viernes, 7 de diciembre de 2007

La Formatgería de Llivia



Otra "pequeña" célula de Vadevacus, es decir yo mismo y mi propia familia, nos desplazamos este fin de semana a la Cerdanya para dar con uno de los rincones más entrañables para los amantes de la gastronomía y la buena mesa. El restaurante en cuestión es la Formatgería de Llivia ,situado en el término del caserío de Gorguja, en Llivia, y muy cerca, a pocos metros, de la frontera francesa. Desde allí se domina, cómo si de una atalaya se tratase, todo el magnífico panorama de la Cerdanya con el Puigmal a un lado y el Carlit del otro presidiendo todo este conjunto monumental y paisajístico, único en su género en todo el Pirineo.


Por cierto y para los curiosos ,Gorguja y la Cerdanya que rodea Llivia es un pequeño reducto de la Catalunya de administración, llámese española, dentro de la otra Catalunya de administración francesa. Además es refugio de personajes pintorescos que nos han alegrado en más de una ocasión nuestros periplos, a veces de caracter deportivo, que finalizaban compartiendo mesa y mantel en La Formatgeria de Gorguja.



La Formatgería goza de un paisaje espectácular, a la par que se sirve de los mejores ingredientes de la zona ,carne de vacuno y hortalizas como los famosos "naps" de cerdanya. Antiguamente la Formatgería era una fábrica de quesos y yogures ahora reconvertido en un próspero establecimiento dedicado a la restauración de la mano de su jefe de mesa Jaume Ribot. Además dispone de una bodega, cuánto menos muy cuidada, donde es posible acompañar sus mejores creaciones con caldos muy seleccionados.



El que nos ocupa fue una degustación de los mejores platos, tales como micuit con salsa de higos, delicioso,de elaboración casera totalmente artesanal, la típica fondue,marca especial de la casa, y el clásico pero extraordinario entrecot a la llosa.

Todo ello regado con un Abadía Retuerta reserva selección especial 2001 que resultó acertadísimo por su perfume, su potencia contenida y su evolución a lo largo de la noche. Antes pudimos escoger el mismo pero de la añada 2003 y tras una primera cata, que salió con TCA, nos decantamos por el más equilibrado, a mi entender, de la producción del 2001.


El postre, sublime, con su fondue de chocolate y frutas , acompañado de un Pansal de Calàs 2001, que remató una noche de ensueño.

Una recomendación : si tienen hambre mejor no pidan el plato a base de butifarra negra, que aunque está suculento es mejor saborear un buen "trinxat" o un chuletón de la cerdanya que les dejará clavados en el asiento hasta colmar todo el apetito.



Nota de cata



Abadía Retuerta reserva selección especial 2001

Abadía y Retuerta;VT Castilla y León;18 meses en barricas de roble francés y americano;75%tempranillo,20%cabernet y 5%merlot.

Gran intensidad de color. Picota oscura saturada. Nariz compleja y atractiva, fresca, mentolada, toques de frutos rojos, bien ensamblados ya con la madera. Ataque pleno y potente. El paladar y el fondo de la boca se ven invadidos por la vainilla, el coco, con finas notas de tabaco rubio y pimienta verde. Final tierno con taninos largos y nobles. Alta persistencia.


Puntuación : 8.8 PCP


Pansal de Calàs 2001

Celler de Capçanes;D.O.Montsant;garnacha y cariñena;dulces y generosos.

Picota de capa alta.Aroma balsámico, muy licoroso. En boca resulta más liviano, semidulce y con un tono amargo y bastante graso. Desprende notas de avellana y nuez moscada.

Puntuación : 7.8 PCP

No hay comentarios: