domingo, 30 de diciembre de 2007

Pazo de Señorans "Selección añada" 2002

Según dicen los entendidos, la Albariño guarda ciertas similitudes con las variedades germanas por excelencia. A día de hoy, creo que el origen de la primera variedad en la D.O. Rias Baixas no está demasiado clara, hay quien dice que proviene de la Europa central por la similitud comentada antes, y hay férreos defensores de que se trata de una uva totalmente gallega.

Personalmente no soy capaz de encontrar demasiadas similitudes con esas variedades tan loadas, pero lo que si puedo afirmar, es que la Albariño es la reina de su zona, y que está al 100% adaptada al suelo, al clima, y a la gente que la quiere como baluarte de sus vinos!


La bodega Pazo de Señorans es uno de los pocos ejemplos de cariño desmesurado hacia la variedad.
Realizan dos vinos, uno es ligero y fresco, cada año gana mas adeptos por su buena RCP, el otro mucho mas concentrado y con unas hechuras afinadas al máximo.
Este último resulta de una selección minuciosa de la uva, fermentado en acero inoxidable con levaduras propias (A Dios gracias!!), no realiza la fermentación maloláctica, y tiene una crianza de 34 meses en acero con sus lías finas!


Acompañó maravillosamente unas ostras, y almejas gallegas en el aperitivo del día de Navidad.
Su fina acidez, y esa densidad en boca redondeó el sabor salino de los moluscos a la perfección.




Nota de cata:

D.O.: Rias Baixas
Alc.: 12.5%
Variedades: 100% Albariño

Precioso color amarillo dorado, con mucho brillo y un lento caminar en la copa, se intuye denso.
Claros aromas de fruta blanca muy madura (Manzana Golden, pera limonera), recuerdos de miel, algo de cítrico fino, y una carga de lías impresionante, con marcada presencia mineral (Granito, y tiza).
Boca muy estructurada, con una entrada compacta muy profunda. Su fina acidez está completamente medida para dar frescura a tal sabrosura, resultando un conjunto de lo mas carnal. Recorrido de vértigo, con un final tan provocador y untuoso que da miedo.
Largo, con presencia de mas mineral, toques de melocotón, y níspero maduro. Su volumen se prolonga en el paladar durante largo tiempo.

Puntuación: 9,2 POG


Este vino demuestra la poca falta que hace una crianza en madera. Si la materia prima es buena, hay elaboraciones que respetan mas a esta variedad. Yo digo NO a la madera en los Albariños!
Queda la duda de la longevidad.... Sin querer entrar en polémicas, será este el método de elaboración que dictará la posible similitud con los longevos Rieslings germanos?? Ojalá que si, dentro de unos años lo veremos.

Pazo de Señorans "Selección añada" 2002

Según dicen los entendidos, la Albariño guarda ciertas similitudes con las variedades germanas por excelencia. A día de hoy, creo que el origen de la primera variedad en la D.O. Rias Baixas no está demasiado clara, hay quien dice que proviene de la Europa central por la similitud comentada antes, y hay férreos defensores de que se trata de una uva totalmente gallega.

Personalmente no soy capaz de encontrar demasiadas similitudes con esas variedades tan loadas, pero lo que si puedo afirmar, es que la Albariño es la reina de su zona, y que está al 100% adaptada al suelo, al clima, y a la gente que la quiere como baluarte de sus vinos!


La bodega Pazo de Señorans es uno de los pocos ejemplos de cariño desmesurado hacia la variedad.
Realizan dos vinos, uno es ligero y fresco, cada año gana mas adeptos por su buena RCP, el otro mucho mas concentrado y con unas hechuras afinadas al máximo.
Este último resulta de una selección minuciosa de la uva, fermentado en acero inoxidable con levaduras propias (A Dios gracias!!), no realiza la fermentación maloláctica, y tiene una crianza de 34 meses en acero con sus lías finas!


Acompañó maravillosamente unas ostras, y almejas gallegas en el aperitivo del día de Navidad.
Su fina acidez, y esa densidad en boca redondeó el sabor salino de los moluscos a la perfección.




Nota de cata:

D.O.: Rias Baixas
Alc.: 12.5%
Variedades: 100% Albariño

Precioso color amarillo dorado, con mucho brillo y un lento caminar en la copa, se intuye denso.
Claros aromas de fruta blanca muy madura (Manzana Golden, pera limonera), recuerdos de miel, algo de cítrico fino, y una carga de lías impresionante, con marcada presencia mineral (Granito, y tiza).
Boca muy estructurada, con una entrada compacta muy profunda. Su fina acidez está completamente medida para dar frescura a tal sabrosura, resultando un conjunto de lo mas carnal. Recorrido de vértigo, con un final tan provocador y untuoso que da miedo.
Largo, con presencia de mas mineral, toques de melocotón, y níspero maduro. Su volumen se prolonga en el paladar durante largo tiempo.

Puntuación: 9,2 POG


Este vino demuestra la poca falta que hace una crianza en madera. Si la materia prima es buena, hay elaboraciones que respetan mas a esta variedad. Yo digo NO a la madera en los Albariños!
Queda la duda de la longevidad.... Sin querer entrar en polémicas, será este el método de elaboración que dictará la posible similitud con los longevos Rieslings germanos?? Ojalá que si, dentro de unos años lo veremos.

viernes, 28 de diciembre de 2007

Nochebuena, buena noche

Después de tres días sin parar de darle a la mandíbula, tomamos un tiempo de respiro y meditación. Esta pausa la aprovecharemos para hacer un breve resumen, por lo cargados que van estos días, sobre lo disfrutado. Ahora os comentaré mi cena de Nochebuena.

Siempre vamos a cenar por tradición a casa de mis padres, y la costumbre manda cenar pescado. Lástima que no se me ocurrió tomar fotos in situ, pero os podréis hacer una idea: de primero una fantástica sopa de pescado, de esas que lleva pan y abundantes tropezones de rape, merluza y gambas, generosa. De segundo un fantástico rape con salsa y pasas, a la catalana, enorme. Vamos con el vino: decidí abrir un vino para toda la cena, los comensales no suelen beber vino, y mi elección fue el Do Ferreiro Cepas Vellas 2006.

Nota de cata:

Bodega Gerardo Méndez, albariño 100%, crianza sobre lías, añada 2006.

Amarillo brillante con reflejos verdosos, carbónico inicialmente presente. Se presenta parco en aromas, se nota que está algo cerrado, aparece piña, corteza de limón, abundantes herbáceos, se presiente su acidez en nariz. En boca es espectacular, amplísimo, no tan ácido como hacía presagiar la nariz pero elegantísimo y casi graso, muy rico ya. Me uno a otras recomendaciones, la botella que me queda me la reservo para dentro de unos años, decidido.

Puntuación PCG: 9,1

El vino estuvo a la altura y aguantó perfectamente, encajó a la perfección con la comida.

