miércoles, 2 de julio de 2008

Viñas viejas de Toro.

De la tierra con nombre de miura me llega -por segunda vez en vida- la oportunidad de catar este vino.
Resulta curioso que una zona que siempre (según cuentan) ha dado unos vinos bastante recios, con alcohol considerable y casi al borde la rusticidad más absoluta, llegue a producir –ya sea por la labor del hombre o no- vinos sedosos, provocadores, casi a la altura de otras zonas próximas con más fama.
En el fondo me vengo a referir que es de justos otorgar a aquel que se lo merece el reconocimiento de una labor afín a su zona, una proyección y una confianza que todos deberíamos aplicar. Ese el caso de la saga Fariña, siempre profetas de su tierra, intentando dirigir desde una óptica de promoción y cuidadas hechuras una bodega que se vuelca en su producto autóctono al 100%.

Como es lógico, se abastecen de una gran casta vinícola como la tempranillo, bueno, Tinta de Toro para los lugareños.
Con más de 300 hectáreas se realiza una clara selección de los terrenos y las parcelas más agradecidas, sobretodo, para su vino estrella Campus Viñas Viejas 2000. Viñas que la philoxera no colonizó, con una edad que oscila entre los 50 y 140 años.
No faltan mimos para este vino en la bodega, la niña mimada se podría decir, envejecido durante 15 meses en barrica francesa y americana (en idéntica proporción), finalizando su manipulación en bodega con un embotellado ausente de filtrado y de estabilización para no restar ni un ápice de potencial.

De bonito color picota negruzco, casi sin ribete y con una lágrima ancha. Nariz muy sugerente a cacao, frutos negros al punto de madurez y finos balsámicos que poco a poco van tomando el protagonismo. Larga evolución en copa hacia la sensualidad, aromas muy sutiles, con gran presencia de mineral (canto rodado y grafito).
La boca muestra un vino sabroso, opulento y estructurado por el potencial de su uva. Acidez media que remata el trago con un fino tanino que luce espléndido al final de boca, sabroso y redondeado. Recorrido magnífico, con final de cacao puro y frutas negras de bosque. Muy largo y adictivo.

POG: 8,9


Perfecta evolución en botella que muestra un vino con cualidades sobradas de guarda, que seguirá su camino hacia la elegancia. Otro monovarietal para apuntar en la lista de “Grandes tempranillos”.

9 comentarios:

alexil28 dijo...

He tenido buenos comentarios sobre la bodega, personalmente no he probado los vinos de fariña pero, de un tiempo a esta parte la DO Toro esta sacando maravillosos productos, no por casualidad el grupo LVMH, ha puesto los ojos sobre la región y compro Numantia Thermes, seguramente seguiremos escuchando muy buenas cosas de Toro.

PD: Que conste que esta vez no hubo correcciones, vieron que no soy tan malo y molesto jejeje xD

Oscar Gallifa dijo...

Alexil, todas las opiniones son bienvenidas siempre y cuando tengan su dosis de respeto.
Tu, particularmente nunca has faltado a nadie y has aportado magníficamente tu granito de arena a los temas comentados. Por tanto espero que te sientas en Vadebacus como en tu casa.

Decirte que Toro ha cambiado mucho, los vinos que allí se elaboran llevan un buen tiempo estando en la categoría reina dentro de los españoles.
Fariña es la típica bodega de siempre, la cual puede presumir de tener viñedos antiguos y por ende, de vinos bastante particulares. Este Campus es el mejor con diferencia de toda la gama que poseen, con mucha ventaja con respecto a las demás producciones.

Saludos y hasta pronto!


OG

Carlos Rodriguez. dijo...

Hola Oscar, yo he probado casi todo de esta bodega y efectivamente TOro le debe mucho, buen trabajo el que hace.
Particularmente, este campus hace tiempo que no lo pruebo pero recuerdo que la ultima vez me agrada enormemente.
Buena eleccion
Saludos

Oscar Gallifa dijo...

Hola Carlos,

Está claro que las bodegas que intentan sacar a una D.O. adelante son las que se merecen el premio a la fidelidad, las que, si el consumidor lo ve apropiado, se llevan el gato al agua en cuanto a reconocimiento y ventas.
Fariña es sinónimo de compromiso y regularidad.
El Campus aquí comentado da la puntilla en cuanto a calidad. Un vino grande, bien hecho.


Saludos!


OG

mindchild dijo...

Comparto con algunos expertos la opinión de que en poco tiempo la D.O. Toro superará a Ribera del Duero. Apuesto que sí. Precio-calidad yo creo que ya en estos momentos tiene la batalla ganada. Numanthia, Pintia, San Roman, Fariña, Vega Sauco, Orot, Peñamonte,...vinos de primerísima fila.

Oscar Gallifa dijo...

Hola minchild,

Ante todo bienvenido por estos lares.
Decirte que en Toro, efectivamente se están haciendo muy grandes vinos, pero yo, personalmente creo que su potencial dista mucho de sus vecinos de la Ribera.

Pero todo se verá....


Saludos y hasta pronto!


OG

mindchild dijo...

jeje, puede ser. En cualquier caso, tal y como comento en mi blog, sin mirar relación calidad precio, me quedo con Priorat. Creo que Ribera tira más a dulce.
Saludos,
Marcos

Anónimo dijo...

Hola, el pasado noviembre visitamos Zamora, y para ver una bodega decidí visitar Fariña. Nos atendieron muy bien y pudimos probar algunos de sus vinos: el colegiata crianza, los colegiata blanco y rosado (tiene un color muy llamativo) y su m.c. "Primero" 2007 que nos gustó mucho. De Toro hemos probado unos buenos liberalia 3 y 4.

Un saludo, de un aficionado alcarreño.

Oscar Gallifa dijo...

Hola anónimo alcarreño!

Tienes buen ojo, ese MC de Fariña es de lo mejor a nivel nacional! cuanta fruta fresca pardiez!

Por poco que puedas no te pierdas este Campus, te aseguro que está (aún con todo) muy por encima de calidad al resto de elaboraciones de la casa.

Saludos.


OG