sábado, 24 de mayo de 2008

Risotto de alcachofa con Gewurztraminer de Pflaz.

Hoy voy a proponer un maridaje de comida/vino que creo es bastante acertado. Tenía mis dudas al respecto pues no son cocinillas fáciles de acompañar con vino y viceversa, vinos predestinados a difícil entendimiento con la materia sólida.
En una visita a mi colmado de confianza, me vine con una sugerente bolsita de risotto debajo del brazo. Se trata de unas preparaciones en crudo de una variedad muy amplia (con espárragos, salchicha y azafrán, peperoni, etc.) de posibles risottos, en esta ocasión se trata del de alcachofas.

No seré yo quien diga con que materia prima y de que forma se elabora un buen risotto (Joan, ¿para cuando una entrada al respecto?), pero como las ocasiones son las justas y se presentaba un fin de semana algo flojo culinariamente hablando, decidimos con mí santa y paciente esposa darnos un homenaje intentando combinarlo con un vino del agrado de los dos.





El preparado de arroz resulta de buena calidad, con buenas explicaciones y buen resultado final. El protagonista del plato, el arroz (decir que se precuece con un vasito del vino en cuestión…), perfecto de textura y con suficiente almidón para dejar satisfechas las oportunas ganas de criticar. Diferente suerte con la alcachofa, pues resulta un poco menos tierna y parece que se torna algo dura con respecto al tiempo de cocción del conjunto.

El vino elegido, como no, Barzen Gewürztraminer Spätlese Feinherb 2006 al punto de temperatura –no menos de 8-9º y subiendo-, nos da un perfecto ensamblaje con la comida.
Decantado unas 6-7 horas muestra un color bien dorado con una sugerente nariz de pétalos de rosa y toques yodados de mar. La boca de tendencia abocada en principio, ácida y amarga (especiada) al final.

La punta de óxido y amargor de la alcachofa se disfruta al 100% con ese especiado picoso del final del vino, ¡grandioso entendimiento entre ambos!

Dos personas y media dimos buena cuenta del plato y más del vino, ni de uno ni del otro quedó muestra alguna que pudiera testimoniar en contra. Para repetir y experimentar con otros sabores.

Salud amigos.

No hay comentarios: