sábado, 1 de diciembre de 2007

Noche de encuentros y descubrimientos

Entramos en diciembre, mes de alegrías para unos y recuerdos para otros. Días de mucho frío y de muchísimo calor, humano, del que deja huella. De este último quisiéramos hablaros, del calor y de la calidad humana que pudimos percibir por parte de dos amigos que nos acompañaron en nuestra humilde sala de catas. Santiago y Pepe nos deleitaron con sus conocimientos, con anécdotas divertidas y otras muy curiosas. De todo hay en la viña del señor, dicen.
Oscar hizo de anfitrión, perfecto como siempre, y los demás nos dedicamos a abrir vinos y a compartirlos con él. Cada uno aportó su granito de arena y, como suele pasar en estos casos, siempre hay más botellas que contertulios, que catadores. Lo mejor para romper el hielo es comenzar con un vino, un champagne de los de alto copete, del compañero Cardona, el Pierre Peters Cuvee Speciale 1999.
Nota de cata:

Añada 1999
12% de alcohol.
Chardonnay 100%


Amarillo dorado de poca intensidad, con muy fina burbuja que forma una ancha corona de grueso calibre, difícil de borrar. Suaves aromas de levaduras, pastelería, pan tostado, pera, toques cítricos de sorbete y cáscara de limón, mineral fino y punzante, calcáreo, con marcado carácter autóctono. Boca muy grata, con total integración del carbónico que desaparece ipso-facto. Acidez media y estructura densa y compleja, necesitada de botella para acabar de afinarse y modelarse. Final de fruta blanca madura, mineral calcáreo y toques ahumados, muy largo en boca, su fina acidez perdura largo tiempo.
Puntuación Vadebacus: 9'25


Por unanimidad le fueron reconocidos sus méritos, aunque decir que no está listo para tomar, que aún le faltan como mínimo seis meses de botella. Víctor tiene mucha razón.


Le siguieron los blancos, en primicia, de Pepe Herrero, de Viñedos de Nieva. Nos trajo dos muestras de su verdejo y del sauvignon blanc 2007. Creo que puedo comentar en voz de todos que fue una gozada poder catar así sus vinos, con sus cualidades, a medio hacer, imaginando qué podemos encontrarnos cuando salgan al mercado.

Blanco Nieva Verdejo 2007 (muestra):

Nota de cata:


Color amarillo verdoso algo turbio, con lágrima rápida y abundante. Aromas cambiantes, al principio maracuyá, piña madura.. después cambia a melocotón maduro, y fruta de pelo en general bien madura, con cierto carácter herbáceo. Boca dominada por la levaduras en suspensión, pero con muy buena dosis de acidez y complejidad gustativa. Recorrido medio y final algo amargo, típico verdejo. Al retro vuelven aromas de melocotón y hierba recién cortada.
Puntuación Vadebacus: 8'1

Blanco Nieva Sauvignon Blanc (muestra):

Nota de cata:

Vista de color amarillo ligero, con agilidad en la copa, y lágrima media. Nariz con abundantes frutas tropicales, algo de cítrico fino, y sobresaliente el toque de boj e hinojo de esta añada. Boca con magnífica acidez, afrutada y con registros untuosos. Recorrido muy agradable, y final de heno recién cortado con toques minerales. Largo en boca y fino en muchos aromas por retro.
¡Gran añada!. Sin duda habrá que esperar el momento de su salida al mercado.
Puntuación Vadebacus: 8'4
Dejamos los blancos y pasamos a los tintos, dos vinos de categoría: Clos Dominic Vinyes Altes Selecció Ingrid. Dominic tuvo la generosidad de aportar este vino que disfrutamos a su salud.

Nota de cata:

Vista color cereza madura, de capa medioalta y ribete violeta. Juventud a raudales corren entre estos colores finos y cristalinos. Nariz algo cerrada pese a estar bien decantado desde hacía horas... algo de barniz y bombón en licor predominan en primer tiempo. Despues de tres horas más decantado se abre, y aparecen las codiciadas violetas de la Tena, acompañadas de frutillos rojos silvestres bien maduros y finas dosis de mineral pizarroso. Boca espectacular, cargada de alcohol perfectamente ensamblado y magnífico tacto. Taninos presentes pero perfectamente integrados, muy largo recorrido, equilibrio, potencia y complejidad dándose la mano amigablemente. Retro totalmente frutal, con ciruelas, granadas y cerezas juntas, empujadas por ese típico bouquet tan propio de la bodeguera.
Puntuación Vadebacus: 8'95


A continuación le tocó el turno a un Burdeos aportado por Santiago: Chateau Haut-Marbuzet 2000, de la región de Saint-Estephe y que resultó un gran vino, de una gran añada y de grandes cualidades.

Nota de cata:

Color cereza picota oscura, con ribete prácticamente nulo y lágrima teñida. Nariz de frutas negra en su justo punto de madurez, especiado, pimienta y un fino chocolate profundo. Hierbas aromáticas ligeras y toques de arcilla complementan tan fino aroma, sin alborotar ninguno de ellos. Boca de entrada sabrosa, sin estridencias y acidez muy bien llevada. Largo recorrido, con magnífico equilibrio. Retro elegante, igual que su boca, nada despunta, con suaves toques yodados, fruta negra y bonito mineral mojado. Elegancia que durará muchos años todavía.
Puntuación Vadebacus: 9



Llegó el turno de los dulces, del primero hace pocos días publicamos una reseña: Barzen Riesling Auslese 2003. También resultó un vino excelente por su enorme RCP.

Nota de cata:

Amarillo limón cristalino, con lágrima densa y lenta. Olores en nariz de fruta blanca madura, finos cítricos y mineral de la zona. Evolución en copa largo tiempo... Boca muy equilibrada entre abocada y ácida, geniales niveles de ambas sensaciones. Largo y fino, resulta fresco y complejo.
Retro de almíbar, mineral calcáreo y pizarroso y muy longevo en boca y paladar.

Puntuación Vadebacus: 8'85




Para finalizar el Alvear PX 1927.
Nota de cata:

Bonito color caoba yodado, de media capa y amarronado su ribete en profundidad. Destacan aromas de dátiles, higos secos, confites fuertes y algo de canela. Boca pesada con mucho azúcar que da vida a este vino. Deja notas de algarroba seca. Se perfila un vino muy "asoleado", desequilibrado al final, con su típica característica abocada en sobremanera y algo falto de matices y complejidad en boca.
Puntuación Vadebacus: 7'6

Únicamente recalcar, para acabar, la excelente compañía y el gran trato que nuestros invitados nos trasladaron, y es que esta comunidad, la del vino, tiene gratas sorpresas que en vadebacus nos encanta descubrir.

2 comentarios:

zinfandel dijo...

Me gusta VADEBACUS.
Directos, simpáticos y al grano.
Si seguis en esta línea de calidad editorial y de vinos catados, sereis al menos para mí, uno de mis blogs preferidos.

Podeis contar conmigo para lo que necesiteis.

Saludos,
Zinfandel.

Oscar Gallifa dijo...

Santiago,

Todo un placer leerte por aquí! Las gracias las damos nosotros, encantados de poder contar con gente tan dispuesta y amable.

Para cualquier cosa que necesites, no dudes en contactar raudo y veloz!

Un abrazo!



Oscar G. (Vadebacus)