Llegó la hora de los postres, turrón, neules y demás. En esta ocasión preparé algo fuera de lo acostumbrado: un riesling de Rheinhessen, el Wittmann Auslese ,,S” Westhofener Kirchspiel 2003.

Nota de cata:

Bodega Weingut Wittmann, riesling, añada 2003.

Amarillo pajizo con reflejos limón. Deciros que fue decantado unas cuatro horas y permaneció cuatro horas más en la botella por exigencias del guión. Una de las cosas que más me gusta del mundo del riesling es el ritual. Decidir cuánto tiempo antes vas a abrirlo y/o decantarlo. Admirar cómo cambian en nariz, cómo van evolucionando. En este caso, nariz en decantador, en principio presentaba claros cítricos, limón, lima, y amielados que se fueron haciendo más contundentes con el paso del tiempo. Al rato surgió fruta con hueso y unos prometedores florales, flor blanca, y el vino ganó en complejidad. Llegado el momento, en boca presentó una buena acidez que se contrapuso a la perfección con un azucar de manera que el combate acabó sin ganador. Bastante amplio y con buen final, le fue como anillo al dedo a la turronada, aunque parezca mentira, dulce-dulce, la acidez del vino fue la justa para calmar los ánimos. El vino estará muy bueno en un lustro. Todos los comensales disfrutaron con él.

Puntuación PCG: 9

El primero de los tres días de bacanal gastronómico está servido.

Saludos a todos.

Nochebuena, buena noche

Después de tres días sin parar de darle a la mandíbula, tomamos un tiempo de respiro y meditación. Esta pausa la aprovecharemos para hacer un breve resumen, por lo cargados que van estos días, sobre lo disfrutado. Ahora os comentaré mi cena de Nochebuena.

Siempre vamos a cenar por tradición a casa de mis padres, y la costumbre manda cenar pescado. Lástima que no se me ocurrió tomar fotos in situ, pero os podréis hacer una idea: de primero una fantástica sopa de pescado, de esas que lleva pan y abundantes tropezones de rape, merluza y gambas, generosa. De segundo un fantástico rape con salsa y pasas, a la catalana, enorme. Vamos con el vino: decidí abrir un vino para toda la cena, los comensales no suelen beber vino, y mi elección fue el Do Ferreiro Cepas Vellas 2006.

Nota de cata:

Bodega Gerardo Méndez, albariño 100%, crianza sobre lías, añada 2006.

Amarillo brillante con reflejos verdosos, carbónico inicialmente presente. Se presenta parco en aromas, se nota que está algo cerrado, aparece piña, corteza de limón, abundantes herbáceos, se presiente su acidez en nariz. En boca es espectacular, amplísimo, no tan ácido como hacía presagiar la nariz pero elegantísimo y casi graso, muy rico ya. Me uno a otras recomendaciones, la botella que me queda me la reservo para dentro de unos años, decidido.

Puntuación PCG: 9,1

El vino estuvo a la altura y aguantó perfectamente, encajó a la perfección con la comida.

Llegó la hora de los postres, turrón, neules y demás. En esta ocasión preparé algo fuera de lo acostumbrado: un riesling de Rheinhessen, el Wittmann Auslese ,,S” Westhofener Kirchspiel 2003.

Nota de cata:

Bodega Weingut Wittmann, riesling, añada 2003.

Amarillo pajizo con reflejos limón. Deciros que fue decantado unas cuatro horas y permaneció cuatro horas más en la botella por exigencias del guión. Una de las cosas que más me gusta del mundo del riesling es el ritual. Decidir cuánto tiempo antes vas a abrirlo y/o decantarlo. Admirar cómo cambian en nariz, cómo van evolucionando. En este caso, nariz en decantador, en principio presentaba claros cítricos, limón, lima, y amielados que se fueron haciendo más contundentes con el paso del tiempo. Al rato surgió fruta con hueso y unos prometedores florales, flor blanca, y el vino ganó en complejidad. Llegado el momento, en boca presentó una buena acidez que se contrapuso a la perfección con un azucar de manera que el combate acabó sin ganador. Bastante amplio y con buen final, le fue como anillo al dedo a la turronada, aunque parezca mentira, dulce-dulce, la acidez del vino fue la justa para calmar los ánimos. El vino estará muy bueno en un lustro. Todos los comensales disfrutaron con él.

Puntuación PCG: 9

El primero de los tres días de bacanal gastronómico está servido.

Saludos a todos.

jueves, 27 de diciembre de 2007

Santa Digna Carmenère R. 2005

Torres, una de las bodegas mas grandes que existe en el Penedès, posee viñedos en diversas localizaciones del planeta. Entre ellas destacan los vinos que producen en California, y los de Chile, los cuales desde 1979 apuestan mayormente por la variedad autóctona del país, la Carmenère.

Esta variedad en cuestión, destaca por su aroma especiado, con fondos de fruta cítrica madura, y un tanino robusto y muy sedoso. Normalmente, y salvo casos de muy buena factura, se utilizan porcentajes de otras uvas bien aclimatadas al terreno, algo de Cabernet Sauvignon, o incluso Merlot.


Nota de cata:

D.O.: Valle Central (Chile)
Vol. Alc.: 14%
Variedades: 85% Carmenère, 15% Cabernet Sauvignon
Crianza: 8 meses en roble francés

Profundo color picota, de muy alta capa con destellos rojizos. Lágrima teñida y bastante abundante.
Aroma claro de especiado dulce, fruta de bosque muy madura, chocolate puro, y toques de café tostado. Con algo de tiempo, salen olores de eucalipto balsámico, y tenues toques yodados.
Boca muy contundente, con buena acidez y un armazón muy especiado, y compacto. Taninos sumamente sabrosos, con cierto toque dulzón muy agradable.
Final muy largo, con fuerte carácter de pimienta, cueros nuevos, y regaliz negro.

Puntuación: 8,6 POG


Buen vino, de una factura bien cuidada, y con claros atisbos de nuevo mundo. Recomendable por su buen precio, aprox. 10€.
En su contraetiqueta presumen de que su evolución será favorable en 5/7 años, personalmente no lo pongo en duda, es duro y tánico,con potencial de envejecimiento moderado.
Me gusta la Carmenère!!

Santa Digna Carmenère R. 2005

Torres, una de las bodegas mas grandes que existe en el Penedès, posee viñedos en diversas localizaciones del planeta. Entre ellas destacan los vinos que producen en California, y los de Chile, los cuales desde 1979 apuestan mayormente por la variedad autóctona del país, la Carmenère.

Esta variedad en cuestión, destaca por su aroma especiado, con fondos de fruta cítrica madura, y un tanino robusto y muy sedoso. Normalmente, y salvo casos de muy buena factura, se utilizan porcentajes de otras uvas bien aclimatadas al terreno, algo de Cabernet Sauvignon, o incluso Merlot.


