lunes, 14 de enero de 2008

Celler Bàrbara Forés

El azar me llevó hace un par de semanas, persiguiendo a mi hijo pequeño en uno de esos sprints urbanos por las aceras, ante una nueva tienda "delicatessen" en mi ciudad. Buen reclamo resultó para el que os escribe y en menos de lo que canta un gallo ya estaba dentro leyendo etiquetas.
Me detuve ante una cuyo nombre me resultaba conocida por haberla leído en un blog amigo: Bàrbara Forés. Tenían dos de sus vinos tintos, el Coma d'en Pou 2002 y el Negre 2004. Me decidí por el de gama alta: Coma d'en Pou.
El Celler Bàrbara Forés, que toma el nombre de un antepasado de los actuales propietarios, está situado en la Terra Alta, concretamente en Gandesa, y posee 19 hectáreas en diferentes partes del término municipal. En la Coma d'en Pou donde se cultivan garnacha negra, cabernet sauvignon, syrah y merlot. La vendimia se lleva a cabo manualmente y con el máximo cuidado para que la uva llegue sana a su destino.
El matrimonio Carme Ferrer y Manuel Sanmartín conjugan el respeto por sus raíces con la modernidad en el proceso de elaboración de sus vinos, un bonito binomio.

Coma d'en Pou 2002:
Una añada diferente en cuanto a la climatología en la Terra Alta, invierno muy frio y abundantes lluvias marcaron los primeros meses y durante el verano temperaturas suaves. La vendimia resultó complicada debido a las abundantes lluvias y una elevada humedad, cosa que obligó a realizar una selección de la uva aún más cuidadosa si cabe. La finca de la Coma d'en Pou está situada en el sector oriental de Gandesa y posee unas 10 hectáreas entre viñedo y otros cultivos. Decir que una Coma es una depresión o un valle poco hondo en terrenos de montaña. El suelo es de tipo calcáreo con grava.
Las variedades que dieron pié a este vino fueron garnacha negra 42%, syrah 23%, cabernet 21% y merlot 14% que fueron vendimiadas durante la segunda quincena de septiembre. Realizó la fermentación entre 17 y 22 días en acero inoxidable y permaneció en roble francés durante 16 meses y medio, en los que la mayoría de las variedades realizaron la maloláctica. El vino fue embotellado en mayo de 2004 con un grado alcohólico de 14,35%.

Nota de cata:
Color cereza de capa medioalta, ribete casi idéntico. En nariz mucha fruta negra, pimienta negra(especiado), monte bajo. En boca toques de caramelo y mineral, con un excelente paso y un final ligeramente astringente pero combinado con un final muy dulce que perdura. Amplio y muy rico. Ahora está ya para tomar pero un añito más en botella lo afinará.
Puntuación: 9 PCG.

Lo acompañamos con una fideuá con carne como veis en la foto. Deliciosa la combinación. Decir que me entusiasmó de tal forma que al día siguiente me planté de nuevo en la tienda para comprar el Negre 2004.

Negre 2004:
Aunque la vendimia acabó siendo muy positiva, decir que hubo dificultades la primera quincena de septiembre ya que la uva no maduraba y presentaba escaso grado alcohólico. Afortunadamente el tiempo cambió a mejor y permitió que la uva madurase en óptimas condiciones, realizándose la vendimia entre mediados de septiembre y mediados de octubre aproximadamente. El Bàrbara Forés Negre 2004 contiene un 30% de garnacha negra, 35% de syrah, 30% de carinyena y se completa con un coupage de un 5% de otras variedades. Trece meses en barrica de roble francés. Grado alcohólico: 14%.
Nota de cata:
Color muy vivo, un picota muy alto y sin ribete. Aromas a fruta negra y toques pimentonados, un vino mediterráneo que en boca aún aparece joven, de buen paso, potente y con ese toque tan personal de la cariñena. Final correcto, muy envolvente. Apetecible por su excelente RCP.
Puntuación: 8,4 PCG

En resumen, dos vinos muy completos, exponentes de lo que puede dar la tierra en la que ven la luz, un excelente trabajo.

4 comentarios:

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Hola Carlos,

Como bien sabes, también he catado el Coma d'En Pou recientemente, así como el "Negre" (x2), el rosado y el blanco joven 2006. De los que nos llevamos tras la visita al Celler, todavía nos queda por abrir el Quintà.

Comparto plenamente tus opiniones en cuanto al Coma d’En Pou y el "Negre", y me gustaría añadir que sus garnachas blancas son excelentes, unos vinos muy personales y bien logrados, que nada tienen que enviar a algunas garnachas prioratinas de renombre, como por ejemplo la del Trío.

Desde que fuimos a Gandesa, tengo a medio redactar un post sobre lo que dio de sí la visita a Bàrbara Forés, pero las vacaciones, la salud y sobre todo, el trabajo (últimamente sólo me deja tiempo para dormir, comer y beber algo de vez en cuando), han hecho que desatendiera el blog más tiempo del que quisiera. A ver si me pongo de nuevo.

Salut!
Pilar.

CarlosGonzalez dijo...

Hola Pilar:
Ya te comenté en verema que había visto tu comentario del Coma d'en Pou y que curiosamente estaba trabajando en una entrada de éste y del Negre 2004.
Decir que considero que el Coma tiene una buenísima RCP, a mi mujer le encantó esa dulzor final que tiene en la boca y el vino en general. Es curioso que tenga casi 14 y medio de alcohol. Mi mujer, que el vino no le apasiona, tiene muy sensibles las papilas en cuestión de alcohol, y en este caso no hizo ningún comentario al respecto. Me parece un vinazo, muy personal y del que habrá que seguir la evolución.
Del Negre, decir que es potente, pero siguiendo la linea del Coma, y eso me agrada, lejos de globalizaciones e historias que no acaban de convencerme.
Celebro leerte por aquí, y a recuperarte del todo.
Un saludo
Carlos

J. Gómez Pallarès dijo...

Bàrbara Forés es una de aquellas bodegas que yo considero "amigas" en mi cuaderno: gente con la que puedes tener una relación franca y abierta, amigable y satisfactoria, que vive a tope su trabajo en la viña y con el vino y que, además, hacen buenos productos a precios razonables.
A los vinos que reseñas, muy bien, hay que añadir (entre mis preferidos absolutos) su rosado (que tomé en pruebas hace poco y que quiero ya tener con un poco de reposo en botella) y su Templari, un vino que me sedujo mucho la única vez que lo he probado.
Buena aproximación! Y mejor gente!
Un abrazo
Joan

Oscar Gallifa dijo...

Es cierto, yo recuerdo ese Coma d´en pou en su añada 2000 y fue todo un acierto. Creo que guardo alguna botella por la bodega, sería una bonita cata de rememorar...
Me parece recordar que con esa añada, la ´00, empezó una época de esplendor para ese vino, en parte por la alta puntuación que le dio la guia Peñin, y logicamente, por su calidad mas que contrastada.

Ahora tocará, como bien dice Joan, probar ese nuevo vino, "El Templari", que lo vi en Lavinia y no me explico porqué no lo compré... ahora mismo vuelvo al escrito de Joan a repasarlo, que me suena algo de una variedad autóctona... me equivoco?

En fin, buenos vinos estos dos que nos presentas amigo Carlos!


Oscar G. (Vadebacus)