domingo, 5 de octubre de 2008

Ronda: ecología y varietales

Algo debe tener la tierra malagueña de Ronda para que tanta gente aventurera del vino se posicione sobre esa zona y vean en ella un potencial que, salta a la vista, es extraordinario.
No se conforman con plantar las típicas variedades que se dan por el resto de la península –las cuales están demostrando grandes dosis de aclimatación-, sino que además, se atreven a traer variedades totalmente ajenas a esa tierra, variedades que no se tiene ni idea de que rendimiento y/o calidad serán capaces de ofrecer.

Un claro ejemplo es Bodega Kieninger, que con su propietario de origen austriaco, Martin Kieninger, procura -con ayuda de la agricultura ecológica-, mostrar la capacidad de las variedades autóctonas de su tierra natal como la blaufraenkisch y la zweigelt.
Martin es arquitecto, muy comprometido con el Medio Ambiente (experto en bioconstrucción y arquitectura sostenible). Su mujer, homeópata de profesión, emplea sus conocimientos para tratar los viñedos contra las plagas. Vamos, un equipo volcado al máximo con el respeto a la madre tierra que sin duda lo consigue.

En 2001 plantaron, en una única hectárea de la finca “El Corchero”, sus primeras cepas de las impronunciables variedades citadas, junto con otras de cabernet sauvignon, pinot noir y merlot. Tres mil plantas que dan un total de 1800 botellas de seleccionados y mimados vinos de autor, que definen perfectamente la filosofía de la bodega.
Dos son los vinos que producen: Siete Vin y Vinana. Las dos botellas comparten muchas cualidades: misma dosis de crianza en roble americano (10 meses), clarificado con clara de huevo -ecológico, claro- y fermentación natural.

Tema aparte su etiquetaje, bastante cuestionable estéticamente y con ausencia de cápsula (no se hecha de menos, pero es curioso). Una presentación tan personal como el producto creado, ¡no cabe duda!


Siete Vin se podría definir con una sola palabra: pureza. Es un vino que nos llegó a emocionar, su capacidad para mostrar unos varietales totalmente desconocidos para nosotros fue demoledora. De una forma tan sutil como profunda, nos susurró al oído, sin estridencia alguna, su transparencia vital. Todo ello desde la “básica” categoría de Vino de la Tierra.
Sin referencias sobre la blaufraenkisch y la zweigelt (utilizadas a partes iguales) nos quedamos boquiabiertos al comprobar tal derroche de expresión, cuanto tiempo hacía que no disfrutábamos con un vino así de expresivo. Las 700 botellas producidas son transcripciones exactas de suelo y casta.


Magnifico color picota de capa alta con un ribete pequeño, tintado de color violeta.
La fase olfativa es camaleónica, cambiante por momentos, siempre hacia registros más logrados. Los frutos rojos frescos son continuos, acompañados de lácteos con frutillos del bosque (moras y grosellas), un fino y creciente especiado (clavo y nuez moscada) y, después de algo de movimiento en copa, aparece un caramelo de violetas sumamente acorde en el conjunto.
Boca redonda, con la típica acidez de un vino novel que acompañada de una cremosidad latente, deja las sensaciones alcohólicas un paso por debajo. Taninos varietales algo verdes, pero tan agradables como necesarios.
Retronasal afrutado, especiado, con mucho mineral arcilloso y recuerdos de regaliz suave mezclado con hierba aromática.

Puntuación: 8.72


Vinana sigue siendo un vino ecológico, por supuesto, esta vez con la contra etiqueta de la D.O. Sierras de Málaga Serranía de Ronda, debido a que sus variedades, en esta ocasión, así lo permiten. Formado por un curioso coupage (57% cabernet sauvignon, 29% pinot noir, 14% merlot) permite una fase olfativa bien curiosa: cada varietal es autónomo, en diferentes partes de la cata permite la identificación (y disfrute) por separado de cada uno de ellos.
La añada 2007 se concibieron 1100 botellas de este vino.


Presenta un color morado de fino ribete rojizo. Lágrima rápida, teñida y bastante abundante.
Lo primero que se percibe en nariz es un especiado totalmente varietal de cabernet (pimiento verde y pimienta), pero se atisba por detrás una amalgama de frutillos rojos con nata que pertenecen a la porción material de pinot noir. Poco a poco el aroma evoluciona, va cambiando hacia registros más conjuntados y aparecen notas terrosas y de suaves inciensos.
Una acidez muy lograda hace que la boca sea realmente agradable, con una estructura cremosa y un recorrido tan largo como profundo.
El retro nos muestra la presencia de merlot, colonia de violetas y arándanos aparecen en el fondo de la nariz. Una nota de frambuesa y regaliz nos deja constancia del gran vino que estamos bebiendo durante largo tiempo.