Nota de cata:

D.O.: Valle Central (Chile)
Vol. Alc.: 14%
Variedades: 85% Carmenère, 15% Cabernet Sauvignon
Crianza: 8 meses en roble francés

Profundo color picota, de muy alta capa con destellos rojizos. Lágrima teñida y bastante abundante.
Aroma claro de especiado dulce, fruta de bosque muy madura, chocolate puro, y toques de café tostado. Con algo de tiempo, salen olores de eucalipto balsámico, y tenues toques yodados.
Boca muy contundente, con buena acidez y un armazón muy especiado, y compacto. Taninos sumamente sabrosos, con cierto toque dulzón muy agradable.
Final muy largo, con fuerte carácter de pimienta, cueros nuevos, y regaliz negro.

Puntuación: 8,6 POG


Buen vino, de una factura bien cuidada, y con claros atisbos de nuevo mundo. Recomendable por su buen precio, aprox. 10€.
En su contraetiqueta presumen de que su evolución será favorable en 5/7 años, personalmente no lo pongo en duda, es duro y tánico,con potencial de envejecimiento moderado.
Me gusta la Carmenère!!

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Yo confieso

Corría el año 2001, un año clave en mi vida, cuando me encontraba paseando con la que sería la mujer de mi vida y la madre de mi hijo. Paseábamos por su pueblo, el Cangas pontevedrés, en esos primeros tiempos de relación y a ella debo mi ilusión por el mundo del vino. Cangas no es una aldea como las de interior, está situada en frente de Vigo y es la región de tierra más próxima a las Cíes. Zona de veraneantes y de turismo fino y con buenos locales de tapeo. Llegamos a uno de esos sitios en los que le cambia la vida a uno: nos paramos en la entrada de un local que ella conocía y, justo antes de comer, nos decidimos a entrar. Un local precioso, no había nadie, parecía que acababan de abrir. Pedimos un par de platos de picoteo y para beber… ella un Nestea y yo, sin saber qué pedir, no me gusta la cerveza, ni la tónica, no bebo bebidas burbujeantes. Ella me insta a pedir un vino. Me fijo en la pared a mis espaldas y está llena de botellas, una amplísima selección de la mayoría de las D.O. Recuerdo ahora un Pesquera, esa botella inconfundible.

-Pídete un mencía.

-Un qué?.

-Mencía, se bebe mucho por aquí. Hay mucho en la Ribeira Sacra y en el Bierzo.

Adelante, de acuerdo.

-Sí, póngame un mencía.

Casi sin saber qué era el camarero(propietario) nos sirve su Nestea y me pone una copa enorme(Burdeos tamaño King Size) y me abre una botella de no sé qué vino.

-¿Qué?.¿Está rico?

-Sí, cómo huele, qué rico.

Desde ese momento hasta ahora, del desconocimiento a mi actual ignorancia. Momentos que marcan un antes y un después, en todos los sentidos. Unos pocos años después y muchos más mencías abiertos, abro hoy recordando con nostalgia por irrepetible otro mencía, una de mis tintas preferidas por motivos obvios: Bembibre 2003.


Nota de cata: Bodega Dominio de Tares, mencía, añada 2003, 13'5% de alcohol y 15 meses en roble americano.

Recién abierto, muy balsámico, ligeros tostados, muy frutal. Después de un par de horas decantado, más fruta madura, mentolados, aromas florales(violetas) y cacao fino. En boca muy sedoso, el reposo le ha ido muy bien, sin aristas, para nada glicérico, final amargante propio de la variedad y bastante largo. Final de bombón de chocolate y menta y un retro floral a más no poder, muy redondo y con vida por delante.

Puntuación PCG: 9

Para completar el festín acompañamos el vino, y fue una combinación perfecta, con una Alubiada, unas alubias blancas con morcilla picante, chorizo, tocino curado y a la olla rápida, quince minutos de cocción. El resultado: goce total, recomiendo esa combinación.

Saludos a todos.

Yo confieso

Corría el año 2001, un año clave en mi vida, cuando me encontraba paseando con la que sería la mujer de mi vida y la madre de mi hijo. Paseábamos por su pueblo, el Cangas pontevedrés, en esos primeros tiempos de relación y a ella debo mi ilusión por el mundo del vino. Cangas no es una aldea como las de interior, está situada en frente de Vigo y es la región de tierra más próxima a las Cíes. Zona de veraneantes y de turismo fino y con buenos locales de tapeo. Llegamos a uno de esos sitios en los que le cambia la vida a uno: nos paramos en la entrada de un local que ella conocía y, justo antes de comer, nos decidimos a entrar. Un local precioso, no había nadie, parecía que acababan de abrir. Pedimos un par de platos de picoteo y para beber… ella un Nestea y yo, sin saber qué pedir, no me gusta la cerveza, ni la tónica, no bebo bebidas burbujeantes. Ella me insta a pedir un vino. Me fijo en la pared a mis espaldas y está llena de botellas, una amplísima selección de la mayoría de las D.O. Recuerdo ahora un Pesquera, esa botella inconfundible.

-Pídete un mencía.

-Un qué?.

-Mencía, se bebe mucho por aquí. Hay mucho en la Ribeira Sacra y en el Bierzo.

Adelante, de acuerdo.

-Sí, póngame un mencía.

Casi sin saber qué era el camarero(propietario) nos sirve su Nestea y me pone una copa enorme(Burdeos tamaño King Size) y me abre una botella de no sé qué vino.

-¿Qué?.¿Está rico?

-Sí, cómo huele, qué rico.

Desde ese momento hasta ahora, del desconocimiento a mi actual ignorancia. Momentos que marcan un antes y un después, en todos los sentidos. Unos pocos años después y muchos más mencías abiertos, abro hoy recordando con nostalgia por irrepetible otro mencía, una de mis tintas preferidas por motivos obvios: Bembibre 2003.


Nota de cata: Bodega Dominio de Tares, mencía, añada 2003, 13'5% de alcohol y 15 meses en roble americano.

Recién abierto, muy balsámico, ligeros tostados, muy frutal. Después de un par de horas decantado, más fruta madura, mentolados, aromas florales(violetas) y cacao fino. En boca muy sedoso, el reposo le ha ido muy bien, sin aristas, para nada glicérico, final amargante propio de la variedad y bastante largo. Final de bombón de chocolate y menta y un retro floral a más no poder, muy redondo y con vida por delante.

Puntuación PCG: 9

Para completar el festín acompañamos el vino, y fue una combinación perfecta, con una Alubiada, unas alubias blancas con morcilla picante, chorizo, tocino curado y a la olla rápida, quince minutos de cocción. El resultado: goce total, recomiendo esa combinación.

Saludos a todos.

domingo, 23 de diciembre de 2007

Blanco Nieva Sauvignon 2006

Varias denominaciones españoles destacan por la filosofía hacia la elaboración de vinos blancos. Por citar algunas, nos encontramos con Rias Baixas y su Albariño como estandarte varietal, Valdeorras con la sabrosa Godello, o Rueda, que en este caso nos muestra la cara mas amable de la segunda variedad admitida, la Sauvignon Blanc!

