sábado, 28 de junio de 2008

Valtosca 2001, syrah de Jumilla.

No hace demasiado tiempo, hablaba con un amigo, enochalado como yo, sobre el fondo de bodega que se va amontonando por comprar y comprar vino en épocas de desconocimiento (hasta que uno se hace la idea de lo que realmente le gusta, pasa un buen tiempo comprando y comprando para saberlo)
Por ejemplo, recuerdo perfectamente las buenas críticas que recibió Valtosca 2001 cuando salió al mercado. La guía española por excelencia lo aupó a la categoría reina (90+) de un plumazo, aún siendo la primera añada que salía al mercado.
Antaño, con mi pobre experiencia en el tema de la syrah, pensaba que eran vinos que soportaban bien el paso de los años. La vida, la práctica y la comparación directa me ha enseñado (por desgracia a golpe de billetera, por supuesto a fondo perdido) que hay mucho polvo entre tanta paja glorificada. Por decirlo de una forma más suave y menos dolorosa para muchos, una vez más he descubierto que la syrah es magnífica más allá de los Pirineos (viviendo en Barcelona como yo vivo) y que hay que andar con mucho ojo cuando se trata de otra zona, sobretodo, no esperar grandes hechuras y lamentablemente, poca o nula evolución favorable.

Valtosca proviene de la Propiedad Vitícola casa Castillo, amparada dentro de la D.O. Jumilla, en la localidad homónima.
Este vino sale de la transición entre las laderas de grava y el valle, con un suelo franco-arenoso recubierto de tosca caliza (de ahí el nombre Valtosca, valle-tosca). La plantación en espaldera y alta densidad proporciona este ejemplo de vino maduro y concentrado en su juventud.
Su elaborador, José María Vicente es franco. Aquí unas palabras del mismo al respecto:

“Ciertamente los vinos del valle del Ródano gozan de mayor frescura y acidez, que los hacen muy aptos para largos envejecimientos, pero que en su juventud son bastantes austeros. Por contra Jumilla tiene un clima más cálido y la maduración es más extrema ofreciendo vinos muy afrutados y golosos en su juventud, pero con un envejecimiento más limitado.
Lo que es evidente es que la evolución aromática pasa factura. Hoy un Valtosca 2001 no es un vino primario, frutoso y goloso, a evolucionado hacia toques más especiados y minerales, la fruta pasa a segundo plano desarrollando un carácter muy balsámico. Esto se asemeja mucho a un vino australiano y eso me da mucho miedo.”


Nota de cata:

D.O.:
Jumilla
Variedades: 100% Syrah
Crianza: 10 meses en barricas de 500l. de roble francés
Alc.%: 14,6º
Precio:14€

Presenta una visual de rojo picota, con capa media y un ribete rojo cereza.
Aromas un tanto reducidos, con necesidad de aire que oxigene y limpie el vino. Dátiles, ciruelas pasadas y acetona reinan en la nariz del producto, que con el comentado oxígeno se le añaden notas de curry y salmuera. Realmente sorprendente la nefasta y poco equilibrada nariz que guarda... ¡Me recuerda a una coca-cola olvidada una semana en un vaso!
La boca sustancialmente mejor, con algo de acidez que mantiene su estructura primaria, con buen paso y un recorrido medio. Por lo menos el alcohol está bien integrado.
Retro algo torrefacto, con notas de humo y fruta dulce (picotas maduras, higos).

Puntuación: 7,6 POG


Realmente me sorprende lo mal que aguantan este vino una dosis de tiempo no demasiado elevada (7 años son muchos para un monovarietal de syrah con 10 meses de crianza en roble??).

Comentar también que al día siguiente, por supuesto, le di otra oportunidad de expresarse con el beneplácito del aire y casi me supuso un trauma. Mayor desequilibrio y una fruta tan pasada que parecía PX...
Acepto que Valtosca no es un vino de guarda, pero, esas sensaciones de desequilibrio no son fruto de un caldo que se le haya pasado el arroz, más bien de un problema de calidad final.

Otra decepción con la zona en cuestión, suma y sigue...

2 comentarios:

xavito dijo...

HOLA VADEBACUS!!!

Me parece muy curiosa tu opinión sobre los caldos de jumilla, ya que recuerdo, aquellas catas lejanas, que con tanta pasión e ignorancia nos metimos.Creo recordar aquellas puntuaciones elevadas que se llegaron a dar, pero, también creo que estos vinos estaban mejor antes, que ahora sin ninguna duda, mejor me refiero, para beber del mismo año que salen a la venta como los verdejos de rueda.
Me parece que me tengo que beber la bodega entera de mi casa, también tengo un valtosca 2001.

un abrazo

Oscar Gallifa dijo...

Que sepas Xavi que ese Valtosca está más muerto que vivo, hace un par de años que se le esfumó la vida, como si de un zombi se tratara...
Tienes toda la razón, son vinos de consumo rápido, lejos de aguantar el paso del tiempo o evolucionar favorablemente en botella. No hacen más que caer y caer hacia un final poco aconsejable.


Nos vemos pronto!


OG