jueves, 28 de mayo de 2009

Doble Barzen


Por lo que parece la 2007 va a ser una cosecha para recordar en Alemania si nos centramos en vinos secos de calidad. No está bien generalizar, ya lo sé, pero por lo que hemos podido ir catando por ahí, diferentes productores y zonas, nos acercamos a lo que podría ser resumido en una palabra: espectacular.


Dejando de lado los secos básicos de cada casa, quisiera centrarme en los blancos de altura, los equivalentes a los Grand Cru en Alemania: los conocidos GG. Nahe y Pfalz parece que se llevan la palma, con permiso de otros productores como Breuer de Rheingau como recientemente pudimos comprobar y en breve tendréis reseña.


Pero la Mosela es zona de dulces y en cuestión de secos parece que está un escalón por debajo respecto a los top alemanes. Tal vez el de Fritz Haag sea un buen exponente de lo que se puede llegar a ver en las orillas del Mosel, con permiso del controvertido Heymann-Löwenstein, pero yo me quedo con el seco estrella de Alex Barzen: Barzen Alte Reben trocken 2007. No os voy a descubrir nada nuevo si sois asiduos de esta web, pero parece que en Vadebacus tuvimos buena vista y solicitamos a nuestro amigo Alex que embotellara unos cuantos magnums (1’5l.) de los cuales solo quedan unas pocas unidades.

En mi caso hace casi un año que lo disfruté por primera vez, resultó curioso el vino en formato doble: muy frutal, un vino aún con pañales pero con esa impresión que te dejan aquellos vinos que pueden llegar a ser realmente buenos en el futuro.


Este fin de semana decidí poner a enfriar uno de mis magnums y realizar un experimento: comprobar cómo se comporta este vino en este formato durante varios días y saber de su evolución en estos pocos meses transcurridos.




Lógicamente apenas han transcurrido cuatro días de experimento pero ya puedo ir apuntando mis primeras impresiones.


El color sigue siendo pajizo claro, con cierto burbujeo al servir en la copa que se desvanece a los pocos segundos. No me gusta servir determinados blancos muy fríos aunque este magnum había pasado casi un día en la nevera y estaba bien fresco. A pesar de ello, mientras ganaba temperatura en copa, se perciben claros aromas de fruta amarilla, con hueso, en buen estado de maduración. Se percibe claramente la seña de identidad de este Alte Reben de Barzen: el mineral fósil. Con un par de grados añadidos comienzan a asomar aromas florales, de flor blanca y un rastro a colonia.


En boca es enorme con una acidez perfecta, in crescendo desde el primer trago sin llegar a ser molesta. Es elegante y controlado y me parece recordar nuestra estancia en octubre en las viñas donde nace este vino, con la neblina y el repicar de las campanas. La boca queda impregnada de aromas, toda ella, y parece que un leve rastro de botrytis acompaña el conjunto.


Guardo con vacuvin y al día siguiente decido servirme otra copa. Siguen ahí esos aromas que recuerdan a botrytis pero aparecen claros cítricos, en concreto a piel de naranja ligeramente amarga. Escondida esa seña de identidad del vino: fósforo o piere de fusil, como dice mi buen amigo Carles. En boca continua con una acidez equilibrada pero que no sobresale, buena conjunción.


Veremos cómo evoluciona en los días que le quedan a la botella pero es innegable que promete. Beber una copa de este Alte Reben 2007 es todo un pasaporte a la tranquilidad y al disfrute, sentirse como en casa.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

VIsca el Barça!
Copa,Lliga i Champions!!!!!!!!!!!!!!!!

Bienve Bido

SIBARITASTUR dijo...

que buena la experiencia, seguiras contándola no?

CarlosGonzalez dijo...

Esa es la idea, sibaritas. Veremos cuánto me dura!
Saludos

Carlos Palahí dijo...

Este buen amigo Carles quiere matizar no obstante que "pierre a fusil" es el mejor descriptor que encuentro para expresar ese gusto de mineral con fósforo. De hecho es el aroma que se percibe cuando entrechocamos dos piedras de silex -incluso se pueden ver los chispazos si apagamos la luz-.
Un abrazo y Visca...!

C.P.

CarlosGonzalez dijo...

Gracias por la aclaración, Bienve.