La D.O. Rueda siempre ha sido famosa por la variedad autóctona de la zona, la Verdejo, curiosa en su gama olfativa, da unos toques herbáceos bien elegantes sin perder acidez, y una estructura muy personal.
La otra variedad 100% integrada en el viñedo de la denominación, es la Sauvignon Blanc, original de la zona del Loire toma un carácter muy personal y armónico en tierras segovianas.


Tras una magnífica visita (Hace ya casi 6 meses...) a Viñedos de Nieva, completísima en todo caso por su enólogo Pepe Herrero, me hice allí mismo con un par de botellas de este vino monovarietal.
La primera solo vivió una semana después de la compra, pues el calor estival inspiró a mi sacacorchos a trabajar. La otra, tras este medo año de descanso en la bodega, he decidido catarla y ver su evolución respecto a la anterior...


Nota de cata



Color amarillo dorado, de mucho brillo, y con unas finas y etéreas burbujas que desaparecen rápidamente.
Clara nariz de fruta blanca madura, flores blancas, heno segado, chispazo de mechero, mineral cáustico y calcáreo en cantidad, y un fino toque de fruta tropical con especial presencia de piña.
Una boca muy franca, seca pero con mucha carga frutal. Recorrido amplio y con viva acidez muy bien puesta dando frescura evidente.
Lo mejor está por llegar, su retro.... Notas herbáceas, minerales, y final de limón verde. Muy largo y de trago apetecible, con un punto amargo en el final de boca, mucha personalidad.


Creo que su mejor momento está por llegar, por lo menos un año mas le sentará de fábula.


Puntuación: 8,9 POG



Solo recuerdo un mejor Sauvignon blanc en mi pobre historial vínico, y el Sr. Dagueneau me hizo pagar siete veces mas que por este de Nieva. Poco tenía que envidiar al segoviano, sin duda mi mejor Sauvignon de España y de imbatible RCP.

Blanco Nieva Sauvignon 2006

Varias denominaciones españoles destacan por la filosofía hacia la elaboración de vinos blancos. Por citar algunas, nos encontramos con Rias Baixas y su Albariño como estandarte varietal, Valdeorras con la sabrosa Godello, o Rueda, que en este caso nos muestra la cara mas amable de la segunda variedad admitida, la Sauvignon Blanc!

La D.O. Rueda siempre ha sido famosa por la variedad autóctona de la zona, la Verdejo, curiosa en su gama olfativa, da unos toques herbáceos bien elegantes sin perder acidez, y una estructura muy personal.
La otra variedad 100% integrada en el viñedo de la denominación, es la Sauvignon Blanc, original de la zona del Loire toma un carácter muy personal y armónico en tierras segovianas.


Tras una magnífica visita (Hace ya casi 6 meses...) a Viñedos de Nieva, completísima en todo caso por su enólogo Pepe Herrero, me hice allí mismo con un par de botellas de este vino monovarietal.
La primera solo vivió una semana después de la compra, pues el calor estival inspiró a mi sacacorchos a trabajar. La otra, tras este medo año de descanso en la bodega, he decidido catarla y ver su evolución respecto a la anterior...


Nota de cata



Color amarillo dorado, de mucho brillo, y con unas finas y etéreas burbujas que desaparecen rápidamente.
Clara nariz de fruta blanca madura, flores blancas, heno segado, chispazo de mechero, mineral cáustico y calcáreo en cantidad, y un fino toque de fruta tropical con especial presencia de piña.
Una boca muy franca, seca pero con mucha carga frutal. Recorrido amplio y con viva acidez muy bien puesta dando frescura evidente.
Lo mejor está por llegar, su retro.... Notas herbáceas, minerales, y final de limón verde. Muy largo y de trago apetecible, con un punto amargo en el final de boca, mucha personalidad.


Creo que su mejor momento está por llegar, por lo menos un año mas le sentará de fábula.


Puntuación: 8,9 POG



Solo recuerdo un mejor Sauvignon blanc en mi pobre historial vínico, y el Sr. Dagueneau me hizo pagar siete veces mas que por este de Nieva. Poco tenía que envidiar al segoviano, sin duda mi mejor Sauvignon de España y de imbatible RCP.

viernes, 21 de diciembre de 2007

Numanthia 2004

La bodega Numanthia-Thermes eligió Numanthia para uno de los dos vinos que saca al mercado con D.O Toro. Dicen que el nombre lo eligieron por el paralelismo que guardan las cepas de la variedad tinta de toro, que sobrevivieron a la filoxera hace más de cien años, y la Numancia aquella que resistió estoicamente los envites romanos. Sea como fuere, el municipio zamorano de Valdefinjas acoge a la bodega con sus terrenos arenosos y arcillosos y pobres en sales y nutrientes.
Las diferencias de temperatura entre el día y la noche en la época veraniega provocan una gran carga polifenólica en la uva y un toque personal a los vinos.

Nota de cata:
Numanthia 2004. Variedad: tinta de toro. 14'5% de volumen. D.O. Toro. Crianza en roble francés.
¿Sería aventurado si dijera que en una cata a ciegas reconocería este vino si me lo presentaran de nuevo?. El color es casi opaco, de capa altísima y uniforme. La copa se llena de lágrimas densas y que tiñen. La nariz es un poco cerrada al principio, excelente expresión frutal: fruta madura, muy madura, acompañada con ligeros especiados, chocolate presente pero sin cargar y un especial aroma cárnico, carne fresca diría, que no le abandona en ningún momento. Es ese toque a carne lo que le hace diferente y especial. En boca es muy cremoso, se mastica, taninos presentes pero muy ensamblados con el resto, sin aristas ya, permite disfrutarlo en todo momento. Final largo y frutal por retronasal. Excelente.
Puntuación: 9,2PCG

Numanthia 2004

La bodega Numanthia-Thermes eligió Numanthia para uno de los dos vinos que saca al mercado con D.O Toro. Dicen que el nombre lo eligieron por el paralelismo que guardan las cepas de la variedad tinta de toro, que sobrevivieron a la filoxera hace más de cien años, y la Numancia aquella que resistió estoicamente los envites romanos. Sea como fuere, el municipio zamorano de Valdefinjas acoge a la bodega con sus terrenos arenosos y arcillosos y pobres en sales y nutrientes.
Las diferencias de temperatura entre el día y la noche en la época veraniega provocan una gran carga polifenólica en la uva y un toque personal a los vinos.

