lunes, 5 de enero de 2009

El syrah de Barcelona

Desde siempre el pueblo de Alella me ha supuesto internamente ese hermanamiento que sucede cuando uno lo visita repetidamente. Mi infancia me dejó bellos recuerdos de fechorías y aventuras por sus calles con la bella compañía de la que siempre ha sido mi mejor prima, esa familiar que siempre puedes llamar y que siempre, casi sin merecerlo, te recibe con los brazos abiertos y su mejor sonrisa.
Aparte de los emotivos recuerdos que vienen a la mente cuando uno ahonda en su memoria, me gusta relacionar y sentir con los vinos una situación, una forma de ligar momentos y situaciones que en parte marcan nuestra vida, tanto o más que los tiempos pasados.

Por ejemplo, en una de mis visitas de hace ya unos cuatro años al susodicho pueblo (recuerdo que mi primera “cachorra” apenas se tenía en pie...), aproveché para pasar por la Companyia d´Alella (no perderse su famosa Salsalella) y adquirir algunos vinos que, en aquel entonces y fuera de su más cercano ámbito, costaban de encontrar.

Es el caso de Alta Alella Orbus Syrah 2001 que paso a mostrar. Sin reserva alguna creo poder afirmar que se trata de la primera añada del vino en cuestión, nacido de un viñedo totalmente trabajado y desarrollado con la agricultura ecológica como patrón de calidad.
Varias son las diferentes variedades que poseen en la finca (6 hectáreas en la actualidad y 6,5 más que en breve estarán disponibles) y todas ellas plantadas según sus necesidades. Sin ir más lejos, la syrah que hoy nos ocupa está alojada en costers de orientación sudeste, marcada principalmente por la cercanía del Mediterráneo y su escasamente fértil suelo de sauló (arena procedente de la descomposición del granito). Una foto mejor que mil palabras:


No pocas atenciones tuvieron sus creadores con él: despalillado, maceración prolongada (30 días) en acero inoxidable, maloláctica en barrica más 14meses de permanencia en el mismo envoltorio de origen francés.

Nota de cata:

Presenta un color picota muy madura -tan sugestivo como brillante- de ribete menguado algo más claro.
Claras notas de chocolate mentolado en un principio que poco a poco se tornan más florales (violeta, pensamientos) y frutales (ciruela negra, moras). El oxígeno juega a su favor aportando una curiosa nota de oliva negra en aceite y sensuales recuerdos de hierbas provenzales con tenues perfumes de lavanda seca.
La boca fresca, con entrada expresiva y un recorrido muy amplio. Cremoso, un punto goloso y con cierta madurez que no quita protagonismo a su acidez final.
Largo en boca, devolviendo por retro toques de madera curtida y potentes ecos de fruta negra con claros toques yodados.

Puntuación: 8,7 POG


Un verdadero vino Mediterráneo, con clara tendencia a esa tremenda maduración tan al borde que, aún no siendo el caso, juega en contra de la frescura de los vinos. Este, con sus 13,5º conviene tomarlo a no más de 14/16º de temperatura, así muestra una fruta muy correcta y unas cualidades inmensamente seductoras.En un punto óptimo de consumo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola ya se sabe,,,,cuanto más prima más se arrima,,,,,!!

Un saludo.

Afrancesado.

Oscar Gallifa dijo...

¡Por supuesto! Pero ten en cuenta, querido seguidor afrancesado, que al ser un vino catalán la palabra prima puede tener otro significado que poco o nada tiene que ver con el vino de la entrada.

En todo caso, muchos quisieran tener una prima como la mía!

Saludos y hasta pronto


OG

J. Gómez Pallarès dijo...

Por lo que sé, no puedo estar más de acuerdo contigo,Óscar. Esa prima sí que lleva el pan bajo el brazo!!! No he probado este 2001 de Orbus, por lo tanto no puedo opinar, pero comentarlo con tu prima no me haría mal, creo.
Saludos y vuelta a la normalidad!!!
Joan

Oscar Gallifa dijo...

Te doy la razón y coincido en las dos cosas, Joan.... que todo vuelva a la normalidad y que mi prima se prodigue por estos lares para quitarnos de dudas.

Y por cierto, el pan no lo sé, pero el vino le gusta un rato (casi tanto como a su primo).

Saludos y hasta pronto!


OG

IGLegorburu dijo...

Grato recuerdo guardo de este vino Oscar. El caso es que no he tenido oportunidad de probar otras añadas...Todo se andará.

Un saludo

Oscar Gallifa dijo...

Hola Ignacio,

La verdad es que no apostaba demasiado por el estado del mismo hasta que descorché la botella y la nariz ya me indicó lo mejor.
La verdad es que me hizo mucha ilusión que un vino así, mediterráneo, madurote y con su carga de maduración extra, pueda vivir felizmente un buen tiempo en bodega (no sólo conservándose perfectamente sino mejorando y redondeándose cada vez más).

Saludos.


OG

Pepe dijo...

Primas a parte... es un excelente vino, fruto de un trabajo exquisito. Es dificil encontrar un Alella que se compare en notas y complejidad