sábado, 16 de febrero de 2008

Bodega Sierra Norte

La Bodega Sierra Norte está situada en Camporrobles, a unos 900m. sobre el nivel del mar y dentro de la D.O Utiel-Requena, en el levante peninsular. Tuvieron la amabilidad de hacerme llegar una selección de sus vinos, quisiera agradecer la atención a Benjamín Friz, y de ellos quisiera comentar los más destacados: el Cerro Bercial Blanco Selección 2006 y el Cerro Bercial Crianza 2004.

El Cerro Bercial Blanco Selección 2006 es un vino con un 48% de Macabeo, un 42% de Chardonnay, un 7% de Cabernet Sauvignon y un 3% de Garnacha blanca, cada una elaborada por separado y tras una maceración pelicular en frío, fue fermentado y más tarde criado en barricas de roble durante dos meses, con un ligero removido de sus lías.

Es un vino que sorprende por su equilibrio y resulta una opción muy interesante para acompañar cualquier plato con pescados o incluso pasta con toques de mar.

Nota de cata:

Amarillo pajizo, limpio. Aromas cítricos intuyendo el paso por barrica, ligerísimos tostados, una pizca de especiado y reminiscencias florales. En boca se sostiene impecablemente, con un paso más que atractivo. La acidez resulta refrescante, permitiendo su disfrute y resultando perfecto con maridaje. Un final evocador, con longitud suficiente y muy destacable. Recuerdos a una vainilla muy ligera por retronasal. Muy rico.

Puntuación: 8,5 PCG

El otro vino que motiva esta entrada es el Cerro Bercial Crianza 2004. Variedades: Tempranillo al 57% y Bobal un 43%, que fueron vinificadas por separado con maceración de 8 y 10 días respectivamente. Maloláctica en barrica de roble francés y americano, con posteriores trasiegos a barrica de segundo año francesa para la bobal, y a barrica de segundo y tercer año para la tempranillo, envejeciendo durante 8 meses. Posterior permanencia en botella de 14 meses, sin filtrado.

Nota de cata:

Precioso color cereza, capa media, brillante y sin ribete. Catado en dos veces, con 24 horas de diferencia. Inicialmente frutal, fruta roja y muy poco presente la barrica, cosa destacable ya que se agradece la frescura de la fruta más allá del exceso de tostados. Pinceladas balsámicas y sensaciones terrosas que se acentúan al final de boca, resultando un vino personal, lejos de sobremaduraciones. Al día siguiente aparecen toques suaves de cuero nuevo y marroquinería, muy tenues y que le dan profundidad al vino. En boca taninos presentes pero no agresivos, muy buen recorrido. Buen recuerdo en boca, ágil y que invita al trago. Remarcable el que con el aumento de temperatura el vino mejora.

Puntuación: 8,4 PCG

4 comentarios:

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Carlos, yo tuve mala suerte con la botella del desafio y Benjamín muy amable me hizo llegar otra. Y que bien que lo hiciera, ya que me habia quedado una muy mala sensación frente al estupendo blanco que realmente es. La conclusión que saqué de este vino que resulta una más que interesante opción frente a los blancos más tradicionales y tipicos de este país.
Saludos
Carlos

Oscar Gallifa dijo...

Estoy contigo Carlos, ese Chardonnay fue el mejor blanco de ese Desafio en particular.
Muy expresivo, poco tropical y magníficamente equilibrado!



OG (VDB)

Olaf dijo...

Yo tengo la entrada casi lista, solo me falta beberme el crianza, de momento todos los vinos me han gustado y ese blanco en concreto me ha sorprendido muy positivamente. A ver si me paso por la bodega un día que me quede en Requena.
Saludos

Olaf

CarlosGonzalez dijo...

Pués en efecto, un sí a los tres. Este blanco me ha sorprendido por su finura y ese equilibrio y conjunción. Nariz que no resulta demasiado compleja pero que en boca impresiona.
No sé su precio pero si es por debajo de los 10 euros es una buena compra.
Saludos