Nota de cata:
Numanthia 2004. Variedad: tinta de toro. 14'5% de volumen. D.O. Toro. Crianza en roble francés.
¿Sería aventurado si dijera que en una cata a ciegas reconocería este vino si me lo presentaran de nuevo?. El color es casi opaco, de capa altísima y uniforme. La copa se llena de lágrimas densas y que tiñen. La nariz es un poco cerrada al principio, excelente expresión frutal: fruta madura, muy madura, acompañada con ligeros especiados, chocolate presente pero sin cargar y un especial aroma cárnico, carne fresca diría, que no le abandona en ningún momento. Es ese toque a carne lo que le hace diferente y especial. En boca es muy cremoso, se mastica, taninos presentes pero muy ensamblados con el resto, sin aristas ya, permite disfrutarlo en todo momento. Final largo y frutal por retronasal. Excelente.
Puntuación: 9,2PCG

jueves, 20 de diciembre de 2007

Bertha Gran Reserva Rosat

Bertha es una pequeña bodega de Sant Sadurní d´Anoia , que a partir de 1998 realiza este rosado, y otros magníficos vinos espumosos.
70.000 botellas en total son las que producen anualmente, entre las cuales hay 6 tipos de vino (D.O.Cava) diferentes. Desde un Reserva básico, hasta el gran Bertha Segle XXI, pasando como no, por este magnífico ejemplo de cava rosado.
Elaborado 100% con Pinot Noir, maravilloso como vino de aperitivo, perfecto también para acompañar la comida mas variada. Arroces, pasta, y carne blanca serán sus mejores aliados en todo caso!



Nota de cata:

Precioso color rojo fresa, con reflejos muy brillantes y un carbónico abundante, en forma de pequeñas burbujas muy diseminadas.
Aromas clarísimos de frutos del bosque rojos, frambuesas, fresas, y hasta cerezas se amontonan por salir de la copa. Con algo de tiempo aparecen levaduras, frutos secos tostados, cascara de cacahuete, almendra amarga, y fino mineral calcáreo bien arropado por los olores frutales.
Boca muy opulenta, redonda y carnosa. Seco, y con una fina acidez que se torna amargor al final del paladar. Gran personalidad, y perfecta integración del gas que se funde tan solo entrar en boca.
Bastante largo en retro, con presencia de cueros y fruta roja seca. Notable amargor, lo cual me hace pensar en lo bien que tramitaría durante una comida.


Puntuación: 8,9 POG

Bertha Gran Reserva Rosat

Bertha es una pequeña bodega de Sant Sadurní d´Anoia , que a partir de 1998 realiza este rosado, y otros magníficos vinos espumosos.
70.000 botellas en total son las que producen anualmente, entre las cuales hay 6 tipos de vino (D.O.Cava) diferentes. Desde un Reserva básico, hasta el gran Bertha Segle XXI, pasando como no, por este magnífico ejemplo de cava rosado.
Elaborado 100% con Pinot Noir, maravilloso como vino de aperitivo, perfecto también para acompañar la comida mas variada. Arroces, pasta, y carne blanca serán sus mejores aliados en todo caso!



Nota de cata:

Precioso color rojo fresa, con reflejos muy brillantes y un carbónico abundante, en forma de pequeñas burbujas muy diseminadas.
Aromas clarísimos de frutos del bosque rojos, frambuesas, fresas, y hasta cerezas se amontonan por salir de la copa. Con algo de tiempo aparecen levaduras, frutos secos tostados, cascara de cacahuete, almendra amarga, y fino mineral calcáreo bien arropado por los olores frutales.
Boca muy opulenta, redonda y carnosa. Seco, y con una fina acidez que se torna amargor al final del paladar. Gran personalidad, y perfecta integración del gas que se funde tan solo entrar en boca.
Bastante largo en retro, con presencia de cueros y fruta roja seca. Notable amargor, lo cual me hace pensar en lo bien que tramitaría durante una comida.


Puntuación: 8,9 POG

martes, 18 de diciembre de 2007

Enate Reserva 2000

Una bodega moderna, así se define la propia Enate, lejos de mohos y fantasmas del pasado. Rotunda declaración de principios de una bodega que apuesta por las ventajas de lo moderno y las virtudes de sus viñedos, de su clima casi pirenaico y puede presumir de ser la bodega más conocida del Somontano. Me atrevería a afirmar que pocos como ellos trabajan tan bien la cabernet sauvignon en España, quizá tenga que ver ese clima tan especial que tienen, poco húmedo y que permite un lenta y constante maduración a la uva. Esta vez, después de haber catado con la 98 y la 2001, me decido a abrir el Enate Cabernet Sauvignon Reserva 2000.

Nota de cata: 100% Cabernet Sauvignon, 14% de alcohol.

Picota bastante cubierto aunque sin llegar a capa alta, ribete prácticamente del mismo color. Nariz fresca y frutal principalmente, fruta roja y madura, pinceladas de pimienta y un maravilloso ramillete de laurel, entre otras hierbas balsámicas. En boca es de entrada no muy potente, sedoso en su recorrido y una acidez final que augura buenos momentos en el futuro. Se trata de un vino que se puede consumir ya, pero mi consejo es guardarlo un par de añitos para que desarrolle esos terciarios que pude admirar en su hermano del 98. Un vino muy rico.

Puntuación: 8,8 PCG

Enate Reserva 2000

Una bodega moderna, así se define la propia Enate, lejos de mohos y fantasmas del pasado. Rotunda declaración de principios de una bodega que apuesta por las ventajas de lo moderno y las virtudes de sus viñedos, de su clima casi pirenaico y puede presumir de ser la bodega más conocida del Somontano. Me atrevería a afirmar que pocos como ellos trabajan tan bien la cabernet sauvignon en España, quizá tenga que ver ese clima tan especial que tienen, poco húmedo y que permite un lenta y constante maduración a la uva. Esta vez, después de haber catado con la 98 y la 2001, me decido a abrir el Enate Cabernet Sauvignon Reserva 2000.

Nota de cata: 100% Cabernet Sauvignon, 14% de alcohol.

Picota bastante cubierto aunque sin llegar a capa alta, ribete prácticamente del mismo color. Nariz fresca y frutal principalmente, fruta roja y madura, pinceladas de pimienta y un maravilloso ramillete de laurel, entre otras hierbas balsámicas. En boca es de entrada no muy potente, sedoso en su recorrido y una acidez final que augura buenos momentos en el futuro. Se trata de un vino que se puede consumir ya, pero mi consejo es guardarlo un par de añitos para que desarrolle esos terciarios que pude admirar en su hermano del 98. Un vino muy rico.

Puntuación: 8,8 PCG

domingo, 16 de diciembre de 2007

Fin de semana enológico

Vaya, si todos los fines de semana fuesen como este, mi pobre y humilde bodega adelgazaría considerablemente, eso si, con mucho placer por parte de su propietario!!
Todo empezó un Sábado por la mañana, tras recibir una llamada que me ponía sobre aviso de la inminente visita de nuestra amiga Dominic, y su agradable séquito familiar.
Sin duda se tenía que movilizar mi comedor e intentar que se sintieran lo mejor posible, a base de buenos vinos, y ciertas viandas improvisadas.
Huelga decir que cuando los comensales ponen facilidades, y las intenciones son buenas, todo resulta magnífico, se multiplican las ganas de volver a contar con ellos miles de veces mas.

