martes, 29 de abril de 2008

Clos Martinet 2001

Desde la tierra de la pizarra me llega la oportunidad de catar este gran vino, nunca antes probado con unos añitos encima, 7 para ser exactos.

Todo empezó cuando un compañero del grupo, amigo y cuñado del que escribe, me pidió que le hiciese una pequeña revisión de su armario de vinos. Conforme iba recorriendo las filas y filas de vino que posee, mis pelos se erguían cada vez que una joyita pasaba por mis retinas, son muchas las que guarda a capa y espada para años venideros…. Entre tanto caldo magnífico aparecieron dos botellas de Clos Martinet 2001 y como soy algo escéptico con la guarda de estos vinos, le aconsejé que no les diera mucha vida más, vamos, que pronto hiciese trabajar a su amigo el sacacorchos para disfrutarlos como se merecían.
Una botella la tomó con su santa esposa (hermana del menda) al poco tiempo, la otra, después de dos meses ha sido ofrecida a mi pobre paladar junto con la ya clásica tortilla de patatas al estilo Gallifa que tan por la mano tiene la primogénita de mi padre.
Sin querer ser demasiado explícito con lo relativo al vino, comentar tan sólo que el creador de éste, Josep Lluís Perez Ovejero, fue uno de los visionarios del Priorat moderno. Su apuesta por el terruño está acompañada por la integración de variedades foráneas que acompañen a las autóctonas de la zona, como la garnacha.
El afán investigador de este profesor de la escuela de enología de Falset, hace que su bodega englobe vinificaciones especiales, como diversos monovarietales de merlot o syrah.


Nota de cata:

D.O.ca.: Priorat
Bodega: Mas Martinet Viticultors
Variedades: 35% garnacha, 35% merlot, 20% cabernet sauvignon y 10% syrah
Crianza: 18 meses en barrica de roble francés
Alc. %: 14,5º


Color picota madura de capa media, de aspecto algo amarronado con un ribete muy pequeño más rojizo.
Decantado justo antes de servir se nota una nariz muy franca y explícita. Fruta roja y negra madura, toques de hierbas de monte seco abundan en nariz, junto con registros de frutos secos, dátiles, algo de uva pasa y bastante balsámico que decrece conforme el oxígeno hace su función. Con tiempo, aparecen notas de tabaco rubio y madera de cedro con tenues pinceladas de mineral autóctono.
Boca sin una sola arista punzante, redondo y sedoso con un tacto magnífico. Los taninos todavía bastante presentes son pura seda, domados por la estancia en botella, no hacen más que añadirse a tan homogenea boca y dan un plus en el recorrido..
Resulta largo en boca, con retro de varias especias (pimienta, vainilla, canela), bombón de licor y marcadas notas terrosas. Un regusto amargoso se añade a un final muy elegante, sobrado de personalidad.

Puntuación: 8.85 POG


Como opinión totalmente personal -basada por desgracia en experiencias poco afortunadas-, no me planteo la guarda de los vinos de la zona, prefiero beberlos cuando su juventud es arrogante, su potencia más explícita y, a mi parecer, cuando son más minerales y con la profundidad del terroir como bandera.
Normalmente intento consumir estos vinos dentro de los 4-5 años despues de la cosecha, aunque de justos es reconocer que este Clos martinet 2001 está perfectamente evolucionado y no hay signos de cansancio, pero tampoco ganará con más botella...

2 comentarios:

xavito dijo...

Hola Oscar!!!
Que ojito tienes para olfatear las bodegas. Que sepas que cuando tengas tiempo tienes que pasar por la bodega de Vicente que no se que decia que le pasaba.ji ji ji!!!
Me parece un vino de lo mas correcto del priorato, por la relacion, calidad precio, que creo que esta muy a corde con los grandes de la zona.
Me gustaria comentarte, si le notaste los 18 meses de embarazo en la barrica y no dices nada de la pizarra o es que no tiene o no se nota?
Un saludo.

Oscar Gallifa dijo...

Si, estoy a punto de sacarme el título de "limpiabodegas"!! :))

Buena razón llevas cuando dices lo del precio, aunque ultimamente parece que este vino no se queda atras en eso de engrosar su precio por pura competencia, si todos lo hacen, por qué no él...?
Recuerdo perfectamente que esas botellas se compraron a 35€ cada una, buen precio para tratarse de uno "de los grandes" de la zona.

La pizarra, la barrica y la fruta que tenía están completamente integradas una con otra, nada resalta, todo equilibrado y en estado de reposo, sin perder ni ganar nada más.

Muchos saludos!


OG