viernes, 22 de febrero de 2008

Bàrbara Forés tras 8 años...

¡El título lo dice todo! Grata sorpresa me he llevado tras abrir una botella de Coma d´en Pou 2000 que descansaba plácida en lo más recóndito de mi bodega.

Un vino anteriormente comentado -no de la misma cosecha- en este blog, que resultó magnífico en la añada en cuestión y que por mi manera de afrontar los vinos, decidí guardarlo una buena temporada para que acabara de asentarse y sobretodo armonizarse.
Esa cosecha en cuestión se ensambló con un 35% de Cabernet Sauvignon, 22% Garnacha, 28% Syrah y el 15% restante de Merlot. Su maceración fue prolongada y se le realizó una crianza de 16 meses en botas de roble francés Allier, de las cuales el 70% eran nuevas y el resto de segundo uso.

Ahora, tras casi 8 años de espera, este vino enseña sus cartas de evolución contrastada, con especial presencia de esas variedades con afán de inmortalidad que permiten el consumo tardío.

Nota de cata:

Color cereza picota de capa alta y ribete rojizo, con lágrima muy colorada y abundante (14,5º de alcohol es lo que tiene...).
Claros aromas de fruta negra y roja algo confitada en perfecta simbiosis, con algo más de presencia de la primera. Peladillas, hierbas mediterráneas marcadas, laurel fresco y un fondo mineral (grafito, mina de lapiz) muy agradable. Con algo de tiempo y movimiento de copa aparecen rastros de humo y pimiento rojo.
Boca de entrada opulenta, con destacable intensidad y estructura latente, no parece un vino con esa edad. Buena acidez que viaja en compañia de un ligera amargura que no hace más que dotarlo de personalidad, junto a unos taninos finales redondos y sedosos.
Retro bastante especiado, presencia de pimiento verde y cacao puro. Deja un largo recuerdo de regaliz "Juanola"

Puntuación: 8,7 POG


Parece que es una buena fecha para consumir este vino, probablemente guardarlo un año más no le afecte demasiado, pero tampoco ganará nada.

No hay comentarios: