jueves, 8 de mayo de 2008

Spanien, das schöne Land des Weins und der Gesänge

España, el bello pais del vino y las canciones.

Johann Wolfgang von Goethe

Mientras se está sobrio (So lang man nüchtern ist)
del "Diván Occidental-Oriental"

So lang man nüchtern ist, gefällt das Schlechte;

Wie man getrunken hat, weiß man das Rechte;
Nur ist das Übermaß auch gleich zuhanden:
Hafis, o lehre mich, wie du's verstanden.
Denn meine Meinung ist nicht übertrieben:
Wenn man nicht trinken kann, soll man nicht lieben;
Doch sollt ihr Trinker euch nicht besser dünken:
Wenn man nicht lieben kann, soll man nicht trinken.

Mientras se está sobrio, gusta lo malo,
cuando se ha bebido, se sabe lo correcto.
El exceso, también yo, Dios me asista,
lo comprendo como tú, al punto.
Pues mi opinión no es exagerada:

cuando no se puede beber, no se puede amar.
Mas vosotros, bebedores, debéis practicar:
cuando no se puede amar, no se puede beber.

Johann Wolfgang von Goethe (28 de agosto de 1749 – 22 de marzo de 1832)


Cuando nuestro buen amigo Alex está de vacaciones se produce un bendito revuelo en nuestra pequeña comunidad de aficionados al riesling. Lejos de caer en una repetitiva monotonía las catas de riesling impregnan cada vez más nuestro conocimiento y agitan con más fuerza nuestro reducido imperio de los sentidos.
Alex Barzen, enólogo,productor y sobre todo amigo de esta casa nos propuso realizar una cata vertical con el denominador común de cepas viejas de riesling,Trocken Alte Reben,con poco azucar residual, predominántemente seco, y de añadas diferentes.
Así la 2004 empezaba a desprender aromas secundarios como cola de carpintero e hidrocarburos, la 2005, sublime con aromas de frutas verdes y cítricas integradas junto a recuerdos de frutos secos, la 2007 aún sin embotellar, la más floral y a la vez tropical. Si algo distingue estos Spätlese y Auslese Trocken es su acidez carbónica en armonía con una sensación muy fresca en boca.
Más complejo , si cabe, fue su auslese barrique, fruto de su paso por tierras francesas. Una práctica que no es muy frecuente en tierras germanas. Mención especial para su primer "hijo" hace ahora 23 años con una acidez que lo conserva "joven" y sin signos apreciables de fatiga por ser un vino extremadamente seco.
La velada se completó con un vino de hielo de hace 8 años de un productor vecino y dos Spätburgunder (pinot noir) también de la zona que maridaron un estofado de jabalí, marca de la casa Cardona, que alargaron la "conversación" hasta bien entrada la madrugada.
Mención especial para el sufrido transporte de taxis y sus clientes que se ven sometidos a todo tipo de "abusos"por parte de los más chistosos del grupo.




Crónica y apuntes de cata:

Empezamos fuertes, con un gran ejemplo de hasta donde puede llegar una buena elaboración de Riesling vinificado completamente seco (Trocken rezaba la antigua etiqueta) en 1985, uno de los primeros “experimentos” de nuestro amigo germano. Despertó nuestras papilas gustativas con una increíble acidez que lo mantiene vivo, con la suficiente estructura todavía para continuar su camino hacia la inmortalidad de la mano de una importante petroleada.

Seguimos con una vertical de su mejor vino seco, Riesling Alte Reben (viñas viejas), desde su primera cosecha en 2004 hasta la muestra de 2007, ahora mismo en proceso de afinamiento y apunto de embotellarse. El catar 4 añadas juntas muestra por un lado las características de cada añada y por el otro, la hechura que el propio enólogo ha querido darle.
2004 fue es cuando se compró el viñedo, el vino salió un poco como dijo la viña y no como posteriormente, dice el enólogo con su permiso. Hay trabajo de arreglos, acondicionamientos y reestructuraciones en esta viña prefiloxérica que muestran en ésta y añadas sucesivas la valía de la misma.

