lunes, 26 de mayo de 2008

Alsacia y sus variedades

Como si fuésemos caballeros de la Orden de Santiago en busca del Santo Grial, los Vadebacus necesitamos, queremos y estamos dispuestos a dar con las mejores expresiones de una de nuestras uvas preferidas, la divina Riesling.
En esta ocasión nos reunimos copa en mano para intentar averiguar hasta dónde pueden llegar los vinos elaborados con la variedad en terreno galo. Como tal, la Riesling sólo se puede utilizar en la zona de Alsacia, ninguna otra denominación permite su uso.
Curiosa la necesidad de esta casta de verse siempre reflejada en las aguas de los grandes ríos para dar todo su potencial, ya sea en Alemania o en Francia.
Y aprovechando la ocasión, como no, probaremos también un buen ramillete de variedades blancas igual o posiblemente mejor adaptadas a la zona en cuestión.

Alsacia como zona vinícola se extiende por más de 120km de largo, prácticamente siempre al amparo de esa arteria de agua europea llamada Rhin.
Varias características hacen de la zona un lugar digno de grandiosos vinos: su climatología, que pese ser muy norteña es tremendamente seca (principalmente debido a la barrera natural que generan los Vosgos), pero sobretodo por la cantidad de variedades que se cultivan en ella.
Como en toda Francia, sus tierras están divididas concienzudamente y sólo unas pocas elegidas son dignas de poder elaborar Grand Cru.
Cuatro son las variedades que únicamente permiten hacer un Grand Cru: riesling, gerwurzträminer, pinot gris y muscat (moscatel de grano menudo). Se elaboran y embotellan como monovarietales, salvo en algunos casos de baja calidad donde se mezcla prácticamente de todo.

Otra característica de los susodichos vinos elaborados en Alsacia es su confección, igual que en Alemania buscan un equilibrio entre azúcar residual y acidez, aquí fermentan todo su azúcar (que es mucho debido a las condiciones climáticas) y crean vinos completamente secos, que según los entendidos son magníficos compañeros del plato y la gastronomía de la zona.
Capítulo aparte para unas elaboraciones dulces de mucha calidad que últimamente han tomado protagonismo, se trata de las “Vendanges tardives” y las “Sélections de grains nobles” (equivalentes por nivel de botrytis y dulzor a los Auslese y Beerenauslese germanos).

Entre las bodegas de calidad que existen en la zona, hemos podido hacernos con los vinos de Josmeyer. Elaborador ecológico y biodinámico, posee 27 hectáreas de terreno vínico de las cuales 5 son Grand Cru en los pagos de Hengts y Brand.
Hengts se sitúa a 360m. de altitud, dotado de un suelo margo-calcáreo con acusados cambios térmicos en verano. Da vinos muy temperamentales cuando son jóvenes, pero que ganan complejidad y aromas con la edad.
Brand es granítico por defecto, particularmente dotado de mica y gneis lo que proporciona a los vinos un fuerte componente mineral y una acidez fuera de toda crítica.

Notas de cata:


Josmeyer Pinot Auxerrois 2005 “H” Vieilles Vignes. Grand Cru

Presenta un claro amarillo pajizo, de aspecto brillante.
En fase olfativa se muestra cítrico, la piel de mandarina seca y rastros de pomelo son su fuerte. Con algo de tiempo en copa aparecen toques de fósforo, gas de mechero y unas tímidas flores blancas.
Boca realmente seca, de justa estructura con un recorrido medio marcado por un final algo amargo muy personal.
El retro devuelve aromas de agua de rosas y toques herbáceos algo especiados. Buena longitud pero necesitado de más expresividad.

PVDB: 8.14


Josmeyer Riesling 2004 Hengst. Grand Cru

Bonito color amarillo verdoso, con lágrima ágil y abundante.
Nariz de fruta madura, mineral calcáreo y finos toques de hollejo varietal. Con trabajo en copa aparece cierto toque de plástico nuevo…
La boca tiene una entrada correcta y seca, con notable presencia del alcohol y una fina acidez que se hace más notable con tiempo en copa. Buen recorrido, siempre con ese personal toque amargo que deja al final.
Retro bastante mineral, de marcada fruta amarilla sin madurar acompañada de hierbas aromáticas.

