lunes, 19 de enero de 2009

Catamos el Mediterraneo

Aproximadamente hará un año que Vicente nos sorprendió en su casa con una de esas reuniones nocturnas, medio improvisadas, en la que descubrimos los que allí estuvimos un vino con gran potencial pero de origen sorprendente: el Líbano. El vino era Pérseïdes de Château Khoury. Podéis leer la reseña correspondiente aunque aquí os comentaré, grosso modo, que era un tinto de 2004 con Merlot y Cabernet Sauvignon y criado en roble francés.

Cuál fue nuestra sorpresa cuando hace breves fechas Josep Tejedo, de WineLandResearch, nos invitó a probar el resto de vinos que la bodega elabora junto con otros vinos que distribuye en Europa. Aceptamos gustosamente y recientemente nos trasladamos a sus oficinas donde nos atendió y nos presentó impecablemente sus productos.

WineLandReserch apuesta fuerte por vinos de orígenes desconocidos y con poco renombre en el mundillo. Josep se dedica a recorrer zonas como Malta, el Líbano y otras donde él mismo escoge, con buen criterio, las bodegas más interesantes y con mayor potencial. Como reza su eslogan: Mediterranean Artisan Wines.
Pudimos catar vinos de tres lugares mediterráneos y bien diferentes: Líbano, Malta y Cataluña.



Château Khoury (Líbano):




La bodega está situada en el Monte Líbano, a unos 1200 metros de altitud, en el pueblo de Zahlé y completamente rodeada de sus 13 Has de viñedo al más puro estilo Château. En 2005 Jean-Paul El Khoury volvió al hogar familiar después de haber estado estudiando enología en Reims para encargarse de la bodega. Podemos percibir en sus vinos cierto halo y estilo francés. Los terrenos son arcilloso-calcáreos y se benefician de casi 300 días de sol durante el año. Obtienen un rendimiento inferior a 1,5 Kg por cepa y la recogida es manual.


Château Khoury Reve Blanc 2005.



Chardonnay, Riesling y Gewürtztraminer en acero inox.
Amarillo pajizo con leve carbónico al servir. Rastros leves de la chardonnay, frutoso, cítrico en nariz. Boca amarga y seca.




Château Khoury Cuvée Sta. Thérese 2004.



Caladoc (mezcla entre Garnacha y Malbec) y Pinot Noir. El 20% pasa a roble francés y el resto a inox. Después de seis meses se mezclan.
Color picota de capa alta. Resulta en nariz terroso y especiado. Asoman dejes lácticos . Se aprecia la contundencia del Caladoc, amplio poder varietal. Redondo en boca y ácido al final. Retro a regaliz.



Château Khoury Symphonie 2004.



Coupage de cuatro variedades: Merlot, Cabernet Suavignon, Cabernet Franc y Syrah al 25%. Doce meses en barrica francesa.
Capa alta. Fruta roja en nariz y leves especiados. Resulta más amable en boca que el anterior y los taninos, aún por pulir, juegan un papel importante. Buena acidez.




Meridiana Wine Estate ( Malta ):



A mediados de los años 80 Mark Miceli-Farrugia quiso seguir los consejos de un conocido enólogo bordelés que le persuadió de que se podían hacer vinos de calidad en la pequeña isla de Malta. Así junto a Edward Bartoli y con los conocimientos del enólogo Roger Aquilina fundó Meridiana Wine State. Su filosofía fue la de crear vinos de primera clase y con uva procedente únicamente de suelos malteses. En 1989, tras diferentes pruebas con uva y suelo, adquirieron unas 19 Ha. de terreno en Ta’Qali, en pleno centro agrícola de Malta. Finalmente se plantaron en 1994 cepas de Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Petit Verdot.
Desde que apareció la primera añada, en 1996, la producción ha ido incrementado y en la actualidad se producen cerca de 180000 botellas la mayoría para consumo interior.
Los vinos que pudimos catar fueron los que siguen:


Mistral 2004.


