensueño. No tiene rival, tanto en la versión seca cómo en la afrutada son de los mejores vinos creados hasta ahora en la parcela. La fruta salta de la copa a borbotones junto con ese toque telúrico tan reconocible de su lugar. Tremendo en boca, ancho, sabroso y casi adictivo.
No hace falta decir que fue la añada triunfadora de la noche.]



2008:
Una añada dificultosa en general donde el certificado ecológico ya es realidad.
A 10 km. de Reil las lluvias tormentosas destrozaron casi el 100% de las uvas y viñedos. Por suerte no llegaron a la población que nos interesa.
Un verano muy regular junto con un otoño frío y seco (condición indispensable para una vendimia tardía de uva sana, sin aumento de grado alcohólico) permitió mucha extracción a la materia prima por su extrema maduración, creando así un vino de gran capacidad de guarda en botella.
Aparte del consecuente vino seco, es el primer año que se crea un vino dulce (Auslese), con más elegancia que potencia, tal y como mandan las directrices de la añada y con una mínima dosis de botrytis

Trocken: alc. 12,5 / ac. 8,1 / az. r. 8,2
Auslese: alc. 7,5 / ac. 8,4 / az. r. 85

[La practica totalidad de la mesa coincidió en que la versión seca está demasiado joven cómo para evaluarla pero que, debido al fuerte aguijonazo de acidez, puede tener un futuro difícilmente predecible.
Donde no hubo dudas es que el dulce es un vinazo, se apoya en una hechura clásica (tanto por elaboración cómo por datos analíticos) para volverse una golosina que no hará más que ganar en complejidad año tras año.]


A día de hoy, apenas finiquitadas las 5 añadas en esta cata vertical, el viticultor alemán nos anuncia que en la próxima cosecha, la 2009 (se embotella esta misma semana), podremos disfrutar una vez más de las dos versiones del vino: Trocken y Feinherb, ambas con una analítica de ensueño… reportaremos impresiones cuando las probemos.

17 comentarios:

Adictos a la Lujuria dijo...

Alguna añada conozco y tan solo puedo añadir que son vinos recomendados y recomendables.

Un abrazo

Oscar Gallifa dijo...

Exacto David, para eso sirvió la cata.
Si te fijas en los 2004, fueron un ejemplo de elegancia y perfección.. imagina ahora cómo estarán los actuales 2007 en 4-5 años vista... ¡de locura!

Un saludo.

OG

SIBARITASTUR dijo...

Poco mas que añadir. Para mi la mejor (no mejor propiamente, sino en el punto òptimo) es la 2005. La 2006 es fantástica en boca (golosona tambien) pro como bien dices, la nariz esta cerrada (o es así, ya se verá).
La 2007 le auguro un gran futuro,es menos madura que las anteriores y eso me gusta, creo que aún es pronto pero tiene detalles muy buenos que si evoluciona bien, será tremendo.
La 2008 muy verde para valorar aunque creo que no llegará a la 2007.
Sin Embargo en la Feinherb prefiero la 2008.

Oscar Gallifa dijo...

Jorge,

En el mundo de la riesling hay algo que está comprobado.
Los vinos, justo al momento de embotellarse, sufren un "cerramiento" por el hecho de la paliza que supone cambiarlo de depósito y moverlo con esa energía... luego, después de un par o tres de meses, la cosa vuelve a la normalidad donde se estancará (según la calidad del vino en cuestión) durante un año o dos para, una vez más, volverse a cerrar sobre sí mismo y no despertar de ese sueño hasta que la propia naturaleza dicte sentencia.
De ahí que dijera que el 2006 puede estar en esa segunda época de inexpresión. Estoy practicamente seguro que dentro de poco (1 o 2 años) será otra cosa biennnn diferente (Alexander Barzen siempre ha dicho que prefiere 2006 a 2007!).

Por otro lado es cierto que todos los 2005 que he probado hasta ahora parecen haber pasado por encima de esa segunda época tonta, cómo si se tratase de una añada tan especial que no se mueve por reglas establecidas... algo parejo a 2007, grandes vinos desde su nacimiento, disfrutables desde su embotellado y que, visto lo visto, van a dar el do de pecho hasta su muerte (que se augura lejana de verdad).

Y ya para acabar (que me puede la Diva y hablo/escribo hasta por los codos), el Auslese dulce 2008 es la repanocha... ahí si que tenemos un grande que no hará más que alegrarnos las copas año tras año.


Un abrazo

OG

VadeBacus dijo...

Aunque no pude asistir a esta cata vertical puedo aportar mi granito de arena ya que es uno de los vinos que más presumo de haber catado.
Para mi el 2006 está en un punto en que necesita 24 horas de decantación previa para ser disfrutado. El 2007 un bestia y me quedo con las ganas de saber cómo está ese 2004 y últimamente el 2005.
Saludos
Carlos G

AlexBarzen dijo...