Y el Domingo mas de lo mismo, esta vez con familia de por medio, pero igual de ameno y enologicamente enriquecedor. Buena carne a la brasa y buen pan, como es costumbre en esta casa!
Resumen vínico:


La Bota de Manzanilla (Equipo Navazos, saca de Octubre 2007)

Después de tantos y tantos comentarios sobre este grandioso vino, poco se puede decir, tan solo remarcar esa profundidad en nariz tan salina, una evolución en boca tan emocionante, y su gran longitud después de tragarla... ¡¡Es que no tiene rival!!
Lástima, la anterior saca pasó delante de mi sin poder probarla, por lo que en esta ocasión no hay comparaciones.


POG: 9.25



Burklin-Wolf Riesling Trocken 2006

Bonito color amarillo dorado, con mucho brillo y cierta consistencia.
Aromas de flores blancas, mineral de la zona, y una fruta blanca y cítrica al punto de maduración.
Gran recorrido en boca, con una fina acidez que se prolonga en el tiempo, con equilibrio entre ese dulzor tan comedido, y la acidez cítrica refrescante.
Largo, con aromas añadidos en el retro de melocotón, mucho mas terroir que la nariz, y longevos recuerdos de miel fresca.
POG: 8.7



Clos Dominic Vinyes altes 2005

Vista de color rojo picota de capa alta, con mucho brillo y poco ribete violeta. Nariz muy franca, desde un principio totalmente decidido a mostrar todos sus atributos florales, mineral, fruta negra madura, frutos negros de bosque, recuerdos de humo, y una cremosidad evidente y cuidada. Boca donde sale a relucir la acidez de la finca, con consistencia y fino trabajo de la madera de calidad. Largo y de recorrido eterno, trago corto para disfrutar de su longitud y evolución. Aromas de hierbas mediterráneas en retro, finos tostados y suave regaliz. Para disfrutar en unos añitos, esa Cariñena no se doblegará facilmente! Gracias amigos!
POG: 9.2


Penfolds Reserve Bin Botrytis Riesling 2000

Color amarillo oro, con reflejos amarronados cargados de glicerina. Denso, y con lágrima latente. Claros olores de dátiles, higos pajareros, flores blancas marchitas, y toques amielados. Boca bastante abocada, con fina acidez que aligera el trago, y resta pesadumbre. Largo y curioso final de boca, marcado por la fina frescura cítrica del varietal. Muy largo, y perfecto acompañante de unos frutos secos. Bonito monovarietal, diferente y de buena calidad.
POG: 8.8




Jean Leon Vinya Palau Merlot 2002



Color picota amarronado, con fino ribete rojizo. Lágrima abundante y algo dispersada. Flores negras, regaliz, arándanos y cueros usados salen de la copa, con insistencia en toques especiados de pimienta y restos de tostados. Boca amplia, con carga tánica algo secante, y cierta flojedad en el final del trago. Recorrido correcto, y suficientemente prolongado para un vino de esta categoría. Hay mejores ejemplos de monovarietales de esta uva...


POG: 7.9


Solo me queda decir: Dominic y Paco, por favor, volver a traer a ese pedazo de hijo vuestro llamado Andreu, mi hija y yo le echamos de menos!!

Fin de semana enológico

Vaya, si todos los fines de semana fuesen como este, mi pobre y humilde bodega adelgazaría considerablemente, eso si, con mucho placer por parte de su propietario!!
Todo empezó un Sábado por la mañana, tras recibir una llamada que me ponía sobre aviso de la inminente visita de nuestra amiga Dominic, y su agradable séquito familiar.
Sin duda se tenía que movilizar mi comedor e intentar que se sintieran lo mejor posible, a base de buenos vinos, y ciertas viandas improvisadas.
Huelga decir que cuando los comensales ponen facilidades, y las intenciones son buenas, todo resulta magnífico, se multiplican las ganas de volver a contar con ellos miles de veces mas.

Y el Domingo mas de lo mismo, esta vez con familia de por medio, pero igual de ameno y enologicamente enriquecedor. Buena carne a la brasa y buen pan, como es costumbre en esta casa!
Resumen vínico:


La Bota de Manzanilla (Equipo Navazos, saca de Octubre 2007)

Después de tantos y tantos comentarios sobre este grandioso vino, poco se puede decir, tan solo remarcar esa profundidad en nariz tan salina, una evolución en boca tan emocionante, y su gran longitud después de tragarla... ¡¡Es que no tiene rival!!
Lástima, la anterior saca pasó delante de mi sin poder probarla, por lo que en esta ocasión no hay comparaciones.


POG: 9.25



Burklin-Wolf Riesling Trocken 2006

Bonito color amarillo dorado, con mucho brillo y cierta consistencia.
Aromas de flores blancas, mineral de la zona, y una fruta blanca y cítrica al punto de maduración.
Gran recorrido en boca, con una fina acidez que se prolonga en el tiempo, con equilibrio entre ese dulzor tan comedido, y la acidez cítrica refrescante.
Largo, con aromas añadidos en el retro de melocotón, mucho mas terroir que la nariz, y longevos recuerdos de miel fresca.
POG: 8.7



Clos Dominic Vinyes altes 2005

Vista de color rojo picota de capa alta, con mucho brillo y poco ribete violeta. Nariz muy franca, desde un principio totalmente decidido a mostrar todos sus atributos florales, mineral, fruta negra madura, frutos negros de bosque, recuerdos de humo, y una cremosidad evidente y cuidada. Boca donde sale a relucir la acidez de la finca, con consistencia y fino trabajo de la madera de calidad. Largo y de recorrido eterno, trago corto para disfrutar de su longitud y evolución. Aromas de hierbas mediterráneas en retro, finos tostados y suave regaliz. Para disfrutar en unos añitos, esa Cariñena no se doblegará facilmente! Gracias amigos!
POG: 9.2


Penfolds Reserve Bin Botrytis Riesling 2000

Color amarillo oro, con reflejos amarronados cargados de glicerina. Denso, y con lágrima latente. Claros olores de dátiles, higos pajareros, flores blancas marchitas, y toques amielados. Boca bastante abocada, con fina acidez que aligera el trago, y resta pesadumbre. Largo y curioso final de boca, marcado por la fina frescura cítrica del varietal. Muy largo, y perfecto acompañante de unos frutos secos. Bonito monovarietal, diferente y de buena calidad.
POG: 8.8




Jean Leon Vinya Palau Merlot 2002



Color picota amarronado, con fino ribete rojizo. Lágrima abundante y algo dispersada. Flores negras, regaliz, arándanos y cueros usados salen de la copa, con insistencia en toques especiados de pimienta y restos de tostados. Boca amplia, con carga tánica algo secante, y cierta flojedad en el final del trago. Recorrido correcto, y suficientemente prolongado para un vino de esta categoría. Hay mejores ejemplos de monovarietales de esta uva...