Chardonnay 100%. Uva madura que fermentó con sus lías durante 6 meses en roble francés nuevo. 14% de alcohol.
Color dorado subido, tacto oleoso, glicérico. En nariz toques de mantequilla, queso y amielados. Hoja de higuera y vainilla, junto a azúcar quemado y, con más temperatura, ahumados propios de la chardonnay. Pinceladas de cabello de ángel y a almendra cruda mezclados con anís. En boca es untuoso y con gran poder de la barrica. Muy buena acidez. Estupendo.



Bel 2005.


Syrah 100%. Doce meses de roble francés.
Capa medioalta. Aromas lácticos (camembert) y balsámicos. Rastros de tapenade y ahumados. Se advierte cierta rusticidad en nariz que no acaba de agradar. Boca redonda y con un final amargo con las mismas sensaciones en retro que en nariz (algo parecido a tonel viejo aguado).




Nexus 2004.

Merlot 100%. Crianza en roble francés y reposo en botella.
Capa medioalta con riebete atejado. Balsámicos en la primera impresión: hierba de monte seco, romero. Especiado, pimiento, con tendencias francesas. Rastros de sangre y a caramelo de violetas. Enorme vino con mucho potencial futuro.






Celler Cubells (D.O. Montsant):

La última bodega presentada fue más cercana a nosotros: Celler Cubells de la D.O. Montsant, con sede en la Figuera en la comarca del Priorat. Creada en el año 2004 producen dos vinos: Batec 5 i Bàsic 4, con uvas procedientes de 7 ha de viñedo propio de terreno calcáreo.Cultivan variedades como la garnacha, merlot, syrah y cabernet sauvignon siempre respetando el medio ambiente, sin usos de herbicidas ni pesticidas.



Batec 5:


Merlot y Cabernet al 25% cada una y un 50% de Garnacha.
Presenta un color cereza de capa alta. Olores iniciales a cola que rápidamente dejan paso a notas balsámicas y minerales. En boca tiene buen paso y con una importante acidez final. Está aún por desarrollar sus mejores cualidades. Tendencias prioratinas, flores y un deje a caramelo de menta.




Basic 4 2005:


Garnacha sin pasar por barrica.

Un sorpresón, color rojo picota algo turbio. Aromas a mosto, frutal, alguien apuntó que huele a la fruta del madroño, castañas, muy franco en aromas y primario. En boca es puro zumo de uvas y muy varietal. Delicioso.





Todos estos vinos los podéis encontrar en la tienda virtual de WineLandResearch: Marenostrumwines. Os aconsejamos desde aquí vuestra visita virtual.

5 comentarios:

Vicente Sierra dijo...

Sin duda interesantes propuestas de zonas vínicas poco conocidas pero no por ello huérfanas de productos de calidad, más de uno de nosotros lo podemos constatar.
Fantástico catar esos vinos y darlos a conocer, muy buena entrada.

Saludos.
Vicente.

CarlosGonzalez dijo...

Vicente, Josep conoce muy bien lo que tiene entre manos y se notó a la hora de dirigir la cata. Disfrutamos enormemente.
Saludos

Carlos Palahí dijo...

Doy fe que así fue.
Qué mejor manera de reconciliar los pueblos que viven a uno y otro lado del Mediterráneo que beber de las propias fuentes de la tierra.
Destacaría el chardonnay de malta que impactó a la hora de buscar identificadores para describir las sensaciones encontradas en boca...tan distintas y magníficas.
Un abrazo!

CarlosGonzalez dijo...

Estimado anón, disculpa, estimado Carles,
Como parte implicada que fuiste, añadir a tu comentario sobre la chardonnay maltesa que no se si ésta llevaba algún deje férrico porque no parabas de acercarla a tu imantada boca...
No te quedes con las ganas, hombre, ya sabes dónde hay más, no?.
Au

Anónimo dijo...

Pues como tendrá la boca el tiburón que se quedó finalmente con la botella...:-))

P.D.Tiburón porque así se llamaba el sujeto en cuestión que aparecía en alguna de las películas de Bond,James Bond.

Corso Maltese