lunes, 13 de abril de 2009

El tranquilo de Egly-Ouriet

Hablar de Egly Ouriet y sus espumosos es algo que, últimamente, se hace bastante habitual. La calidad y el buen hacer de ese “modesto” productor de Champagne no deja indiferente a los que tienen el privilegio de probar sus elaboraciones.
No es la primera vez que dicho personaje (Francis Egly) y sus vinos pasan por esta página pero, como no sólo de burbujas vive el hombre, esta ocasión será la inaugural en referirse a un vino tranquilo con su nombre en la etiqueta, sin carbónico en su interior ni dobles fermentaciones que valgan. Todo un tinto tranquilo que marca una similitud varietal con sus hermanos borgoñones y, a la vez, deja claro su origen: la tierra de las burbujas.

Este Cuvée des Grands Cotés Vieilles Vignes 2006 surge de Ambonnay (Coteaux Champenois), 7,2 hectáreas de un viñedo Grand Cru plantado en su totalidad, como es normal en la zona, con pinot noir de una edad no inferior a los 40 años. A estas alturas no creo que nadie dude del potencial y particularidades que los suelos arcillosos/calcáreos del lugar pueden llegar a demostrar con esa variedad de uva.

Francis, con la ayuda de Claude Bourguignon (especialista en suelos) ha sabido adaptar su materia prima para sacar al mercado un producto de primera, apoyado en una viticultura casi ejemplar.
La vendimia de éste tinto, como no podría ser de otra forma, es manual. Su maceración en frío, controlada y personificada para que su color sea el más puro reflejo de una PINOT (con mayúsculas ¡sí!).
Como dato curioso y particular, comentar que en la cosecha 2006 un 60% de la uva fue despalillada, permaneciendo el resto con sus raspas y materia vegetal.
En la fase de crianza -el propietario se deja aconsejar por Dominique Laurent- se le concedió al vino 24 meses de madera (solamente el 30% de ésta de primer uso).
No hace falta decir que con tal ración de crianza, el vino anda falto de estancia en vidrio. El cautiverio vidrioso acabará de redondear ciertas aristas que, lógicamente a día de hoy, resultan algo estridentes para su pleno uso y disfrute.

Se exhibe con un bello color rojizo (casi violeta) con una turbidez bien curiosa, de capa muy baja y lágrima esparcida de rápido movimiento. Un tinto de poca pigmentación cromática.
Recién decantado abundan aromas de especias (pimienta roja y posiblemente algo de cardamomo) con una incipiente madera tostada que poco a poco se funde detrás de la fruta roja ácida que gana terreno a cada instante. Con aire, tan lentamente como un felino que acecha su presa, el componente mineral se va apoderando de la gama olfativa relegando el resto de aromas a una segunda posición.
La entrada en boca es áspera, con un toque de amargor que poco a poco se va asimilando y se convierte en un fino tanino que llena la cavidad. Perfecto ataque, puro, sedoso al aceptar su inicio y de impecable final tan largo como particular. Fresco y cautivador.
Recuerdos en retro de regaliz y arcilla roja con una maravillosa sacudida de fresa silvestre poco madura.
9,2 POG


Soberbio tinto elaborado fuera de la mejor zona de la pinot noir. Manifiesta casta y terroir sin amedrentarse, sin complejos y con la certeza de que en 5 años podrá soplar detrás de la oreja a muchos grandes.

5 comentarios:

Herr Direktor dijo...

Tengo un 2004 del mismo vino al que pensaba darle turno ya pero viendo tus comentarios dudo si hacerlo o esperar algo más todavía...

¿con qué lo acompañaste?

IGLegorburu dijo...

Hola Oscar. La verdad es que no he probado el vino pero por lo que dices, entiendo que hace maceración en frío pre-fermentativa; un poco parecido a lo que promulgaba Jayer ¿no? ¿Sabes tiempos y temperaturas o es mucho pedir? :-)

Un saludo pinotiano

Oscar Gallifa dijo...

Herr,

Sin duda ese 2004 debe estar más homogéneo que el pobre chavalín que resultó ser el 2006... una verguenza, casi por decirte que me falto poco para volver a ponerle el corcho y esperar 4-5 años más para rematarlo.

Supongo que por añada y, sobretodo por esos dos años de diferencia, el tuyo debe ser más agradable, aunque no me cabe duda de que es pronto para tomarlo. Que no te pueda la impaciencia e intenta conservarlo, por lo menos, 2 o 3 años más.

La verdad que el tema maridaje lo dejamos un poco aparte, fue el vino póstumo de la malograda tienda/winebar/vinoteca (llámalo como quieras) l´Excellence.
Un simple jamón bellotero fue su único compañero de viaje.

Un saludo.

OG

Oscar Gallifa dijo...

Amigo Ignacio,

Efectívamente la prefermentación se realizó en frio pero, a lo de las temperaturas, no llego (ni soy capaz de encontrarlo, la info. de elaboración es muy hermética en este tinto).

Me gustaría conocer la opinión de alguien que lo tenga probado, pues me pareció un vino muy curioso y diferente a lo que se suele entender por un sedoso y elegante pinot noir en su país, con potencial , pero diferente.

Saludos.

OG

IGLegorburu dijo...

Ok Oscar, gracias en cualquier caso... :-)

Un saludo