POG: 7.9


Solo me queda decir: Dominic y Paco, por favor, volver a traer a ese pedazo de hijo vuestro llamado Andreu, mi hija y yo le echamos de menos!!

sábado, 15 de diciembre de 2007

IEC #7

VINOS DESTACADOS EN LAS FIESTAS NAVIDEÑAS

Hola a todos desde Vadebacus. En primer lugar dar las gracias a Mario por cedernos el testigo en nuestra primera cata en Iberoamérica en Cata. Celebramos esta iniciativa que partió hace unos meses de mano de Joan Gómez Pallarès y su de vinis cibisqve. Como novatos en el arte del blog, sólo nos queda aprender de todos vosotros, y partimos con ventaja: nuestro blog es comunitario, es el blog de muchos y resulta más fácil publicar. Por ello, desde Vadebacus apreciamos vuestro esfuerzo continuado, vuestras ganas de hacer las cosas lo mejor posible y el mérito que supone mantener actualizados los blogs.


Aprovechando un comentario de Mario en elbaranda.blogspot.com hemos decidido que el tema de esta cata de naciones y de amigos sea el de Vinos destacados en las fiestas navideñas. Época de alegrías y de tristezas y, sin duda, de esfuerzos económicos y mejores vinos. Por ello nos gustaría que el próximo 7 de enero nos propongáis un vino de vuestras navidades, con burbujas o sin ellas, algo que haya destacado en vuestros hogares, por calidad o por sentimiento.
Esperamos que esta convocatoria tenga tanto éxito como las anteriores, y que el espíritu de su creador permanezca enhiesto a lo largo del tiempo.



IEC # 7: Día 7 de enero de 2008.

IEC #7

VINOS DESTACADOS EN LAS FIESTAS NAVIDEÑAS

Hola a todos desde Vadebacus. En primer lugar dar las gracias a Mario por cedernos el testigo en nuestra primera cata en Iberoamérica en Cata. Celebramos esta iniciativa que partió hace unos meses de mano de Joan Gómez Pallarès y su de vinis cibisqve. Como novatos en el arte del blog, sólo nos queda aprender de todos vosotros, y partimos con ventaja: nuestro blog es comunitario, es el blog de muchos y resulta más fácil publicar. Por ello, desde Vadebacus apreciamos vuestro esfuerzo continuado, vuestras ganas de hacer las cosas lo mejor posible y el mérito que supone mantener actualizados los blogs.


Aprovechando un comentario de Mario en elbaranda.blogspot.com hemos decidido que el tema de esta cata de naciones y de amigos sea el de Vinos destacados en las fiestas navideñas. Época de alegrías y de tristezas y, sin duda, de esfuerzos económicos y mejores vinos. Por ello nos gustaría que el próximo 7 de enero nos propongáis un vino de vuestras navidades, con burbujas o sin ellas, algo que haya destacado en vuestros hogares, por calidad o por sentimiento.
Esperamos que esta convocatoria tenga tanto éxito como las anteriores, y que el espíritu de su creador permanezca enhiesto a lo largo del tiempo.



IEC # 7: Día 7 de enero de 2008.

jueves, 13 de diciembre de 2007

DE-MENCIA-L


Nada mejor para despedir el año que confiar en el buen saber y mejor hacer de nuestro compañero, amigo y copartícipe de este blog Carlos González. Profundo conocedor de la zona, nos obsequió con una de las mejores catas que sobre la témática del Bierzo en general y la Mencía en particular hayamos probado los allí reunidos. Fue, en definitiva, un magnífico director de orquesta en la cual los demás comensales hicimos esfuerzos para no desafinar ninguna nota.

Nombres tan míticos como Moncerbal, Corullón, Paixar, Pétalos, Valtuille, Dominio de Tares... fueron desfilando a lo largo de esta especial cata que ponen la guinda a un año que ha sido de lo más prolífico para satisfacción nuestra enológicamente hablando, y me perdone más de un erudito la expresión.

"Grosso modo" diré que si algo tiene de especial esta zona es la variedad que comentamos, la mencía, que junto a un microclima atlántico particularmente húmedo, una tierra formada en su mayoría por cuarcitas,pizarras y aluvión y un trabajo cualitativamente bien hecho, gesta un capítulo aparte en la historia del vino de nuestra particular geografía.
A nuestro modo de ver nos quedamos con las ganas, inexcusables, de probar en un futuro -que esperemos no muy lejano- una de las consideradas piezas más codiciadas de la zona, la Faraona, que junto a los mentados Corullón, Moncerbal y Pétalos del Bierzo, por citar algunos, son buque insignia de la factoria Descendientes de J.Palacios.

Como notas comunes destacaríamos los aromas lácteos, incluso florales, el sabor a tabaco rubio, caramelizado, licoroso, reducido y ese final muy largo, una acidez que sube por la garganta, que en el caso del Moncerbal incluso emociona.

Notas de cata:

Pétalos del Bierzo 2006:

Visual de color cereza madura, con fino ribete violeta. Nariz algo húmeda, con recuerdos de corcho y reducción (Casi seguro, TCA!). Algo de frutas rojas en licor, vainilla, y demasiado alcohol evidente. Boca muy plana, sin consistencia, marcada por verdores y poco representativa de este vino. Falto de armonía y demasiada presencia de herbáceos al retro.



Bembibre 2004:

Color cereza picota de capa muy alta, con lágrima tintada y ribete encarnado. Aromas de cuero nuevo, frutas del bosque muy maduras conjuntadas con lácteos (Yogur con moras). Un toque demasiado notable de tostado y torrefacto, con puntas de especias, tinta china y fino mineral. Boca con estructura, alcohol equilibrado y camuflado en la opulencia táctil, con taninos sedosos y algo dulces. Muy largo y consistente, con acidez suficiente para no cargar en exceso. Retro de cuero nuevamente y mas especiados con torrefactos severos. Este vino necesita de tiempo para integrarse mejor, mínimo 3-4 años.

Punt: 8.62

Valtuille Cepas Centenarias 2002:

Bonito color cereza madura, con ribete ancho y de color más claro.
En fase nasal, destacan aromas balsámicos, yodados, y sobretodo un chocolate mentolado (Afterheigt). Olores de pizarra cuando el oxígeno acelera su oxidación en copa. Larga acidez en boca, con presencia de un tanino fino y sabroso, que perdura mucho en la cavidad. Trago corto, pero con un largo recorrido y fina trama final. Retro de vainilla fina, caramelo de crema, mineral y fruta roja seca.En un magnífico momento de consumo.

Punt: 8.95

Corullon 2001:

Visual muy oscura, cuerpo con un rojo cereza muy opaco, y un ribete que brilla por su ausencia. Lágrimas teñidas en cantidad! Finas notas minerales desde el principio, fruta negra y roja en perfecta simbiosis, cacao puro, muchas hierbas aromática de monte seco, con notas de lavandas y violetas. Boca estructurada y pulida a la vez, con mucha fuerza y vigorosidad ácida. Tanino sabroso muy presente, con un recorrido largo y expandido en el final de boca. Marcados aromas al retro de mineral, humo, caucho y casis. Increíble longevidad, le quedan años y años de vida!

