miércoles, 5 de marzo de 2008

Enate Rosado 2007

No soy amante de rosados, si no lo sabéis lo digo ahora. No me aportan intensidad, variedad de matices. Me parecen insulsos, faltos de garra y, por lo general, todos iguales: frambuesas, fresa y una buena dosis de chucherias.
Me hablaron bien del de Enate y lo ví en las estanterias de un supermercado, codo a codo añada 2006 y 2007 y cogí la reciente. Hace cosa de un mes estuvimos los Vadebacus en el Somontano, y estuvimos, como no, en Enate. La tienda: poco cuidada, con falta de género, vinos agotados y subidisimos de precio, algunos más caros que en tiendas de Barcelona y alrededores. No me llevé nada, como resultado del cabreo, y algún Vadebacus sí que picó, ¡ja!.
Total que en mi desesperación anti-rosados, me abro este Enate 2007, para acompañar un plato de pez palo salado y tratado cual bacalao, con un sofrito y acompañando una coliflor en la cazuela. La verdad es que me sorprendió, positivamente, el bajo contenido en chucherias y le dí una oportunidad. He aquí el resultado en forma de nota de cata:

Enate Rosado 2007:

Nota de cata: D.O Somontano, Cabernet Suavignon, 13% volumen.

Color rojo cereza, algo subido, cercano al color de la ciruela. En nariz, las acostumbradas notas de fruta roja, acompañadas por aromas de hierbas mediterraneas, algo de anis y leve chuchería.
En boca algo de carbónico en la punta de la lengua, buenísima acidez y de paso más que aceptable. Refrescante, te deja la sensación de no haber tirado el dinero.

Puntuación: 8'1 PCG

5 comentarios:

Oscar Gallifa dijo...

Como bien sabes, difiero de tu gusto/amor hacia los rosados.

Soy amante de los vinos en general, las elaboraciones de rosado es como la de los tintos, blancos, espumosos...de todo tiene que haber en la viña del señor!

Me encanta abrir un buen rosado (este Enate lo es y mucho!) disfrutar de su encarnada juventud y sus frescos aromas golosones.

En verano -con la canícula en la nuca todo el día- solo pienso en blanco y rosado, las otras gamas cromátias no se me pasan apenas por la cabeza.

Por mencionar algunos buenos ejemplos o marcas añadiría el de Gran Caus, los cabernets d´Anjou, o esas elaboraciones provenzales tan apetitosas...

Un pajarito me dice que dentro de poco veremos una entrada de un rosado magnífico, con la mejor RCP casi que podemos imaginar, doy fe de ello!


Saludos!


OG(VDB)

CarlosGonzalez dijo...

Bueno, me dejaba los espumosos rosados, esos sí que los acepto :).
Los rosados, ni en verano, chato.
Si quiero fresas me las compro frescas, y si quiero chucherías, con el aroma de las pocas que come mi hijo ya es suficiente. En verano, blancos, mucha espuma y algún tinto que se deje caer...
Ale, chao

J. Gómez Pallarès dijo...

Carlos, yo tampoco estoy de acuerdo contigo. Me gustan los rosados, me gusta el tipo de cosas que ofrecen y lo único que pido, si es que puedo pedir algo!, es que la gente los pruebe y seleccione.
Dejemos las chuches de lado, pero no me digas que no te gusta el aroma de fresas silvestres en un vino, porque hay montones de ellos, rosados y no, muy bien hecho que huelen, entre otras cosas, a eso.
Pongamos un petit verdot de Pago del Vicario, pongamos el rosado ensamblaje de Bàrbara Forés, pongamos este mismo que reseñas ahora, pongamos por supuesto los espumosos de pinot noir, meunier, de trepat, etc., pongamos los rosados que se hacen en Castilla y León con variedades autóctonas o foráneas. Hay un montón de rosados interesantes ahí fuera. Eso sí, no los comparemos con otros tipos de vinos porque son lo que son y dan lo que les toca dar. Por lo demás, comparto contigo que aquellos que no salen de la chuche y del yogurt de fresa, pues no hay que recomendarlos.
Saludos
Joan

CarlosGonzalez dijo...

Joan, dejando de lado los espumosos, que ya he dejado claro que son de mi agrado, lo que me aportan los rosados que he probado no es comparable a lo que me puede ofrecer un buen blanco o tinto. Ahora bien, si queremos experimentar con una categoría B o C de vinos y entre ellos comparar, me parece bien.
Claro que vinos no rosados ofrecen fresas o frutillos rojos, por supuesto, pero tambien aportan otras cosas y no solo eso. Me ofrecieron hace unos meses probar un rosado muy bien valorado, peninsular, y para mi gusto, peor que este Enate, que ya digo que se deja querer y me agradó en cierta manera. Pero no soy de rosados(no espumosos).
Salut!

Olaf dijo...

Reconozcamos que hay un monton de rosados mediocres en España. Ahí le doy la razon a Carlos. Porque cuesta encontrar cosas bien interesantes.
Ahora, este de Enate, me gusta mucho, tambien lo tengo por ahi anotado para mi blog en alguna entrada futura (se me acumulan los vinos en la libreta). Sobretodo me gustó esas notas herbáceas frescas en nariz y la boca con tan buena acidez. Pienso abrir mas botellas de este vino este verano, sin duda.
Saludos

Olaf