domingo, 21 de septiembre de 2008

Lo bueno se hace esperar.

Sirva este pequeño escrito para dar aviso de una posible pérdida a evitar. Toda una lástima el tomar el siguiente vino a día de hoy: Ex ex 6. Toda una experiencia extraordinaria producida por el fortín más acariciado por la tramontana de l´Empordà, concretamente situado en Perelada.
Se trata de un vino elaborado con material vínico extraído de su lujosa, selectiva y controlada Finca Garbet, dotado de todos los mimos y atenciones que un gran vino puede llegar a tener. El problema más grande viene dado en cierta parte de su elaboración, la cual marca (sobretodo a estas alturas de su vida) demasiado su participación: la crianza en barrica.

Una gran materia prima como la de éste monovarietal de syrah, necesita de una buena dosis maderil para doblegar esos taninos y esos fenoles tan poderosos por naturaleza. Todos coincidiremos en que la cantidad y la calidad de las barricas es decisiva en estos “trámites” para que durante, y al final de su vida, se convierta en una gran elaboración, pero…. ¿Cuándo empieza su momento óptimo de consumo? Lógico pensar que en el mismo día que la bodega considera oportuno ponerlo a la venta. Craso error, nada más lejos de la realidad.
Debido a varios factores (no entraremos ahora en datos económicos ni en decisiones enológicas), cada vez se ponen los vinos antes a la venta. Parece que la crianza en botella debe correr a cargo del propio consumidor teniendo que decidir éste el nivel de evolución del vino según su gusto particular.

El vino que hoy nos ocupa el espacio quizá no es el mejor ejemplo pero sirve para mostrar el argumento. Se puso a la venta en Enero de 2008 siendo cosechado en Septiembre de 2004, lo que sumado a sus 16 meses de crianza en barrica ultamegasupernueva nos muestra que ha pasado unos 20 meses clausurado en su receptáculo de vidrio (no es moco de pavo, pero la cata confirma que necesita muchos más).
Por fortuna para los que tenemos alguna que otra botella de éste Syrah reposando, la paciencia y la guarda nos regalará un vinazo, digno de su nombre y, como no, caballo ganador en cuanto a monovarietales nacionales de la citada variedad.

Impresionante la fruta al punto de maduración exacta que tiene detrás de tanto tablón evidente en nariz, magnífica expresión de una tierra que lejos de pasar desapercibida, proclama al cielo sus bondades y cualidades en un equilibrio más que mineral, ácido y elegante. Desligado totalmente de dulcedumbres y pesadeces etílicas en boca, con marcado carácter y personalidad. Al más puro estilo de sus primos, los de las cercanías del Ródano.



En 7-8 años volvemos a hablar del tema.

6 comentarios:

Carlos Rodriguez dijo...

Que casualidad, en estos últimos días, he comprado y disfrutado un Perelada pero el: La Garriga 100% samsó (mazuelo). Hablaré proximamente de él en el blog, pero me ha gustado y mucho, muy buen vino a un precio comedido (aprox 16€). Tomo nota de este EX.
Saludos
Carlos

VadeBacus dijo...

Hola Carlos,

No he tenido el placer todavía de probar La Garriga, y eso que tengo un 2004 en la bodega que Joan ya me dijo que no tardara en darle finiquito.. no tardaré, sobretodo después de tus referencias.

Este monovarietal de syrah, el Ex ex 6 ¡es un vinazo Carlos!, espero que si te haces con uno respetes esos 5 años que digo en la entrada, para disfrutarlo como bien se merece un vino de semejante calidad.
Eso si, cuidado después con compararlo con otras elaboraciones nacionales del mismo varietal ... recuerdas?? ;-))


A disfrutar!



OG

Carlos Rodriguez dijo...

Por cierto Oscar, La Garriga que yo bebí fué el 05.
JAJA con lo del syrah... espero encontrar este EX EX
Saludos
Carlos

Oscar Gallifa dijo...

A buen entendedor...

Supongo que donde compraste La Garriga ´05 tienes posibilidades de encontrar éste Ex ex 6 ´04, eso si, 45€ tiene la culpa de todo. Confía en mí, bien gastados estarán.

Saludiños Carlos


OG

Carlos Palahí dijo...

Hola Oscar!
Creo recordar un Ex Ex, de cuyo nombre no me acuerdo, hace ya algunos años tomado junto a tu compañía que fue una auténtica bomba de relojería.
Luego vino otro Ex Ex, de diferente añada, que sin embargo no hizo olvidar aquel primer encuentro comprado en caja de madera...
Refréscame la memoria....como siempre.
Un abrazo!

Oscar Gallifa dijo...

Efectivamente, ya son 3 los Ex Ex que hemos probado.

Ese que te/nos enamoró era el Ex ex 4, monovarietal de syrah también. Un vinazo como la copa de un pino, del cual creo que guardas (muy en el fondo por lo visto) otra botella.
El siguiente fue Ex ex 5, una presentación curiosa, se trataba de dos botellas de vino. La materia prima interna era la misma en las dos, la gran diferencia residía en que una tenía crianza en roble francés y, la otra, en americano. Decidimos por unanimidad que el francés era mejor en aquel momento.


Me agrada que recuerdes ese primer monovarietal como una experiencia extraordinaria, que así fue, me haces recordar que aquel vino estaba más en su punto cuando lo bebimos... será una evolución en la forma de "entender" el vino en la propia bodega? El gusto global (y las ventas, claro) mandan "fabricar" los vinos con esa dosis de madera extra??

En fin, buenos ejemplos en todo caso.

Saludos y hasta pronto, espero.

OG