sábado, 7 de junio de 2008

Vino cocido

No es el primero que me encuentro y sospecho que no será el último. Uno de los mayores problemas de los aficionados a esta pasión que supone el vino es el de la conservación. Nos compramos armarios-nevera, nos construimos nuestra propia bodega acondicionada, nos montamos un aire acondicionado, invertimos para disfrutar en un medio o largo plazo de los vinos que nos gustan.

Llega el momento de comprar botellas y nos vamos a nuestra tienda de confianza, la que nos hace buenos precios por fidelidad o a aquella que nos merece gran credibilidad por su trayectoria impoluta. Y nos gastamos la pasta, pero pasta de la buena. Hay pocos vinos de los llamados a ser abiertos a medio plazo y que estén por debajo de los diez o veinte euros. Saca la tarjeta de crédito de la billetera porque no te va a llegar con la calderilla en metálico.

Yo soy de los que no suelo improvisar a la hora de comprar una botella aunque a veces me dejo aconsejar, las menos. Creo que lo mejor sería ir a nuestra tienda favorita con cámara en mano y filmar todo lo que tienen en los estantes e ir revisando en casa las existencias, por aquello de no coger una botella que pueda estar dos, tres o cuatro años allí expuesta. Hay que ser un auténtico crack para llevar el inventario en la cabeza, marcas, añadas, valoraciones de terceros…

Y claro, está la componente de la conservación de los vinos en grandes tiendas especializadas, de las que facturan millones de euros al año, de las conocidas por todo aficionado. ¿ Resulta caro hacer las cosas bien?. ¿ Es caro climatizar una tienda?. ¿ Y el almacen?. ¿Iríais a comprar a una tienda con prestigio sabiendo que en su almacen se amontonan los vinos sin control de temperatura y de humedad?.

Pocas son las tiendas que ofrecen total control sobre los enemigos de un vino. ¡Y eso que hablo de las de una gran urbe!.

¡Ah, claro!, es que hay rotación, siempre mucha rotación.

El vino de hoy es el Tilenus Pagos de Posada de Bodegas Estefanía.

Tilenus Pagos de Posada 2001, D.O. Bierzo, Mencía 100%, 13,5 % de alcohol.


Nota de cata:

Bonito color picota algo subido y con ribete que clarea ligeramente.

En nariz asombra por lo franco, muy varietal, fruta roja en su punto, moras y frutos de zarzal, algo balsámico y toquecitos de regaliz. Un atisbo terroso en nariz y sorprendentemente agradable.

En boca es un desastre: desequilibrado, taninos pulidos pero el final es amargo y de mal trago. El vino está cocido, se ha cocido en botella. Nariz muy prometedora, boca decepcionante, sentimiento final de tristeza, cabreo e impotencia.

Puntuación: Nariz: 8,8 PCG
Boca: 4 PCG

6 comentarios:

Wines Inform dijo...

Hola Carlos,

Creo que has tocado temas muy complejos en la venta del vino que merecerían ser analizados por partes.
No sólo el vino se debe conservar bien en la teinda si no que el transporte puede haber sido el primer punto en que ese vino sea maltratado.
Los pocos vinos australianos ,que he probado, por ejemplo siempe he tenido la sensación de que en algún momento han sufrido y no responden a la calidad que en orígen pudieran tener.
De otro lado no sólo se trata de tener armarios congeladores si no cierta sensibilidad: no colocar botellas tras unos vidrios orientados al sur-como enmuchas tiendas se ve-, comprar lo que se necesita por la tienda y no más respondiendo a las presiones de los venddeores,....
No sólo los vendedores tienen a veces falta de sensibilidad si no que los propios productores tabién deben mejorar en este sentido: en mi recuerdo las garrafas de plástico, con aceite de oliva de calidad, de una cooperativa catalana expuestas en su tienda a la luz y calor extremos del verano.
Como dices muchas botellas se eternizan en las tiendas y desde este punto de vista a mayor rotación mayor garantía-prefiero comprar el mismo Marqués de Riscal en Mercdona que en una tienda-, sin embargo esa tienda de vinos me dará mayor variedad de oferta.
Es un/varios temas importantes, como te decía al principio, y hay que ir viendo como de entre los diferentes protagonistasdel sector se encuentran soluciones

Jose luis Louzan dijo...

Y al final, el pequeño vendedor, como suele su ceder, se come el marron.

Tengo unas 160 refrencias en mi tienda. Podria ser como todos los hosteleros a mi alrededor y tener, no se... tres. Pero decido ser diferente y arriesgar montando una tienda de vinos con variedad, con calidada y midiendo la media de precios porque esto no esta en el centro de Madrid.

Mis estanterias no son las mas adecuadas, tal vez, pero vigilo el vino a diario, su estado su situacion, mojado del corcho, estetica por supuesto, limpieza.
Esto es galicia. Esos vinos gozan de una temepratura y humedad adecuadas practicamente 9 meses al año. Pero a pesar de los pesares voy a poner aire acondicionado, con lo que me cuesta, para esos tres meses en que la temperatura puede subir en este freco local de una casa de muros de piedra.