Por resumir un poco, diremos que 2004 es un vino con una mínima evolución, que se mantiene uniforme y varietal. 2005 es el fruto de una gran añada, agradable y satisfactorio en todas sus dimensiones –que son muchas- que gusta sin duda a todo el mundo por su volumen. Con 2006, la niña bonita de Alex, se trabajó algo más con las lías resultando un vino que durará muchos años y que ahora mismo se encuentra menos evolucionado que su anterior cosecha (curioso en éste el final amargo en boca, al más puro estilo de los grandes de la región).
Punto y aparte con la neonata 2007, irradia primarios de fruta tan exótica y tan al punto de maduración que parecía otro vino –alguien osó compararlo con…¡sauvignon blanc de Rueda!-, pero se le intuían grandes maneras en el futuro.


Como novedad en 2007, de la misma viña que sale este Alte Reben podemos disfrutar de una elaboración Spätlese Feinherb (semi-dulce) con unos 18gr/l de azúcar residual, donde el autor ha querido potenciar las virtudes de las cepas centenarias. Todos nos miramos a los ojos al probarlo, con sorpresa y alegría por saber que en breve dispondremos de él (incluso en botella mágnum en exclusiva para Vadebacus y allegados).


Reseteamos nuestros paladares con un Sekt 2005 Brut, donde personalmente me pareció notar una mejor expresión de la Riesling con burbujas en comparación con anteriores Brut Nature del mismo año.

Con el siguiente vino, ya entrando en dulces, otra vez se repitieron las miradas de satisfacción y alegría. Riesling & Kerner Auslese Barrique 2000 sirvió para hacernos entender lo que es una barrica alemana bien ensamblada con su variedad reina, finos hidrocarburos terciarios acompañaron siempre a una nariz de azúcar quemado y miel. La boca sugestiva al máximo con una fina y estremecedora acidez…. ¡Sin palabras, una sorpresa mayúscula!

Después, le tocó el turno a un vino amigo de uvas congeladas, Enkircher Steffensberg Eiswein 1999. Finos plásticos nuevos, acetonas y pegamentos volatilizaban una nariz repleta de flores blancas y mineral sulfuroso. Largo y provocador como pocos, con el plus que le otorgan los años de cautiverio en vidrio. Para deleitarse con su única compañía.


Y como último vino blanco, dulce y divino, Riesling Beerenauslese 2006, llamado a filas para devolver a la añada 2005 el trono que tiene vetado por encontrarse en su “época tonta”. Este 2006 se encuentra pletórico, con la fruta primaria muy evidente y una opulencia en boca que da miedo, toques de champiñones y fina acidez. El potencial de estas elaboraciones hacen necesario el disfrutarlas ya o bien olvidarse muchos años, pronto se cerrará y quedará hermético, blindado, a la semejanza del 2005 .



Cambio de tercio para degustar una pareja de tintos ligeros de capa y fina envergadura, Regnery Spätburgunder (pinot noir) 2006. El primero sin crianza en barrica, elaborado para evolucionar en botella durante largos años, más redondo y sedoso que la última vez que lo probamos. Hechura aparte para el siguiente y último tinto, casi un año en roble alemán y francés dan una evidencia de madera que todavía no está integrada pero que promete llevarse muy bien con la líquida materia prima.


13 comentarios:

J. Gómez Pallarès dijo...

Fantástica iniciativa, sobre todo la de la vertical de cepas viejas, un riesling que he disfrutado de veras. ¿Con qué añada os quedáis ahora mismo, descontando la última?
Un abrazo
Joan
PS. Los PN no son de Alex, ¿verdad?

Oscar Gallifa dijo...

Hola Joan,

Te respondo yo ya que parece que los demás VDB no lo acaban de tener claro, les gustan todas!! jeje

Bueno en serio ya, comentar antes del veredicto que cada añada es diferente, unas más fáciles, otras más ácidas, otras más elegantes... Personalmente y sin miedo a equivocarme me quedo con la acidez y elegancia de 2006,pero ojo, que la expresividad de la 2005 le va a la zaga muy de cerca.

Efectivamente los Pinot no son de Alex , pero los conoce muy bien y por ello los trae, para que los podamos disfrutar y sobretodo conocer. El apuesta por el creciente potencial de esa uva en su región, cada vez hay mejores ejemplos que valen la pena, sobretodo por su RCP.

