jueves, 15 de noviembre de 2007

Riesling Básico (I): Fritz Haag Riesling 2006


Wilhelm y Oliver Haag residen en Brauneberg, un pueblo en la zona de Mosel bajando el río desde Trier. Hace más de 400 años que la familia Haag hace vino en esos bancales, concretamente desde 1605. La orilla sur del río allí se conoce como Juffer y el pago más reputado de Haag es Juffer Sonnenuhr. Esta entrada y nota de cata va acerca de uno de sus básicos, de ninguna parcela en particular. Si queréis mas información sobre los vinos de esta familia, visitad www.weingut-fritz-haag.de.

Nota de cata:

Uvas 100% Riesling de la cosecha 2006. Grado de alcohol: 11 %. Halbtrocken (semiseco). Presenta tapón de rosca por lo que podemos deducir que es un vino para consumo a corto plazo. Recién abierto procedo a su aireación, para lo cual vacío la botella en el decantador. Lo primero que se observa es que presenta carbónico, burbujeo que va desapareciendo con el manejo del decantador a lo largo de las horas de jarreo. Color pajizo, bastante clarito. En seguida advierto el típico aroma reducido, mezcla de azufre y fósforo de cerilla, y el mineral de la zona. A medida que pasan los minutos el azufre se va disipando y va apareciendo como por obra y arte de magia aromas florales, nítidos y embaucadores, y un fondo de fruta blanca, manzana y pera madura. Notas de miel todo ello con el mineral de fondo, ese fósforo que no se va y no resulta en ningún momento molesto, al contrario. Mi consejo es que no lo enfriéis demasiado, pierde capacidad aromática y esto va en contra de la calidad de un buen vino, sea riesling o no. En general se tiende a enfriar demasiado los blancos. En esta ocasión 10 grados son más que suficientes para advertir sus cualidades, no bajéis más y lo agradeceréis. En boca la mezcla de acidez y dulzor resulta atractiva, invitando a tomar otro sorbo y deja en boca una sensación de frescor y acidez notable. Por retronasal volvemos a encontrarnos con esa mineralidad tan maravillosa en estos vinos alemanes. En resumidas cuentas, un vino básico, muy agradable, y que demuestra el buen trabajo de sus hacedores.

Puntuación: 8,3 PCG ( puntuación sobre un máximo de 10 y valorado por CarlosGonzalez)

9 comentarios:

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Hola Carlos,

Tengo todavía muy reciente el último (y también primer) Fritz Haag 2006 que he probado.
Y discrepo un poco contigo en dos puntos.

El primero es sobre la aireación. Nosotros lo abrimos con cierta antelación y lo bebimos en dos días, y te aseguro que no aprecié diferencias remarcables de un día a otro, básicamente por el predominio de la piel de naranja confitada que se mostró invariable durante los dos días.
No lo decanté por que hace una semana lo hice con uno del 2005 y me dio la sensación de que se abrió demasiado. Así que con este lo prové primero sin airear y no me pareció necesario hacerlo.
Supongo que para estar del todo segura sobre este tema tendría que haber hecho la prueba decantando parte de la botella, pero no lo hice.

El segundo es sobre la temperatura. Sí, creo que se debe consumir alrededor de los 10ºC, pero no más. Ya que al tratarse de un semiseco, cuando ganaba temperatura en copa, perdía un poco de equilibrio en boca.

Bueno, a ver si tenemos más coincidencias ;-))
(y menos discrepancias).

Salut!
Pilar.

CarlosGonzalez dijo...

Hola Pilar:
No acabo de entender el primer punto. Yo digo que sí hay que airearlo, al abrir la botella el olor a azufre tapaba lo demás. Y pienso que un jarreado le va de perlas. De todas formas dices que lo abristeis sin más? Dicen que abrir una botella apenas afecta porque el oxígeno que llega es insignificante. Otra cosa es que fuerais consumiendolo poco a poco y fuera aireándose convenientemente en la botella. En cuanto a lo segundo estoy de acuerdo. Cuando comento que no debe servirse muy frío me refiero a las barbaridades que algunos se empeñan en hacer, como servir blancos a 7 grados, para esconder defectos de un vino. Y sí, también es cierto que es un vino que si sube a 12 grados presenta problemas en boca.
De todas formas me quedaban un par de copas para hoy y con la comida me las he servido y el vino estaba de fábula, el aire le va bien.
En fin, todo es discutible ;).
Saludos y gracias. Y discrepar está bien, por Dios!

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Hola Carlos,

Sí, sé que apenas afecta el hecho de dejar la botella abierta sin más. El hecho es que la abrí con antelación para probarla y decidir si la decantaba, pero a mí no me pareció necesario. Yo no percibí estos defectos de sulfuroso... Desde un primer momento se mostró afrutado, con fruta caramelizada y miel.
Y al día siguiente, sigguió en su linea... bien!