Y aun asi alguien puede decir que este vino no esta en las mejores condiciones, y sera cierto, porque desde que el vino se embotella hasta que se bebe este NUNCA esta en las mejores condiciones. Pero se intenta.

Me gustaria tambien decir que en determinadas grandes tiendas el vino tampoco esta en las mejores condiciones pero ellos SI pueden permitirse los costos que para alguien como yo, pequeño, humilde etcetera, son casi prohibitivos.

PD: Yo no almaceno. Lo que hay se vende. Todo. Aunque sea cierto que es dificilisimo soportar la presion de bodegueros y distribuidores, sobre todo en estas fechas, cuando hay que sacar lo viejo para que entre lo nuevo.

CarlosGonzalez dijo...

Me alegro leer a gente nueva, por supuesto!. Por partes...
wines inform, claro que el vino sufre o puede sufrir en varias etapas en su distribución, pero supongo que si dispones de una tienda no vas a ponerte una venda en los ojos y dejar al azar todo lo ocurrido en etapas anteriores, digo yo.
Coincido en que todo el mundo debe implicarse en este proceso, decir lo contrario sería una insensatez.
Saludos y bienvenido a este blog.
Carlos

CarlosGonzalez dijo...

Hola José Luís.
Supongo que abrir una tienda, una pequeña tienda de vinos en Galicia es toda una aventura. Me alegro que tú cuides de preservar en las mejores condiciones el vino que vendes desde que te llega hasta que alguien se lo lleva. Es que debe ser así, o no?.
Fíjate que en mi entrada escribía de vinos en tiendas importantes, con gran facturación y que deberían cuidar más los detalles. Los pequeños empresarios bastante tenéis con sacar el negocio a flote: he visto abrir y cerrar tiendas de vinos, de las de pueblo, más rápido de lo que pasan dos estaciones.
El caso es que yo, como cliente que se gasta su dinero, y que confío en el género que se me vende, quiero unas garantías. Quiero que el género esté disfrutable.
¿Es lícito que un tendero sepa que un determinado vino lleva x años en la estantería y aún así lo venda a alguien?. Yo como consumidor me siento estafado y la culpa en este caso es del tendero, no de otros miembros de la cadena. No se debe vender algo que se intuye ya no está en buenas condiciones.
Saludos

Dominic dijo...

Yo me peleo cada día con temas parecidos, sin ir más lejos, el del transporte. Me piden 4 cajas urgentes un particular desde Suecia, y las quieren por DHL, envio urgente en avión, como lo pagan ellos, allá ellos, yo creo que les sale más caro el envio que el vino, pero es un excelente cliente, supongo que con un poder adquisitivo alto, porque vino a verme y me trajo un regalazo...en fin, de estos clientes que hay que cuidar y mimar.
La cuestión es que me envían un fax desde Suecia diciéndome que el día 3 de junio - de manera urgente- vienen de DHL, por la mañana, preparo el vino, lo coloco tras la puerta para que enseguida que vengan tengan las cajas bien embaladas etc, además con todo el papeleo, porque el vino pasa primero por un distribuidor oficial de losq ue tienen permiso para importar vino, en fin, Suecia es todo un mundo, hay que tener master en logística, pero en fin...
la cuestión: DHL no se presenta, ni el tres, ni el cuatro, y las cajitas, tras las puertas, bien me enfado y llamo a DHL el seis, les digo que he hablado con Suecia y les he dicho que si el vino llega cocido, es culpa de ellos. En fin, el vino llegará bien, porque en mi bodega hay una temeperatura de manual, evidentemente, pero bueno, yo les eche la bronca, y en 20minutos los tenía en la puerta.
Pero me imagino que mucho vino debe llegar mal a destino, por esta problemática de la falta de seriedad de las empresas de transporte en España, que es muchísima, podría explicaros mil casos, incluso en portes carísimos como éste. Porque cuatro cajas en avión, servicio urgente- ajem ajem ajem- menos de 300 o 400 euros, no creo.
Dominic

Oscar Gallifa dijo...

La verdad que cuanto más leo los problemas que puede llegar a tener más mérito le doy a una tienda que realmente tenga el vino en condiciones!
El tema que toca Carlos en el post se quiere (pienso)centrar en la última fase del recorrido del vino, la tienda que lo vende al pobre incauto que saca el dinero de su bolsillo para pagar a todos los que han contribuido en el proceso...

Se me ponen los pelos de punta cuando veo en las tiendas que suelo (o solía mejor dicho) frecuentar ciertos vinos blancos con 4-5 años tranquilamente, botellas en posición vertical desde hace un lustro o un escaparate a la calle con más sol que una plaza de toros....
Como decía José Luis Louzan, el tendero puede, o no, cuidar su producto, pero en el caso de tener cientos de botellas que no se venden durante años y años a la vista de la clientela da que pensar en la poca responsabilidad que tienen con el producto.

Supongo que a cientos de clientes no les importa el tema del vino y si compran, compran vinos baratos, para cada día y que no sobrepasan los 3-4€ la botella, justo los que más rotan. Pero claro, con nosotros no cuela.

Saludos y buen vino, que para eso pagamos!


OG