Punt: 9.04

Paixar 2002:


Notable capa la de este vino, siendo totalmente inexpugnable, opaca al 100%. Nariz marcada por la presencia de fuertes notas tostadas. Algo de fruta negra muy madura, coco, balsámicos severos, café torrefactado y pinceladas minerales. Boca demasiado concentrada, áspera, con un potencial exagerado. Marcada opulencia y tacto dulzon que se hace cansino… Acidez media-baja. Retro acusado de café, regaliz y compota de frutos negros. No quisiera imaginarme como estaría el día que salio a la venta, hace unos años… imbebible??

Punt: 9.07


Moncerbal 2003:

Increíble color cereza picota madura, con ribete fino y casi nulo. Describir esta nariz es sumamente complicado, solo acercar la copa a las fosas nasales, el pelo del cogote toma vida propia y se eriza tal que puercoespín irritado! Algo de vieja bodega, humedad de bosque soleado, frutillos en licor, algarroba seca, fino regaliz para dar volumen en nariz y un mineral troceado y variado (Pizarra, tierra, y arcilla juntas..). Sensual y tímido. Boca de tacto sublime, con una acidez que crece por momentos, e impregna toda la boca de sensaciones cambiantes. Largo de recorrido, con una trama sedosa y de longitud aberrante en el final de boca. Retro de fresas con nata, mineral fino, humo, especias, chocolate puro…. Un sinfín de notas acariciando el alma. Carácter atlántico, comparable a los caldos borgoñones. Con cuerda para una década por lo menos!

Punt: 9.27

DE-MENCIA-L


Nada mejor para despedir el año que confiar en el buen saber y mejor hacer de nuestro compañero, amigo y copartícipe de este blog Carlos González. Profundo conocedor de la zona, nos obsequió con una de las mejores catas que sobre la témática del Bierzo en general y la Mencía en particular hayamos probado los allí reunidos. Fue, en definitiva, un magnífico director de orquesta en la cual los demás comensales hicimos esfuerzos para no desafinar ninguna nota.

Nombres tan míticos como Moncerbal, Corullón, Paixar, Pétalos, Valtuille, Dominio de Tares... fueron desfilando a lo largo de esta especial cata que ponen la guinda a un año que ha sido de lo más prolífico para satisfacción nuestra enológicamente hablando, y me perdone más de un erudito la expresión.

"Grosso modo" diré que si algo tiene de especial esta zona es la variedad que comentamos, la mencía, que junto a un microclima atlántico particularmente húmedo, una tierra formada en su mayoría por cuarcitas,pizarras y aluvión y un trabajo cualitativamente bien hecho, gesta un capítulo aparte en la historia del vino de nuestra particular geografía.
A nuestro modo de ver nos quedamos con las ganas, inexcusables, de probar en un futuro -que esperemos no muy lejano- una de las consideradas piezas más codiciadas de la zona, la Faraona, que junto a los mentados Corullón, Moncerbal y Pétalos del Bierzo, por citar algunos, son buque insignia de la factoria Descendientes de J.Palacios.

Como notas comunes destacaríamos los aromas lácteos, incluso florales, el sabor a tabaco rubio, caramelizado, licoroso, reducido y ese final muy largo, una acidez que sube por la garganta, que en el caso del Moncerbal incluso emociona.

Notas de cata:

Pétalos del Bierzo 2006:

Visual de color cereza madura, con fino ribete violeta. Nariz algo húmeda, con recuerdos de corcho y reducción (Casi seguro, TCA!). Algo de frutas rojas en licor, vainilla, y demasiado alcohol evidente. Boca muy plana, sin consistencia, marcada por verdores y poco representativa de este vino. Falto de armonía y demasiada presencia de herbáceos al retro.



Bembibre 2004:

Color cereza picota de capa muy alta, con lágrima tintada y ribete encarnado. Aromas de cuero nuevo, frutas del bosque muy maduras conjuntadas con lácteos (Yogur con moras). Un toque demasiado notable de tostado y torrefacto, con puntas de especias, tinta china y fino mineral. Boca con estructura, alcohol equilibrado y camuflado en la opulencia táctil, con taninos sedosos y algo dulces. Muy largo y consistente, con acidez suficiente para no cargar en exceso. Retro de cuero nuevamente y mas especiados con torrefactos severos. Este vino necesita de tiempo para integrarse mejor, mínimo 3-4 años.

Punt: 8.62

Valtuille Cepas Centenarias 2002:

Bonito color cereza madura, con ribete ancho y de color más claro.
En fase nasal, destacan aromas balsámicos, yodados, y sobretodo un chocolate mentolado (Afterheigt). Olores de pizarra cuando el oxígeno acelera su oxidación en copa. Larga acidez en boca, con presencia de un tanino fino y sabroso, que perdura mucho en la cavidad. Trago corto, pero con un largo recorrido y fina trama final. Retro de vainilla fina, caramelo de crema, mineral y fruta roja seca.En un magnífico momento de consumo.

Punt: 8.95

Corullon 2001:

Visual muy oscura, cuerpo con un rojo cereza muy opaco, y un ribete que brilla por su ausencia. Lágrimas teñidas en cantidad! Finas notas minerales desde el principio, fruta negra y roja en perfecta simbiosis, cacao puro, muchas hierbas aromática de monte seco, con notas de lavandas y violetas. Boca estructurada y pulida a la vez, con mucha fuerza y vigorosidad ácida. Tanino sabroso muy presente, con un recorrido largo y expandido en el final de boca. Marcados aromas al retro de mineral, humo, caucho y casis. Increíble longevidad, le quedan años y años de vida!

Punt: 9.04

Paixar 2002:


Notable capa la de este vino, siendo totalmente inexpugnable, opaca al 100%. Nariz marcada por la presencia de fuertes notas tostadas. Algo de fruta negra muy madura, coco, balsámicos severos, café torrefactado y pinceladas minerales. Boca demasiado concentrada, áspera, con un potencial exagerado. Marcada opulencia y tacto dulzon que se hace cansino… Acidez media-baja. Retro acusado de café, regaliz y compota de frutos negros. No quisiera imaginarme como estaría el día que salio a la venta, hace unos años… imbebible??

Punt: 9.07


Moncerbal 2003:

Increíble color cereza picota madura, con ribete fino y casi nulo. Describir esta nariz es sumamente complicado, solo acercar la copa a las fosas nasales, el pelo del cogote toma vida propia y se eriza tal que puercoespín irritado! Algo de vieja bodega, humedad de bosque soleado, frutillos en licor, algarroba seca, fino regaliz para dar volumen en nariz y un mineral troceado y variado (Pizarra, tierra, y arcilla juntas..). Sensual y tímido. Boca de tacto sublime, con una acidez que crece por momentos, e impregna toda la boca de sensaciones cambiantes. Largo de recorrido, con una trama sedosa y de longitud aberrante en el final de boca. Retro de fresas con nata, mineral fino, humo, especias, chocolate puro…. Un sinfín de notas acariciando el alma. Carácter atlántico, comparable a los caldos borgoñones. Con cuerda para una década por lo menos!

Punt: 9.27