Puntuación: 8.66


Todos los miembros de Vadebacus coincidimos en esa particularidad que es la máxima expresión varietal. En los tiempos que corren es todo un lujo encontrar vinos de esas características, vinos alejados del patrón (lamentablemente) standard. Recalcar también la perfecta conjunción de la madera sobre la materia prima, realmente se hace difícil apreciar ningún tipo de aporte maderil.

Damos encarecidamente las gracias a la tienda Vinos de Ronda, ya que sin su colaboración no hubiésemos descubierto estos particulares vinos.

9 comentarios:

Carlos Rodriguez dijo...

Hola amigos, ya he visto que también habeos tenido la oportunidad de probar los vinos de Martin K. Acabo de publicar mi opinion sobre el Vinana, espero en unos dias abrir ese interesante 7vin.
saludos
Carlos

VadeBacus dijo...

Hola Carlos,

Efectivamente, como puedes observar nosotros hemos aprovechado la ocasión para probar los dos vinos juntos (por desgracia la comparación te deja valorar un poco mejor, si cabe...).
Ha habido diversidad de opiniones al respecto en el grupo (como siempre, vamos), pero personalmente hacía mucho, mucho tiempo que no cataba/bebía vinos tan "puros". Parece que ese tipo de viticultura en ese lugar funciona, y de que manera.

Creo que cuando pruebes el 7vin dirás lo mismo que nosotros, esperamos tus comentarios al respecto.

saludos y hasta pronto.

OG (VDB)

CarlosGonzalez dijo...

Hola Carlos, efectivamente si el vino con variedades aceptadas en la D.O. nos sorprendió por sus cualidades y su transparencia, no dudes en probar el primero, con variedades foráneas. Te sorprenderá por esa pureza que comenta Oscar.
Salimos muy satisfechos de esa cata.
Vinos de Ronda no nos ha defraudado hasta el momento.
Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo también estoy en el listado de afortunados que tienn las dos botellas!
Quería darles un poco más de reposo: qué impacientes sois, caramba!!! Pero la cosa promete, a lo que leo: igual las abro antes...
Un abrazo
Joan
PS. estos alemanes sedientes de las variedades de su tierra hacen cosas bien interesantes en el sur: Schatz!!!

Vinos de Ronda dijo...

Hola, que ambiente en el post ! cuanto me alegro de que el Vino captara vuestra atención , ya comente alguno que mi historia con 7Vin fue bastante espiritual ;-) , queda claro que en mi bodega quedara un espacio libre para alguna caja de tanto de Vinana como de 7Vin, a ver cuanto duran ...

Pues lo dicho me alegro mucho de que disfrutarais de los Vinos y quedo a la expectativa de ver las demás reacciones.

saludos

Salvador

CarlosGonzalez dijo...

Joan, estos vinos están ya para tomar, sin duda. Disfrutaras seguro tanto como nosotros. Han sido una auténtica sorpresa, ya nos lo dirás.
Saludos

CarlosGonzalez dijo...

Gracias Salvador por tu comentario. Estás viendo que son vinos con gran aceptación entre los bloggers que los hemos probado.
Saludos!

Martin Kieninger dijo...

el blaufraenkisch y el zweigelt,los dos variedades de cepas tintas dan un magnifico resultado en austria...el reto era el experimento, a ver como se desarrollan en andalucía (ronda).
y verdad estoy contentissimo, tambien con el ambiete en este foro.
un fuerte abrazo
Martin Kieninger
(Bodega Kieninger)

CarlosGonzalez dijo...

Hola Martin, estamos encantados todo el grupo Vadebacus de poder leerle en nuestro blog.
De hecho nos colma de satisfacción este hecho y le agradecemos sus palabras.
Decirle que sus vinos nos han encantado y hemos disfrutado tal y como se lee en nuestro texto en la entrada. Quisiéramos desde este pequeño espacio felicitarle por hacer posible el reencuentro de la naturaleza en una copa de vino. Todas esas sensaciones que nos aportaron sus vinos los hace singulares, distintos a lo que hoy en día se puede encontrar en este mundo globalizado.
Mi más sincera enhorabuena y ojalá que en un futuro podamos seguir disfrutando de un éxito asegurado.
Carlos González (VDB)