jueves, 8 de enero de 2009

Entre el Priorat y la Borgoña: el Bierzo


Quisiera escribir sobre un vino que me ha impactado recientemente por lo inesperado y sorpresivo que ha sido su disfrute. Se trata de P3 2002, de Dominio de Tares, una bodega ubicada en San Román de Bembibre, en el Alto Bierzo.


Este P3 o Tares P3 es el vino top de entre todos los que allí se producen y procede de la parcela número 3 de entre las siete que seleccionó la bodega para la realización de vinos de calidad por allá en el 2001. Este pago número 3 destacó por su enorme potencial: orientación suroeste con una inclinación del 20% y suelo arcilloso-calcáreo con restos pizarrosos. Todo esto se traduce en bajos rendimientos, alrededor de 500 gr. por cepa y una alta concentración de taninos por baya.


Después de recogida la uva y de la cuidada selección grano a grano, hace la fermentación alcohólica y la posterior maloláctica durante 3 meses en roble americano de segundo año, permaneciendo con sus lías. Posteriormente se trasvasa a barricas nuevas de roble francés y permanece allí unos 15 meses.

Una de las cosas que me impactó tras leer información sobre el vino en diferentes fuentes fue el uso de barrica nueva para la crianza con un tostado muy fuerte. Me chocó que no lo notara en absoluto en el proceso de degustación y ese detalle destaca la calidad en su elaboración pensando más en el producto final que en el hecho comercial. ¡Chapeau por la bodega!.




El color en estos momentos es de un picota subido con el borde algo más claro, ligeramente. Fue decantado 3 horas y tomado en copa borgoña pinot de Riedel. Los aromas a frutos rojos y a moras junto con un fondo delicado de mineral pizarroso recuerdan a los aromas de los Priorats, salvo por la ausencia de matorral seco de estos últimos. El alcohol, 13’8% de volumen, no asoma en absoluto y todo el conjunto está adornado con dosis de café y chocolate, muy comedidos. En boca sorprende por su finura y sedosidad, lejos de brusquedades, y resulta una delicia al mismo estilo borgoñón, prolongando el recorrido con una acidez precisa y un equilibrio digno de mención. Invita a seguir bebiendo y deleitarse con él.

Puntuación: 9’3 PCG

3 comentarios:

J. Gómez Pallarès dijo...

No lo he probado, lo confieso, aunque sí muchas otras cosas de la bodega. 2002 en el Bierzo y con esa carga de taninos de la madera, además de los de la fruta y que salga como describes, casi parece un milagro...Suena muy bien! ¿Has puesto el precio, Carlos, o ando ya en las espesuras del viernes tarde?
Saludos!
Joan

CarlosGonzalez dijo...

Amic Joan, confieso yo también que me esperaba algo cargado de torrefactos, chocolates, madera a tope y poca carga frutal,precisamente por haber probado otros vinos de la bodega. Así la sorpresa fue mayúscula, como te imaginas.
Precio cuando lo compré hace ya algún añito: 45 euros aprox.
Salut

J. Gómez Pallarès dijo...

Joé, con perdón, no está nada mal el precio...De todas formas, con tu garantía, si encuentro una botella a precio mejorado, valdrá la pena porque ahora se nota que el afinamiento en botella le sienta bien!
Salut!
Joan