Salut!
Pilar.

VadeBacus dijo...

Cada botella es un mundo ;). Pero créeme que ésta necesitaba abundante aireación para percibir el resto de aromas. De hecho ese sulfuroso, azufre sin más o como queramos llamarlo yo no lo considero un defecto, es propio de este tipo de vinos. Lo que sí se logra con un buen jarreo o decantado es que el resto de aromas también aparezcan en armonía.
Venga, un abrazo.
CarlosGonzalez

J. Gómez Pallarès dijo...

En julio pasado, Michael Wöhr, gracias a los oficios de Herr Direcktor, hizo una presentación y explicación de básicos de riesling de algunas de las casas importantes del Nahe, Rheingau, Palatinado...
Yo, que ando de posgrado subido en el tema de la uva diva, tomé muchas notas (desde hace un año que ando con ella y ayer mismo publiqué una nota sobre un extraordinario Auslese de Bürklin-Wolf) y os comento lo que escribí sobre este Haag que, de largo y junto con un par de hermanos, me pareció lo mejor de la añada 2006 y (aquí discrepo), un vino a comprar y a guardar un par de años (en principio, el tapón de rosca permite por lo menos eso, o no se han descrito casos contrarios a esa prescripción): "mucho terpeno en nariz, flor de geranio muy nítida, manzana, melocotón gabacho".
-blanco-, mineral sutil, ahumado, muy cimplejo y equilibrado en boca, redondo, para comprar".
Con un azúcar residual de 22 gr, los euros que hacen pagar por él, están muy bien pagados. Estos azúcares acabarán integrándose mejor en el conjunto, el carbónico desaparecerá y el mineral se redondeará con esa fruta y esa flor. Un gran vino, creo.
Sobre el jarreo o decantación, yo media hora se la daba fijo, por lo menos, aunque dentro de un año si las botellas que compré me aguantan el gusto que me habéis levantado!!!
Y por supuesto, coincido plenamente contigo en que la temperatura de servicio no puede ser muy baja, de otra forma matas la capacidada aromática, enorme, de este vino.
Saludos
Joan

VadeBacus dijo...

Gracias por tu aportación Joan. Y que conste que cuando escribía que era un vino para catar a corto plazo me refiero a eso, un vino joven. Que sea en el primer año o segundo de vida, da igual, pero no creo que dure mucho más allá, aunque con esta dichosa uva nunca se sabe :).
Salut!
CarlosGonzalez

J. Gómez Pallarès dijo...

Sí, Carlos, tienes razón. Yo creo que como mucho de 2006 a 2009. Pero en efecto, esta uva da enormes sorpresas, tanto en positivo como en negativo!
salut!
Joan

Herr Direktor dijo...

Hola,

interesantes reflexiones y puntos de vista personales respecto a temperatura y decantación: después de algún que otro riesling bebido os puedo asegurar que lo de la temperatura de consumo depende bastante del gusto personal: yo he catado algún que otro GC (Pechstein 2002 p.e.) a 17ºC y hombre no voy a decir que es lo mejor, pero os aseguro que estaba más que bebibles. Por la banda baja soy más crítico y servirlos excesivamente fríos oculta la paleta aromática que tienen estos vinos.

Del tema decantación: quien me conoce es sabedor de mi pasión por decantar la mayoría de ellos: los básicos jóvenes como bien dice Carlos por eliminar el sulfuroso más que presente, los básicos no tan jóvenes por ayudarlos a abrirse, los GC con algunos años (entre 2 y 5) porque tienden a despertar del letargo y los dulces viejos porque sino lo haces te pierdes el encanto del envejecimiento del vino.

Sobre el tema guarda: pues os diré que los básicos aguantan bien 5 años tranquilamente y a partir de ahí depende de añadas y productores.

El equilibrio entre azúcar y acidez de este Fritz Haag es espectacular, yo lo he tomado con magret y foie a la plancha y va perfecto. De todas maneras y no saliendo de los básicos (a ver si dá para un próximo post!) el semiseco más espectacular que he probado como prodigio de equilibrio azúcar y acidez es el de Maximin Grünhaus: 25,2 gr/l de azúcar y 9,8 de acidez! Para mí, el idóneo para quesos de leche cruda de cabra y oveja.

Fritz Haag es definido por alguno como Mozart, sin entrar en símiles musicales, sí que diría que para mí representa la elegancia y sutileza de los vinos de Mosela, sin estar reñida para nada con la longevidad (buenos recuerdos tengo todavía de un Juffer Sonnenuhr Auslese del '76!).

Carlos felicidades por el post!

VadeBacus dijo...

Un placer leerte por aquí, Herr!
Carlos