miércoles, 14 de noviembre de 2007

Visita a Porrera: 18 de Agosto de 2007




[Nota: Esta entrada es algo tardía, pero totalmente necesaria y justificada por la grandeza de su situación. Empezamos los comentarios en este blog con ella, ya que nos sentimos muy bien rodeados de tan buena gente, y eso hay que agradecerlo siempre.]


Siempre es un placer conocer donde se cuecen los vinos, donde se elaboran y se paren. Dos miembros del grupo decidimos hacer una visita a Porrera, a la bodega Clos Dominic.
Dominic y Paco, creadores del proyecto, nos recibieron una agradable mañana de mediados de Agosto en la plaza del pueblo. Una villa que destila vino y mires donde mires se refleja la figura de una botella.
Dominic siempre alardea de sus vinos, dice que son naturales, hechos con ilusión y duro trabajo, que con el tiempo y la paciencia necesaria se traducen en caldos personificados al 100%.
No nos conocíamos personalmente, sólo de aventuras virtuales, pero como en buena gente es normal, pasado el momento inicial, Domi y Paco nos invitaron a visitar su viñedo: La Tena. Nos subimos a su camioneta y nos llevaron al pié de su finca, un camino complicado que prometía antes de llegar grandes momentos.
Preciosa la finca, forma piramidal y vertiginosa verticalidad, miradas hacia lo alto, a la punta de la pirámide, incapaces de averiguar si seríamos capaces de llegar hasta allí.
Dominic siempre habla apasionada de su finca, está enamorada de ella y de Paco. No pierde un segundo en explicar los inicios de su viñedo, su historia y de cómo está distribuido.
Nos invita a subir (Glup!). Cada curva, cada metro esconde su secreto. Los viñedos ya están cargados de fruta y nos invitan a mascarla. La pizarra rota y las pendientes son las protagonistas. Cuesta hablar al mismo tiempo que subes por la pendiente. Una inyección de oxígeno, pensamos. Los aromas del bosque Mediterráneo, de la piedra sometida a la canícula estival, se perciben y entiendes lo que después olisqueas en sus vinos. El paisaje es precioso, inclinado, Dominic nos ilustra de aquel viñedo, de aquel otro, de fulanito, de menganito. Al mismo tiempo controlan sus laderas y buscan entre las cepas. Miman su finca y se nota en sus vinos. Paco observa, revolotea como ruiseñor enamorado alrededor de sus cepas centenarias de Cariñena y Garnacha. Dominic habla, yo observo, es mejor callar y escuchar.
Desde arriba la vista es maravillosa y el tiempo acompaña, da gusto estar allí arriba mirando de un lado a otro. Es aquí donde te enamoras de la comarca y firmas tu contrato con el vino de por vida.
Bajamos de La Tena rodeados de esparragueras que dan sus primeros brotes, comiendo avellanas directas del árbol, e intentando no resbalar por si acaso.... es más fácil que subir.
Volvemos al coche, Domi y Paco deciden mostrarnos su pequeño santuario, la bodega. Lo que sucedió dentro queda para Oscar y para un servidor, quien quiera averiguarlo ya sabe qué tiene que hacer (Entre otras cosas, entrenar fuerte en montaña antes de ir!).

Los vinos de Clos Dominic catados por Vadebacus:

Clos Dominic Vinyes Baixes 2005 : Mayoritariamente Cabernet 40%, Merlot 30% y el resto Garnacha, Cariñena y otras. Color picota muy brillante. Nariz a fruta negra, violetas y tambien a rosas, tostados de la barrica. Muy equilibrado, excelente acidez que suaviza la potencia del vino. Ahora está rico pero con unos meses de botella lo estará más.

Clos Dominic Vinyes Altes 2005: Cariñena 90% y Garnacha 10%. Dieciseis meses de barrica.

Clos Dominic Vinyes Altes Selecció Ingrid 2005: Garnacha 100%. Dieciocho meses en barrica nueva Allier. Color rojo cereza madura, con ribete algo mas claro, y con bastante brillo. Parece que le cuesta enseñar sus cualidades en nariz, poco a poco se muestra receloso con claros aromas de fruta negra y roja muy madura, bastante madera y su fiel pareja, el tostado (ojo, lleva embotellado muy pocos meses...)todavia muy evidente, especiado, y algún tono láctico. Al pasar las horas, su evolución es monumental, da mucha mas fruta fresca, el tostado y las especias se funden en un toque de humo,o ceniza.Bastante regaliz se asoma por la copa.La boca muestra un vino pensado para estar al 100% dentro de un tiempo, pero da frescura y un tanino muy trabajado, persistente y perfectamente maduro!Gran recorrido, de trama muy compleja, sin supermaduraciones.Retro muy largo tambien, con mas regaliz y frutas.Bonito juego el de la bodega, poder "diseñar" sus selecciones para darles el caracter que ellos desean, y como aciertan señores!!Creo que en un 2-3 años será un majestuoso exponente del Priorat.

Clos Dominic Selecció Andreu 2004: 100% Cariñena. Dieciseis meses en barrica nueva Allier. Cepas centenarias de ladera. Quién dice que un tinto es incompatible con el verano?. Pués yo sólo quiero beber de éste tipo, éste. Su color ya anuncia lo que te puedes encontrar; un picota subidísimo, casi negro, sin borde. Su poderosa y compleja nariz te lleva por el bosque, húmedo y rebosante de fruta madura, muy negra pero también fresas, esa base a piedra y un cacao que no te abandona y que si atreves a meterlo en boca, descubres lo maravilloso que es, que es tan bueno en boca como lo sigue siendo en nariz, aún después de más de dos horas abierto, que te cubre por completo el paladar y que hoy todavía me parece o quiero recordar, por lo largo que es, porque es tremendamente joven, por la muy grata compañía con la que lo disfrutamos y esa intuición que lo hizo posible y que espero que no cambie. Gracias a los dos. En 5 o más años estará para morirse.

5 comentarios:

J. Gómez Pallarès dijo...

Reconozco que en la última presentación de añada de los vinos de la DOQ Priorat y la DO Montsant, en Falset, los que estuvieron más a la altura, como conjunto de producción, fueron los de Dominic y Andreu.
Son vinos que hay que seguir siempre y estar atentos a su evolución, sin duda.
Saludos
Joan

Oscar Gallifa dijo...

Joan, creo que la grandeza de estos vinos comentados, son sus principios y su personalidad latente.
Todos los vinos dela bodega, desde el mas barato Vinyas baixes, hasta los Selección Ingrid/Andreu tienen un toque particular de la bodega, algo que los hace reconocibles.

Saludos!


Oscar (Vadebacus)

Adictos a la Lujuria dijo...

No hemos catado esos vinos pero los tendré en cuenta, ya que tan solo hay que visitar nuestro blog para ver la debilidad que tenemos por esta Denominación de Origen y por Porrera en particular, no en vano allí se encuentra la bodega que desencadeno toda una revolución entre los agricultores de la zona.

Un saludo

Carlos Rodriguez dijo...

Creo que en la proxima compra a los amigos de verema, (llevo pensandolo un tiempo) debo añadir un a botella del baixes y otra del altes.
Saludos
Carlos
pd: jo... que fuerte empezais, ¿no?

VadeBacus dijo...

jejejeje, ya ves carlos!
un abrazo
CarlosGonzalez