sábado, 19 de abril de 2008

Torelló 225 Brut Nature Gran Reserva 2004

Más espumosos, el calor asoma y cualquier excusa es buena para saciar la sed, relajarse después de una dura jornada.

Donde vivo, Cerdanyola, han abierto una tienda de las llamadas delicatessen. Lleva unos meses intentando abrirse un hueco en el mercado, pobre en mi ciudad en lo que se refiere a vinos y licores. Se llama La Floridita y está en una de las zonas con más sentido comercial de la ciudad, concretamente en la c/ Sant Francesc tocando Santa Anna.

Allí son muy amables, requisito que junto con las buenas recomendaciones y los precios ajustados, es imprescindible para crearse una fiel clientela. No siempre se acierta, las recomendaciones son personales y, de la misma forma que no me gustó un Veuve Ambal, espumoso de la Borgoña por 10 euros, sí que me encantó y enamoró el reciente Torelló 225 Brut Nature Gran Reserva 2004.

Torelló es de las históricas del cava. También produce vinos no espumosos pero lo que la distingue es el mundo de los espumosos. La historia reciente de la familia se relaciona con Marc Mir, bisabuelo de los actuales propietarios, que fue quien replantó las cepas después del ataque que sufrió el Penedés en el s. XIX con la filoxera. Ya a mediados del s. XX, Francisco Torelló encauza la actividad empresarial agraria tradicional hacia el sector vitivinícola, y de ahí al estrellato. Actualmente es Ernestina Torelló, junto con sus hijos Toni y Paco quien están a cargo de las Cavas.

Agradezco a Roser las facilidades para elaborar el comentario sobre este magnífico cava que he tenido la fortuna de disfrutar.

Torelló 225 Brut Nature Gran Reserva 2004: Macabeo, xarel·lo y parellada de viñas propias de Can Martí plantadas desde hace 40 años. Recolección manual. Prensado suave para la obtención del mosto, crianza en barrica de roble “allier”, “limousine” y americano. Segunda fermentación en botella. Mínimo de 30 meses de crianza en rima. 225 proviene de la capacidad de la barrica que utilizan para elaborar el cava.

Nota de cata:
Color dorado, burbuja fina y no demasiado explosiva.
Aromas procedentes de la barrica, vainilla principalmente, pero también recuerdos a fruta blanca muy madura, similares a los que encontramos en los viejos tondonias blancos, posiblemente tostados de la barrica. Si tuviéramos que elegir una palabra para describir su nariz sería que embauca.

En boca tiene un paso agradable, poniéndose de manifiesto por vía retronasal esos recuerdos tostados de la barrica, con una perfecta integración del carbónico y una sensación de frescura y redondez que eleva el resultado y que invita a más.


Puntuación: 8,9 PCG

No hay comentarios: