jueves, 26 de febrero de 2009

Emrich-Schönleber y su selección seleccionada

¿Qué pasa cuando dos viciosos compulsivos del riesling se juntan para comer? Pues muy sencillo… la materia sólida que nos da vida pasa a un segundo plano, el hecho de quedar con otra persona es superfluo, la mera casualidad de tener delante (tenedor en mano) a otro individuo es una realidad virtual, sabes que está pero la puedes dejar stand-by para luego retomarla…

Así sucedió. Y no es la primera vez, ni la última.

Como pasa en éste tipo de “reuniones”, varias son las botellas que circulan por la mesa y sólo una de ellas destaca por encima de otras llevándose el gato al agua. En esa ocasión el mérito fue para uno de los productores más lineales e involucrados que existe en Nahe (Mozinger para ser exactos) y uno de sus vinos más curiosos: Emrich-Schönleber Halenberg “Lay” 2004.
Con el peso que representa tener el apellido Dönnhoff revoloteando por encima, Emrich-Schönleber no cesa en su empeño de producir vinos personales y con marcada presencia de su pago estrella, Halenberg.


Si nos centramos en éste último, conviene saber que en 2004 se seleccionó una pequeña parcela dentro del reputado pago. Viñas más jóvenes incluso que las del resto del lugar pero con positivas virtudes por encima del resto, entre otras cosas, por la composición del suelo: totalmente fragmentado de pizarra azul y cuarcita, al 50%.
Los 500 litros de caldo que se produjeron fueron fastuosos (13º de alcohol, 7,5 gr/l de tartárico y 6 de gr/l de residual) y se decidió pasarlos directamente a la subasta anual de la VdP como GG- GK (Grosses Gewächs-Cápsula dorada).
He aquí lo que 0,75l. de ese elixir pueden dar de si.

Nota de cata:

Sus 4 años de clausura en vidrio no han hecho más que fortalecerlo. Luce un bonito amarillo dorado, de aspecto algo denso y glicérico, de sinuoso movimiento.
Cítrico, amielado y algo herbáceo en una primera impresión de nariz, después, con dedicación y ayuda del oxígeno parece que un ligero terciario en forma de fuel surge tímido por la retaguardia. Con tiempo, sube notablemente el aroma de frutos amarillos y cítricos.
La boca está marcada por su estructura, realmente se puede decir que es un vino que posee un peso específico. Marca su espacio y deja muy claro hasta donde llega con sus aristas domadas. Grandioso recorrido y con una solidez que le augura una tan bonita como longeva adolescencia.
Devuelve notas de naranja confitada, te verde y fino mineral fresco. Largo en boca con un deje final algo herbáceo.

Puntuación: 9 POG


Una verdadera pena el abrir estos vinos a día de hoy, por favor, la siguiente en 6-7 años.

9 comentarios:

CarlosGonzalez dijo...

Qué significa lo que pone en la etiqueta circular de la foto?.
No os estáis de nada.

Herr Direktor dijo...

54ava Subasta de vino de Bad Kreuznach.

;-)

CarlosGonzalez dijo...

Vaya con el señor director,parece que no está pero se entera de todo.
Danke!

Oscar Gallifa dijo...

jajaja parece a esas almas en pena que purulan por todos lados y que nadie las ve... salvo cuando ellas quieren!
Menudo el Sr. Direktor, no se pierde una tampoco. Para cuando la siguiente?


Una abraçada a tots.

OG

Anónimo dijo...

Der Wein, der Asuncion hat, ist nicht sogar weiß roter Wein hat Farbe nicht sogar


Die Taliban mit Catalonian Kappe

C.P. :-)

Oscar Gallifa dijo...

Una de dos, o ese alemán es de estar por casa o bien es que tu nacionalidad (citada) no te sienta bien y necesitas ampliar fronteras.


Un petó

OG

PD: Google no debería dejar en manos de cualquiera esos traductores...

Herr Direktor dijo...

Fué para mi otro exponente de GG bien trabajado en el aspecto de la madurez de su acidez. No aprecié para nada los fenólicos de algunos otros vinos de la añada más teniendo en cuenta que son viñas más jóvenes que quizás hubieran podido acusar en mayor medida el problema que no las viejas. En efecto, muchísima vida por delante todavía...

Oscar Gallifa dijo...

Herr,

Eso que comentas de la maduración de la acidez me da que pensar.... Recuerdo ahora esa cata vertical de hace unos días, la del rey Midas de Nahe ( http://www.vadebacus.com/2009/02/donnhoff-hermannshohle-en-vertical.html ), y recuerdo perfectamente esa acidez citada en el homónimo de la añada, 2004.

Comparándolos, ahora desde el recuerdo, te doy totalmente la razón con lo que dices de éste Halemberg "Lay", una acidez bien moldeada, lejos de cualquier extremo.

Por otro lado, veo los vinos de Emrich-Schönleber muy aptos para consumir casi desde el mismo momento que salen a la venta y, por supuesto, capaces de soportar una ventana de consumo no inferior a cualquier otro productor de su categoría.


Saludos

OG

Herr Direktor dijo...

Oscar,

no tengo dilatada experiencia con los GG de Emrich pero sí es cierto que tanto el '04 que probamos, como los '06 y '07 más cercanos que tengo en la memoria estaban disfrutables desde ya. De todas maneras me gustaría saber que pasaría ahora mismo con un '05 o un '01 de este mismo productor y pago...

En '07 lo que estoy apreciando es que los vinos están, por norma general, muy accesibles desde el primer momento. Ya pasó con los básicos y me está pasando con la mayoría (salvo un par o tres de excepciones) con los GG. Parece una añada donde puedes esperar y no desesperar, cada uno marca el ritmo... no creo que pase esto con 2008 donde intuyo que esas acideces tan altas serán buenas para vinos longevos pero que harán a los vinos bastante inaccesibles en sus inicios.

En fin...tiempo al tiempo.