PVDB: 8.71


Josmeyer Gewürztraminer 1995 Hengst. Grand Cru

Intenso color dorado, de aspecto algo denso con lágrima ancha y lenta.
Increíblemente varietal este Gerwurz crecido con sus inconfundibles pétalos de rosas. Buena gama aromática de terciarios con plásticos nuevos y gas, acompañados en igualdad de condiciones e intensidad por los aromas florales, cítricos (mandarina y pomelo), lichis maduros y pulpa de uva.
La boca ha perdido cualquier resto de azúcar, realmente seco. Increíble recorrido con un ligero punto untuoso que lo dota de cierta opulencia fresca y merma un poco su alcohol integrándolo en el conjunto.
Retro sumamente varietal, piel cítrica y mineral llevados de la mano por la colonia de rosas.
Con 13 años encima ¡parece que empieza a vivir!

PVDB: 8.93


Josmeyer Gewürztraminer 2001 Hengst Vendange Tardive. Grand Cru

Amarillo dorado de lento movimiento a la vista en copa.
La botrytis hace acto de presencia acompañada de los aromas varietales. Miel, rosas, champiñones frescos y sotobosque son muy notables, más escondidos los aromas a piel de cítrico, hierbas aromáticas (lavanda y espliego) y una lima que se resiste a la nitidez.
Boca grasa, con un meloso muy correcto que supone un acierto a estas alturas de la cata, parece que lo echamos de menos… fina acidez que limpia un tanto la boca para dejar paso al mineral final.
Tremendo final por retro de terroir, su mineral se refleja nítidamente en nariz. Aparte, mandarina escarchada, menta y hierba "maría luisa" aparecen en escena, para acabar con un final de Cinzano.

PVDB: 9.03


Difícil cata que nos muestra unos vinos muy serios, con hechura claramente francesa, donde predomina el valor del suelo donde está cultivada cada variedad sobre los registros particulares de estas.
Unicamente la Gerwürztraminer, con su especial (y especiada) personalidad, parece que saca fuerzas de su interior para vencer la arrollante tendencia telúrica y a la hechura vitivinícola del lugar.
Acostumbrados a acideces subidas de tono, restos –aunque mínimos muchas veces- de azúcar residual y niveles de alcohol mucho más ligeros, estos vinos se nos antojan muy diferentes y ubicados en otra gama que sus vecinos germanos.

Tema aparte su RCP. Como todo vino galo parece que se benefician de su “savoir affaire” para marcar una cota de mínimo precio que comparándola con otras zonas resulta algo pesada. Como siempre, los gustos y paladares son los que mandan a la hora de elegir donde y como gastarse el dinero.

4 comentarios:

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, chicos, quemñais etapas a una rapidez...
Josmeyer fue una de las bodegas que más gustó en la última presentación conjunta de grandes bodegas de amigos de Carlos Esteva, en Can Ràfols dels Caus.
Sus vendimias tardías y sus rieslings GC me gustaron mucho. Su gewürztraminer VT 2001, sobre todo, del pago Hengts, me parece un gran vino, del que espero poder hablar algún día también.
Un abrazo
Joan

VadeBacus dijo...

Joan,

Somos todavía bastante inexpertos en esta zona de vino, como bien sabes "nos dedicamos" mayoritaramente a otras.

Tienes mucha razón diciendo que es una gran bodega, se nota en todos sus vinos. En esta pequeña cata, la calidad desde el principio al final es equivalente, con buenas dosis de autenticidad y sobretodo caracter.

En VDB seguiremos investigando y probando hasta tener un buen conocimiento y bagaje en el tema.


Saludos y hasta pronto.


OG

Olaf dijo...

Los gewürtz de Josmeyer me gustan mucho. Es una uva que no me suele entusiasmar, pero cuando probé las de este elaborador... si que me enamoraron bastante. Mucho suelo en todos sus vinos.
Interesante cata os habeis marcado, enhorabuena.
Saludos

Olaf

Oscar Gallifa dijo...

Al igual que tu, Olaf, soy bastante selectivo con la Gewurz. Aborrezco las elaboraciones tropicales que por desgracia, se suelen dar por nuestros lares... Suficientemente complicada y especial resulta ya por si misma! Cualquier ejemplo monovarietal que provenga del centro de Europa es, a mi entender, mucho más "verdadero" varietalmente.

Comentarte también que el que más me llamó la atención fue el Gewurz ´95 del pago de Hengts. Muy terciario, sumamente mineral y totalmente vivo, con fuerza para muchos lustros todavía.


Saludos y hasta pronto!


OG