Hola adictos y amigos,

no se que decir tras mirarme la feina de verdaderos adictos y connaisseurs al Riesling! No se espicificar las añadas y características de los vinos mejor que vosotros, pero también puedo decir que lo tengo gravado de manera diferente. Se me abre el imajen de las uvas, me acuerdo como eran los caldos fermentandose, los vinos muymuy jovenes antes de embotellar...y cuando ahora me pongo a una cata vertical de estos vinos, y sobre todo cuando se trata de los alte Reben, es un viaje durante todas las añadas de 2004 a 2008 (y 2009, que falta catar:-)!) Y como no es posible conservar los sabores y momentos de esta historia, por lo menos salen a la superficie las sensaciones de las naciemientos de cepas viejas, año tras año. Una historia impresionante, sabiendo que continua, que tiene un corriente harmonico con la evolución de cada añada de las alte Reben.
Por fin, ya estoy impaciente a la proxima cata con vosotros.

Un abrazo Alexander Barzen

Adictos a la Lujuria dijo...

Alex, cuando quieras allí estaremos dispuestos a disfrutar con tus vinos y explicaciones.

Saludos

AlexBarzen dijo...

Vale gracias,
a ver cuando puede ser...

saludos Alex.

Smiorgan dijo...

Plas, plas, plas.
Fantástica vertical, chicos.
Oscar, ya sabes lo que reposa en mi vinoteca, el Barzen Gewürz ya ha caído, esperan los dos Rieslings.
Sr. Barzen, estoy conociendo sus vinos, y si cumplen las expectativas planteadas, tendrá usted otro adicto.
Le invito a pasarse por mi blog donde ya comento su Gewürztraminer.
Saludos.

Oscar Gallifa dijo...

Carlos,

Efectivamente, este es uno de los vinos que mejor conocemos. La proximidad que nos ha ofrecido siempre Alexander es motivo de alegría para nuestros paladares, una y otra vez.
Para nosotros fue el esotérico momento vivido en la parcela, eso no tiene precio.

2004 es para mi una "prueba", ni Alex sabía donde andaba todavía. 2005 fue "el año", bonita climatología para sacar un vinazo que pasa por la vida como si los años no fuesen con él.

Saludos

OG

Oscar Gallifa dijo...

Hola Alex, bienvenido, una vez más, a este nuestro humilde escaparate de vinos ajusticiados.

Al comentar la añada 2009 del susodicho Alte Reben no haces más que ponernos la zanahoria delante del morro para seguir, practicamente en estado catatónico, en busca de otra gran añada cómo la 2007 (o 2005 en caso de Sibaritastur).
Ya estoy planteándome, con los datos que me avanzaste, el hacerme con todas las existencias de ese Alte Reben Feinherb (sin menospreciar al Trocken, of course!) para no quedarnos sin él en Spain .

Un abrazo

OG

Oscar Gallifa dijo...

Smiorgan,

No recuerdo exactamente que rieslings aguardan en tu bodega particular... pero da igual, si son de Barzen no hay duda de que son agradables! :-)

Aprovecho el responderte para decir en comunidad que Alexander tiene previsto un viaje a nuestras tierras a finales de mayo o bien en junio. Con ello quiero decir que por supuesto algo se montará en el consabido garaje eno-viti-bloggero: ¿presentación de nueva añada quizá? ya veremos...

Saludos

OG

SIBARITASTUR dijo...

Oscar, te corrijo. Comenté que la 2005 no me parece la "añada" (aunque tampoco digo que no lo sea) sino que está en un punto óptimo. Creo que la 2007 si sigue evolucionando bien, creo que me gustará mas.

Oscar Gallifa dijo...

Buena puntualización Jorge, me parece más que correcto tu parecer para con la 2007.
Donde no entro demasiado es en el punto óptimo de la 2005, yo creo que le queda por lo menos un lustro de alegría vínica por delante. Lo recuerdo algo cerrado, como si fuese tímido y falto de cariño para empezar a evolucionar con dignidad.
Cuando vuelvas por aquí lo comprobamos de nuevo, ¿vale? :-)

Habrá que estar atentos al 2009, parece que la versión Trocken dará que hablar ¡y de que manera!

OG

SIBARITASTUR dijo...

Oscar, quería decir que el 2005 es el que se encontraba mas equilibrado, no, que no tuviera vida por delante

Oscar Gallifa dijo...

Cierto Jorge, cierto! A eso justamente he pensado que te referías, a que 2005 estaba más al punto ahora mismo que 2007 (aunque a este último se le adivine un futuro más que prometedor).

Se dice por ahí que la cosecha 2005 fue demasiado elogiada, que se le dio demasiado bombo y platillo. Ahora, con el paladar practicamente catatónico de la 2007, más de uno se da cuenta de que la verdadera añada de la década acaba en 007, como el superagente secreto :-)

Saludos

OG

SIBARITASTUR dijo...

Oscar, yo veo que la 2005 es mas madura (fruta) que la 2007, y en vinos de este corte, yo prefiero un poco menos de madurez como la 07. Veremos como evoluciona.