jueves, 10 de julio de 2008

Pierre Gimonnet: burbujas que refrescan

Montar una cata como lo hizo Carlos Palahí, pensando únicamente en los dos últimos vinos, sólo se explica una vez catados. Se dejó aconsejar y acertó con el espumoso, un gran champagne, joven y frutoso, equilibrado y complejo, agradable y muy satisfactorio, tanto en sus características organolépticas como en su precio, inferior a los 30 euros.


Se trata de Pierre Gimonnet & Fils Cuis 1er. Cru. Es un champagne sin añada cultivado en Cuis, en un maison con más de 250 de tradición. Con uvas de la Côte de Blancs, de chardonnay, se hace este monovarietal al más puro estilo de la bodega, vinos vivos, con ligereza pero con ese particular efecto que aporta la chardonnay.

Este “sin añada” es un assemblage de tres añadas con una corta estancia en sus lías que le aporta frescura. Posteriormente se le añadieron 8gr/l de azucar, lo normal para un brut es entre 10 y 12 gr/l.

Tal vez el éxito de este champagne fue el momento de su degustación, tras una pesada tira de olvidables tintos, cargados de globales intenciones y sin rasgos destacables. Este champagne aportó la frescura que necesitábamos y aquí os dejo las impresiones grupales:


Nota de cata:

Color amarillo algo pálido con algún reflejo verdoso, burbuja fina y persistente sin formar rosario. En nariz se nota fresco, fruta amarilla, frutos secos y fino mineral con un ligero aumento de la temperatura. En boca resulta equilibrado, muy buen paso incrementando la sensación de frescor, carbónico bien integrado, con cuerpo y con la sensación de poder seguir bebiendo trago tras trago. Retro mineral con recuerdos cítricos y ligeros ahumados.


Puntuación: 8’7 PCG

2 comentarios:

Oscar Gallifa dijo...

Si, si, efectívamente! Después de esos sufribles vinos tintos que nos metimos entre pecho y espalda, este espumoso fue como un rayo de luz en la más inmensa y global oscuridad.
Personalmente me pareció super refrescante y, por lo que leo, esa adicción, menos consistente que a la media, de azúcar debe ser la culpable.

Chapeau por Carles otra vez!


OG

Carlos Palahí dijo...

Saludos!
Sólo diré que no siempre es posible torear en las mejores plazas con los mejores astados.
A menudo ocurre que toca "ganarse el pan" con vaquillas más modestas y con capote rancio.
Va por ustedes!Oooooole!