domingo, 18 de mayo de 2008

Doix 2004, costers de vinyes velles

Hace unos meses Vadebacus dedicó una cata al Priorat, eligiendo cuatro de los mejores vinos que se puedan disfrutar en este momento. Entre ellos estaba un Doix 2005, que resultó el peor de los cuatro en cuanto a puntuación.
Guardaba una botella en mi armario refrigerado de Doix 2004. En primer lugar me tira la añada, 2004, magnífica a mi entender en el Priorat y en segundo lugar el Doix es siempre una garantía, a pesar del precio que tiene, sobre los 60-70 euros.
Escribo estas palabras con los restos de Doix que me quedan, tres días después de abierto y lo saboreo, si cabe, más que el primer día.
Cinco generaciones de tradición ligadas a la viticultura, viñas centenarias y la ilusión por transmitir el terroir representan el espíritu Doix. Elaboran dos vinos, el Mas Doix y el Salanques. El Doix aporta sobre el 50% de garnacha, 45% de cariñena y un 5% aproximadamente de merlot. Crianza de 12 meses en roble francés nuevo. La producción por cepa es extraordinariamente pequeña, tan solo unos 350gr. por cepa y la altitud media del suelo está entre los 300 y 400m.
Me da la sensación de que culquier información que pueda aportar se queda extremadamente corta en comparación con lo que otros amantes del vino conocen, y de primera mano. Amigo Joan, no hay nada como conocer y haber vendimiado esas tierras, ¿verdad?.
Así que me afanaré en comentar mi nota de cata sobre este fabuloso Doix 2004, maravilloso exponente del Priorat, esta vez sí, sin lugar a dudas.
A pesar de los 60 euros que pagué por él, he de decir que los volvería a pagar, sin duda. Está en un momento óptimo de consumo y no lo dejaría más de un año para su disfrute. Cada vez estoy más convencido que los años juegan en contra del Priorat, sobretodo si queremos preservar las grandes cualidades de la zona.

Mas Doix 2004: 15% de alcohol en la etiqueta, D.O.Q Priorat, garnacha y cariñena casi al 50% y un pellizco de merlot.

Nota de cata: Capa altísima con ribete violáceo, la lágrima tinta ligeramente la copa burdeos. Aprecio el alcohol al mirar la lágrima, aspecto de vino robusto.
En nariz destila Priorat: pizarra en grandes dosis, apuntes de sotobosque con la aireación, tinta china y grafito. Apuntar que a partir del segundo día se aprecian levemente torrefactos, no demasiado intensos ya que la pizarra, la licorella, predomina por encima aún.. Asoman también notas de hierbas aromáticas y atisbos de chocolate, siempre comedidos.
En boca es amplio, buen recorrido y fenomenal desenlace. Masticar piedra, retronasal a pizarra, a bosque mediterraneo. El final es larguísimo, un trago da para mucho e invita a más, a pesar de sus 15% reconocidos. El torrefacto se acentúa al tercer día en el posgusto.
Delicioso y grande este 2004, puede competir con cualquier otro. El espíritu de la bodega está presente. Enorme.

Puntuación 9,4 PCG

5 comentarios:

Oscar Gallifa dijo...

Amigo Carlos,

Estamos de acuerdo en la calidad de esta bodega.
Veo por tu puntuación que realmente te impactó y, particularmente, me llama la atención el echo de que este vino de nivel alcólico subido (bueno, ultimamente es normal en cualquier vino de cualquier lugar...)esté sumamente equilibrado. Dice mucho de él.

Recuerdo ademas de aquel 2005 que tomamos conjuntamente en VDB, la fina acidez que tenía, ¡ganó en ese aspecto a todo el resto de pesos pesados que le acompañaron!

Pedazo de añadas que llevamos en Priorat ultimamente! 2004 y 2005 rompen moldes. Parece que 2006 viene algo más calmada, no?



Saludos!



OG

CarlosGonzalez dijo...

Bueno Oscar, me sorprendió muy gratamente este 2004, diferente a aquel 2005 que catamos conjuntamente. Equilibrio sí, pero más personalidad, esencia prioratina, jugo mineral de trasfondo negro... una delicia.
En cuanto a las añadas, 2004 enorme, 2005 parece que también y 2006 está en pañales aún.
Salut!

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, querido Carlos, es un privilegio poder trabajar con mis amigos de mas Doix y echar una mano cuando me lo piden. Más quisiera que me lo piedieran...
En fin...me alegra ver que has disfrutado enormemente este 2004. El último día que lo probé, era el que cerraba la vertical de Mas Doix en celler de l'Aspic y en mis notas lo situé en un segundo escalón, tras 1999 y 2001. Este 2004 dará grandes alegrías, creo, dentro de dos / tres años, pero ahora ya está muy grande. Coincido contigo que lo que más suele gustar de mas Doix es el enorme y cariñoso paso por boca que tiene. Su posgusto es de aquellos que duran casi minutos!
Un abrazo y felicidades por el disfrute: se nota!

Joan

VadeBacus dijo...

Bueno bueno bueno...dos días, casi, después de publicar esta entrada y ya estaba preocupado al no leerte por aquí. Obligaciones supongo, vale, lo acepto.
Vamos a lo que toca, el Doix estaba de fábula, enorme tanto en boca como en nariz. Releyendo la nota de cata, de todo no me acuerdo, es cierto que le dí una gran importancia al paso y al recuerdo en boca. Me decidí a abrir este Doix, entre otras razones, por la añada. Recuerdo un comentario de oscar en que nos hablaba lo bueno que estaba un Doix 2001 cuando lo probó nada más salir al mercado y el infortunio cuando lo recató el año pasado. No quería que me pasara lo que a él. Aún a sabiendas de que es un vino que en uno o dos años pudiera estar mejor me la jugué: quería conocer lo que él sintió con ese 2001 en una de las grandes añadas del priorat, esta 2004.
Todo es subjetivo, claro está, y no me defraudó. Es más, lo volvería a hacer porque disfruté como un niño con zapatos nuevos y tuve el Priorat a mi alrededor durante el tiempo que lo disfruté. Si el 2005 no me convenció, este 2004 me enamoró.
Un abrazo Joan
Carlos

J. Gómez Pallarès dijo...

Creo que el 2005 necesita algo de tiempo, Carlos, todo se andará!
Y sí, amigo mío, ando ya cerca del nivel de saturación y no puedo leer todo lo quiero al ritmo que quiero.
Un abrazo
Joan