Saludos!


OG

CarlosGonzalez dijo...

Como dice Joan hay algún miembro que no se atreve a contestarte directamente. Yo hasta ahora no he podido n acercarme al PC y te contesto presto.
La 2005 está ahora en un momento impresionante. La 2006, aparte del proceso de elaboración algo diferente, aporta un toque más de elegancia, ahí estoy con Oscar.
Son vinos que hay que seguir su evolución año a año, dificil el airearse, digo decantarse por alguno de ellos...
Salut

Oscar Gallifa dijo...

Carlos, aunque me esté dejando barba todavía disto mucho de ser tan alto como Joan para que me confundas con él!!

Yo, he sido yo quien dijo lo de contestar o no... jejeje


Más saludos a todos!


OG

José Miñarro dijo...

Hola Joan.
No hace mucho que he descubierto el maravilloso mundo de los reslings, con lo cual puedes imaginar que me enamoré de todos al instante.
Esperaba ansioso que Óscar interviniera, porque ya durante la cata, creo que estuvimos en los mismos gustos al pensar que el 2006 "se llevaba la palma" en lo que a acidez y elegancia se refiere. Todavía no encuentro las palabras adecuadas para expresar como siento los vinos, pero éste 2006 me puso literalmente la piel de gallina. Por eso me va bien decir que estoy de acuerdo con Óscar.

Un saludo.

CarlosGonzalez dijo...

Oscar, un error de excitación, entre tanto mensaje uno se pierde...
Ojalá el año que viene podamos celebrar otra vertical pero con un 2008...
Saludos a todos.

José Miñarro dijo...

Añadir que para ser mi primera vertical, me soprendió lo que para mí fueron grandes diferencias de una añada a otra. Espero poder disfrutar de muchas más y aprender con ellas en buena compañía.

Saludos de nuevo!

CarlosGonzalez dijo...

José, en parte de ahí surgií la ida de la encuesta de estos días en el blog: glabalización.
Me encanta encontrar diferencias entre el mismo vino en diferentes añadas, ahi radica la grandeza y el compromiso del elaborador.
Salut

Oscar Gallifa dijo...

Cierto José, recuerdo que ya me lo comentaste in situ, pelos de punta con ese 2006.
Curioso en todo caso que hace un año aproximadamente pudimos probar este 2006 y la verdad, nos pareció muy cerrado, hermético, falto de expresión... entre otras cosas porque lo tomamos despues de un 2005! Alex no se equivocó tampóco en esa ocasión, aseguró que le faltaba tiempo -el eterno factor en estos vinos- para demostrar lo que valía.
Ahora, teniendo el 2005 tres años y el 2006 dos años, ya se pueden batir en duelo en casi igualdad de condiciones, la única diferencia será el paladar de cada uno de nosotros.

Hasta la próxima que será en breve José!


OG

Vicente Sierra dijo...

Joan, es dificil entre tanto riesling bueno tener que elegir, pero para mi la 2005 me pareció la más expresiva con una mejor boca, quizá está en su mejor momento, a mi me emocionó, aunque hay que reconocer como dícen algunos de mis compañeros que la 2006 es más elegante.

Un abrazo para todos y todas.
Vicente.

Carlos Palahí dijo...

Hola a todos!
Quiesiera añadir, entre tanto "especialista", que todos los vinos los servimos DIRECTAMENTE de la botella a la copa de riesling, diseñada especialmente para la zona de la Mosela, sin utilizar decantador alguno por expreso deso de Alex Barzen.
Un saludo!

P.D. Vale más uno por lo que calla que por lo que habla. (Proverbio chino).

Olaf dijo...

Interesantes notas que tenía aqui pendientes de leer.
¿QUe copa es esa especial para los moselas? (curiosidad, porque me cargué dos copas hace poco y ando mirando que comprar).

Las etiquetas de los Barzen viejos eran muy chulas, ¿Porque las ha cambiado? (las nuevas la verdad es que no las considero muy acertadas).
Saludos
Olaf

VadeBacus dijo...

Hola Olaf, la copa a la que hacemos referencia es una copa encargada por los productores y que se diseñó especialmente para catar vinos de aquella zona. Es de Schott y se llama Mosel.
Saludos
Carlos