martes, 4 de diciembre de 2007

Angeles en la copa.

Que gratificante es sentirte rodeado de gente que disfruta de las mismas aficiones, y además, orgullosos de compartir grandes momentos en mutua compañía.

Una pequeña célula de Vadebacus, nos congregamos alrededor de una buena mesa, una mesa muy correctamente abastecida por unos magníficos anfitriones, Toni y Helena, que no dejaron de radiar hospitalidad en todo momento. Es primordial sentirte como en tu propia casa para disfrutar como llegamos a disfrutar, sin compromisos ni ataduras que fuercen una postura incómoda. Gracias!

Difícil tarea la de elegir la categoría de los vinos, pero como no todos los días nos juntamos, esta vez decidimos rascarnos un poco los bolsillos, y saborear unos vinos con mucha fama.Tres botellas era la cantidad perfecta para saciarnos sin pasarnos, ya que nuestras colaboradoras y santas esposas, no son del “trago largo” (¡Justamente lo contrario que nosotros!), lo cual nos permite disfrutar de una cantidad muy decente de vino.
Cada uno de los tres vinos que pudimos disfrutar, son ajenos entre si, completamente diferentes, tanto en concepto, como en métodos, o en gustos. Un acierto el compararlos con un triángulo equilátero, sus tres esquinas equidistantes, apoyada cada una en una virtud... Elegancia, perfección, y etérea longevidad!

Vinos caídos del cielo, milagrosos, y por ende, con alma.

Hermann Dönnhoff Riesling Trocken ´06

Bodega sita en Oberhausen, con casi dos siglos de historia. Poseen dos grandes pagos denominados Brücke, y Hermannshöhle (Este en Niederhausen) , situados ambos en la zona de Nahe.
Son vinos elegantes, complejos, y como es costumbre en la zona, muy minerales y defensores de su variedad por excelencia, joyas enológicas que cada año ganan adeptos!
Este vino rebosa calidad, un básico Trocken (Seco!) muy bien hecho, lleno de frescura y personalidad.

Nota de cata:
Precioso color amarillo dorado, con brillo y nitidez.
Desde un principio se presenta abierto y completamente franco, flores blancas, frutos cítricos (Pomelo, limón, piel de naranja...), rastros de cascara de cacahuete, y por supuesto el típico mineral, muy fino y escondido entre tanto olor predominante.
Boca tremendamente seca, con muy buena estructura y sedosidad. Viva acidez que despierta las papilas, y un recorrido muy decente.
Final ácido, muy largo en boca, con la parte trasera del paladar sorprendida por tanta acidez cítrica, como de monda de limón... mas mineral al final, y en el recuerdo.

Puntuación: 8.77 PV

Vega Sicilia Unico G.R. ´96

Bodegas Vega Sicilia, en Valbuena de Duero, epicentro de "La milla de oro".Fundada por Eloy Lecanda en 1864 no deja nunca de elaborar grandes vinos, con una disciplina total, y una regularidad fija. Hoy en las manos de la familia Alvarez, siempre el espíritu Vega Sicilia reina en los vinos que salen de la bodega, manteniendo el estilo que se creó en su día.

Elegancia, concentración, y un estilo clásico impregnan sus vinos, considerados entre los mejores del mundo.
Elaboran tres vinos: Unico Reserva Especial (Mezcla de tres añadas, nunca comercializado antes de 10 años después de la última de su añada ensamblada), Unico Gran Reserva (Tempranillo, y pequeña proporción de Cabernet Sauvignon. Igual que el anterior, no sale antes de 10 años tras la cosecha en cuestión), y por último Valbuena 5º año (Tempranillo, y pequeñas dosis de Cabernet Sauvignon con Merlot. Puesto a la venta 5 años después de la cosecha).

Nota de cata:
Color cereza picota de capa muy alta, el ribete es pequeño y algo mas claro, sin querer someterse al paso del tiempo.
Decantado con 5 horas de antelación, se presenta un vino completamente estanco, cerrado, y sin atisbos de ceder al oxígeno que le rodea. Tras un gran trabajo con el decantador, y mucho movimiento de copa, aparece un vino único en su especie.
Cacao puro, frutos silvestres (Moras y pequeñas bayas!), e higos frescos predominan la nariz. Con mas paciencia si cabe, salen toques salinos, arcilla, incienso, iglesia cerrada, y tenue hojarasca de otoño. Ligeros mentolados, y notas de curry acompañan tan magna nariz, impresionante.
La boca es contundente, sin rastros de debilidad, puro corazón y estructura máxima, sin dulzor ni acidez, completamente redondo. Multitud de registros se amontonan en la boca pidiendo su presencia, pero destaca uno entre todos, su fina acidez.
Tan largo al final de boca, que llega a asustar! Una progresión bárbara que necesita de paladares muy finos para notarla, de culto y pleitesía.
Elegancia, y eternidad en nuestros sentimientos.... Hemos cometido un infanticidio sin lugar a dudas!

Puntuación: 9,4 PV

Barzen Riesling Trockenbeerenauslese ´05

Nota de cata:
Como no es la primera vez que catamos este vino en poco tiempo, enlazo lo mas importante, y remarco un dato curioso.
Esta es la primera vez que tomamos este vino con 4-5 horas de decantación, y hemos llegado a la conclusión de que resulta mas expresivo, y permite un disfrute mayor cuando se sirve directamente desde la botella. Su insultante juventud hay que disfrutarla y verla evolucionar en la copa!
En todo caso, es un magnífico ejemplo de los límites de maduración, y complejidad a la que llega nuestra querida reina blanca.

7 comentarios:

J. Gómez Pallarès dijo...

Así me gusta, que hagáis caso a Herr en cuanto a la decantación de un TBA serio. No he probado todavía éste (pronto caerá, pronto!!!), pero hay que darle un trato preferente, sin duda, no sé si de tantas horas, pero yo por lo menos le daré dos y lo que dé de sí la mesa y el decantador en ella, que será poco...me temo...
Sobre el resto no tengo palabras. Apostar por el riesling seco básico de Dönhoff 2006 és garantía. De la cata de básicos que nos prepararon Herr y WOhr en Girona, éste fue, para mí, uno de los destacadísimos: volcánico casi en su mineralidad, con piña, con melocotón de carne blanca, ortigas, acidez alta, pleno en boca, con mucho glicerol. Una pasada auténtica.
Y sobre el tinto, es supérfluo hablar...
Saludos
PS. El teléfono de estos anfitriones, sería mucho pedir?

Oscar Gallifa dijo...

Joan,

Si te doy el teléfono de ellos, me quedo yo sin asistir! que esas botellas "Únicas" tienen mucho valor, y poca cantidad de vino! :-))

Cierto lo que dices sobre el Dönnhoff básico, casi volcánico(un acierto en tu descripción... será terreno volcánico quizá??? esta duda se merece un correo al Direktor de orquesta...),acidez elevada, y muy pero que muy seco. 0% de azucar residual, o eso dijo mi boca.

saludos!



Oscar G. (Vadebacus)

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo tengo los datos, pero, en efecto, que sea el Herr quien diga la suya: donde manda patrón...
Saludos
Joan

Sobre Vino dijo...

Coincido. El Trocken de Donnhoff en la añada 2006 me encantó cuando pude probarlo en Agosto, lo mismo que el riesling básico "a secas" (algo de azúcar residual).

Saludos.

Herr Direktor dijo...

Joan,

por favor, tienes los datos y más! Si yo soy patrón tu eres armador en esta materia! ;-)))

En efecto el terreno está compuesto de pórfido desmoronado y pizarra. El pórfido es una roca volcánica que se forma de la solidificación del magma.

Respecto al azúcar residual no es ciertamente cercana a cero, sino de 6,9 gr/litro pero con una acidez brutal: 9,1!!! Aquí tenemos un vino con azúcar residual pero donde la potente acidez es capaz de taparlo. Para mí se vé todavía más claro ésto en el Riesling que comenta Sobrevino (el que es feinherb) donde el azúcar residual es de 33 gr/l y la acidez de 8,3 pero en cambio está magnificamente bien compensada.

Por si acaso os surge la pregunta, dado que son básicos sin pago específico me permito añadir que este vino procede de una "mezcla" de viñedos de Leistenberg (de donde procede Grauschiefer) y de Kiesselberg, ambos en Oberhäusen (mismo municipio donde se sitúa Brücke).


Respecto a la decantación de cualquier riesling que tenga "cuerpo" para aguantarla, no lo dudeis. Ese TBA entiendo que conforme pasaran las horas debió ir mejorando y mejorando...

Qué suerte haber probado ya un Unico del '96, mis referencias anteriores son del '94 (conservando aún la grandeza de las añadas míticas de los Unico) y un '95 que perdía elegancia respecto a su predecesor y mucho más respecto al '89.

Los comentarios que había leido hasta ahora del '96 parecían indicar una añada gloriosa, parecida a '94 y '89, por lo que contais así espero que lo sea. Mis primeras sensaciones al probar un '89 fueron que me estaba "bebiendo" la tierra de donde había nacido!

Oscar Gallifa dijo...

Herr,

siempre te esperamos cuando toca hablar de uva germana! Y que alegría cuando te vemos, chico!!

Bonito resumen, e interesantes datos, puedo asegurar que hubiese dado mi mano izquierda (Y soy zurdo!!) asegurando que no había azucar residual en ese Trocken...
su increible acidez tapó todo resquicio abocado, todos coincidimos en su supersequedad.


Gracias por los datos!



Oscar G. (Vadebacus)

Herr Direktor dijo...

Oscar,

tu opinión neutra, sin conocimiento previo de los datos sobre el vino, es la mejor, porque es realmente cuando se expresa lo que uno piensa sobre el mismo.

Algo similar me pasó catando a ciegas un Breuer del 2003 que catalogué como BA cuando realmente era un Auslese.

Gracias a vosotros por dar a conocer estas catas de estos tres productos tan interesantes.